Edición 363

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)

PDFImprimirCorreo electrónico

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)La versión de 1950 de Cyrano de Bergerac, es para mí, la mejor versión de la obra cumbre de Rostand. Aquí la segunda parte del análisis de la cinta y que empieza por la atracción que sienten los amantes por la luna y que ha poblado millares de páginas de la literatura y cientos de horas en los filmes:

"El otro mundo", conocida también como "Viaje a la luna" (entre otros nombres), es un ensayo cómico-fantástico donde el autor, influido por las ideas racionalistas de su tiempo, repasa diversos aspectos de la condición humana, desde los más trascendentales, como la existencia de Dios, la creación del mundo o la inmortalidad del alma, hasta otros que descubren los prejuicios e incongruencias de nuestras costumbres.

En la Luna, sólo los animales andan sobre dos patas, por eso confunden al viajero protagonista con un avestruz. Al utilizar las cuatro extremidades, los lunáticos miran al suelo con orgullo, pues así contemplan los bienes de los que son señores; la cabeza erguida de las bestias muestra, en cambio, su actitud suplicante ante el Cielo por depender de los cuadrúpedos. ¿Y su lenguaje? Existen dos idiomas: el que habla el pueblo y el de la grandeza. Éste último es melódico y, en caso de afonía, la entonación puede suplirse con instrumentos musicales. Una aburrida conversación filosófica en la Tierra sonaría en la Luna como un armonioso concierto. El pueblo no da para tanto y se expresa mediante gestos y convulsiones. Unos y otros se alimentan del olor y, para que el cuerpo pueda absorber mejor los nutritivos vapores, es habitual desnudarse antes de comer.

¡Qué ejemplos de progreso cívico su sistema monetario y la organización de sus guerras! La moneda de cambio son los versos. El poeta-consumidor lleva sus poemas a la Casa de la Moneda, donde un jurado tasa su valor según el mérito literario que aprecie. ¿Cuántas familias y amantes hubieran podido mantener nuestro célebre Lope de Vega con este sistema? En las guerras lunares hay árbitros que comprueban la igualdad previa a la batalla. Los ejércitos deben tener el mismo número de soldados y sólo se permite la lucha entre iguales: lisiados contra lisiados, fuertes contra fuertes, hábiles espadachines frente a reconocidos esgrimidores... Al final, se cuentan los heridos, muertos y prisioneros y, en caso de empate, la victoria de la contienda se resuelve a cara o cruz. Pero aún queda el enfrentamiento intelectual de los sabios, que vale el triple que el militar.

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)Nuestro viajero espacial renueva su asombro cuando contempla a un aborigen que camina tan tranquilo por su Luna luciendo un enorme pene, ceñido a la cintura como adorno. Le explican que es símbolo de caballerosidad y nobleza, al igual que la espada en la Tierra. Y se compadecen del terrícola porque se avergüenza de exhibir sus genitales, que dan la vida, prefiriendo lucir un instrumento de la muerte.

Dejemos, curioso lector, que seas tú el descubridor de las otras maravillas de este paraíso lunar: ¿cómo son las ciudades viajeras?; ¿por qué los libros se leen con las orejas?; ¿por qué es más grave cortar una col que matar a una persona?; ¿qué parte del cuerpo utilizan para dar la hora?; y los cazadores, ¿cómo pueden recoger su presa ya guisada?; ¿es verdad que son los padres los que obedecen a sus hijos?; ¿y que los médicos sólo cuidan a los sanos?; ¿y que la petición de suicidio se somete a votación?... Pero, aprovechando el carácter científico de este Rincón, aclararemos en el siguiente párrafo una cuestión que ya te habrás planteado: ¿cómo consigue llegar a la Luna un turista del siglo XVII?

En su primera intentona se ciñe al cuerpo frascos de rocío, pero el sol lo atrae con tanta fuerza que se pasa de largo y vuelve a caer a la Tierra. Por fin construye una máquina de hierro desde la que lanza hacia arriba un imán concentrado; la aeronave se eleva al encuentro del imán, hasta que es cogido por el piloto para ser así sucesivamente tirado y recogido en dirección a la Luna. De interés científico es también una corrección al sistema copernicano: sí, nuestro planeta gira alrededor del Sol, pero su movimiento de rotación se debe a la desesperada agitación de los condenados en el infierno, que, como todos sabemos, está situado en el centro mismo de la Tierra.

Y acabamos, por narices. Quién sabe si fue su complejo de narigudo el que llevó a Cyrano a dotar de generosos apéndices nasales a todos los habitantes de su particular edén. Allí, unas buenas napias reflejan la nobleza, cortesía y espiritualidad de su dueño; por eso, al año de nacer, los bebés pasan una "I.T.V." de narices y, si no dan la talla, son inmediatamente castrados.

Si pides la luna y no te la dan, puedes visitar la que imaginó Cyrano de Bergerac, un hombre que vivió apasionadamente su vida en la Tierra y murió joven, ¡zas!, de un golpe en la cabeza.

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)El siglo de Cyrano es el siglo de Descartes y de Pascal, es el siglo del racionalismo. En su Viaje a la Luna, Cyrano recoge la libertad de pensamiento que garantiza Descartes en su Discurso del Método y, siguiendo una corriente libertina de la época, ataca directamente el orden religioso y moral. Si la primera ley cartesiana obliga a dudar de todo, la verdad establecida puede ser mera apariencia y la apariencia imaginada, auténtica realidad. El hombre arrebata a los dioses su fuego sagrado y se atreve a crear paraísos poblados de fantasías que algún día cobrarán vida. Sin la razón soñada por Descartes ese día de 1619 no hubiera sido posible el sueño poderoso de la imaginación. Y sin la facultad de la fantasía el progreso humano habría sido imposible, imposible la ilusión vital, e imposible que el hombre saliese de la órbita estrecha de sus sentidos.

No hay que esperar hasta el año 1969 para comprobar la huella del hombre en la Luna: la aventura espacial comienza siglos atrás en su imaginación y fantasía. Ya en el siglo II el griego Luciano de Samosata propone en Historia verdadera un viaje al mundo de los selenitas, quienes, entre otras maravillas, hilan los metales y el vidrio o se quitan y se ponen los ojos. Ludovico Ariosto (1474-1533) nos cuenta cómo Astolfo, personaje de su Orlando furioso (1516), descubre en la Luna todo lo que se pierde en la Tierra: los suspiros de los amantes, los proyectos inútiles o los no saciados anhelos. Los viajes lunares dejarán poco a poco de ser símbolo de un imposible, para convertirse en posibibilidad. Así, encontramos El hombre en la Luna, de Francis Godwin (1562-1633), la versión solar de Civitas Solis, del filósofo italiano y hereje Tommaso Campanella (1568-1639) y el Somnium Astronomicum del ya citado Kepler (1571-1630), que finge ser la transcripción de un libro soñado, cuyas páginas revelan los hábitos de las serpientes lunares. El antecedente inmediato de Cyrano es una novela del inglés John Wilkins titulada El mundo en la Luna, dividido en dos libros, aparecida dos años antes.

Y llegamos a El otro mundo, título original de la obra de Cyrano de Bergerac, subdividida en Estados e imperios de la Luna (1657) e Historia cómica de los estados del Sol (1662), sin olvidar el viaje interplanetario de Kircher (1601-1680), publicado en 1656 con un título inacabable. El barón de Munchausen también sube a la Luna de forma extravagante en 1785, gracias al impulso imaginativo del científico Rudolf Erich Raspe (1737-1794). Poco antes, en 1765, una mujer, Marie-Anne de Roumier, ponía en órbita a otra mujer, la protagonista de sus Viajes de milord Céton a los siete planetas. La saga lunar continúa con Julio Verne (1828-1905) y sus obras De la Tierra a la Luna (1865) y Alrededor de la Luna, donde también viaja un perro herido de muerte, parodiadas por el prolífico y genial, aunque ya casi olvidado, Juan Pérez Zúñiga (1860-1938) en Seis días fuera del mundo. Viaje involuntario (1905). Herbert George Wells (1866-1946), el autor de La máquina del tiempo y El hombre invisible, aporta otra versión del mito con Los primeros hombres en la Luna (1901), obra que inspiraría más tarde una película de Fritz Lang (1890-1976): La primera mujer en la Luna.

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)Pero, ya conquistado el satélite de la Tierra, una vez descubierto su secreto vacío, el hombre agudiza su mirada y desea que tras la luz de aquella estrella lejana que ahora le llega se escondan mundos nuevos, nuevas revelaciones. Y hacia ella apuntarán sus flechas, tensando un poco más la cuerda tenaz del arco de la fantasía. Recordamos ahora el ejemplo de Ijon Tichy, un viajero estelar que escribe sus aventuras en unos diarios que acaban de reeditarse: Diarios de las estrellas (Edhasa, 2003). Su autor, Stanislaw Lem, es un clásico de la ciencia ficción del siglo XX, como tantos otros que quizá pasen por esta sección: Aldous Huxley, Isaac Asimov, Ray Bradbury, Arthur C. Clarke, Doris Lessing, Frederik Pohl... La pequeña y deleble huella que el hombre dejara sobre la superficie lunar un día de 1969 no es comparable al misterioso rastro azulado que la Luna sigue trazando en la inventiva humana.

Como ya explicamos, el protagonista del Viaje a la Luna de Cyrano de Bergerac consigue alcanzar su objetivo lanzando hacia arriba un potente imán desde un artefacto de hierro. "La aeronave –decíamos– se eleva al encuentro del imán, hasta que es cogido por el piloto para ser así sucesivamente tirado y recogido en dirección a la Luna".

"Al principio me enamoré de tu rostro, pero luego me enamoré de tu alma."

"Así es mi vida. He sido el inventor de todo y al que todo el mundo olvida".

El original

Hercule-Savinien de Cyrano (6 de marzo de 1619 París- 28 de julio de 1655), más conocido como Cyrano de Bergerac, francés de nacimiento y contemporáneo de Boileau y de Molière, fue un escritor, dramaturgo, poeta y libre-pensador, un tanto arrogante y fantasioso, que firmaba sus escritos con nombres más o menos imaginarios, que él hacía suyos. En 1638 adopta el nombre de Bergerac, que correspondía a unas tierras que poseía su familia.

Como intelectual, fue considerado libertino, por su actitud irrespetuosa hacia las instituciones religiosas y seculares. También se le tiene por uno de los precursores de la ciencia ficción. Su fama aumenta cuando Edmond Rostand escribe la obra de teatro: "Cyrano de Bergerac".

Fue el cuarto hijo de Abel de Cyrano, abogado del Parlamento y de Espérance Bellange. Pasó la mayor parte de su infancia en Saint-Forget (ahora Yvelines), para luego trasladarse a París, donde trascurrió casi toda su vida.

En 1638, adoptó el nombre de Bergerac, correspondiente a las tierras que compró su abuelo (Savinien I de Cyrano) al enriquecerse con su negocio de pescadería, adquisición que permitió a la familia de Hercule-Savinien entrar en el círculo de la pequeña nobleza.

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)Escogió la carrera militar y se hizo célebre por su arrojo y sus numerosos duelos, dado que era un eximio espadachín. Se retiró de la milicia en 1641, tras recibir una herida en la garganta durante el sitio de Arras y comenzó a estudiar filosofía con Pierre Gassendi.

Murió el 28 de julio de 1655, en Sannois, a los 36 años, como consecuencia de las heridas que le causó una viga al caerle encima.

Cyrano fue uno de los más importantes escritores del seiscientos francés, una personalidad verdaderamente ecléctica: novelista, dramaturgo, autor satírico, epistológrafo; antes de morir escribió el primer capítulo de un "Trattato di física".

Poco antes de morir, demostrando una vez más su exuberante personalidad, quería liderar una vanguardia cultural para crear una nueva filosofía de la vida.

Fue muy discutido, controvertido y considerado sucesivamente como "un mártir libre-pensador" (Paul Lacroix), un "científico incomprendido" (Pierre Jupont), "un racionalista militante" (Weber), entre algunas definiciones.

Biografía

*Epístola del "Juramento de París" de su amante Charles Coypeau de Assoucy en 1648. El título de esta epístola es "Al tonto lector y no al sabio".

* Las Mazarinadas (1649). Las siete "Mazarinadas" de Cyrano (atribución que él rechazó en ocasiones) son, para él, una oportunidad para cultivar su inclinación por el panfleto y la sátira, a la vez que, una forma de oponerse a la política financiera del cardenal Mazarino de ideas igualitarias y modernas. Están escritas todas en prosa, menos una, que está escrita en verso burlesco (El Ministro de Estado, flambeado).

* La muerte de Agripina (1653). Tragedia en cinco actos y en verso cuyo tema dominante es la mentira, motivo del diálogo entre los dos hombres; los dioses están excluidos, sobre todo en una escena en particular que produjo gran escándalo y en la cual Sejanus manifiesta su ateísmo:

"Esas ínfimas cosas que uno adora, y sin saber por qué.

Esa alteración de la sangre de los crédulos que se doblegan.

Esos Dioses que el hombre ha creado y que no pueden crear al hombre,

de los más firmes Estados qué fantástico sostén.

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)"Ve, Ve, Terencio, quien las cree, no cree en nada".

Ces beaux riens qu'on adore, et sans sçavoir pourquoy,

Ces alterez du sang des bestes qu'on assomme,

Ces Dieux que l'homme a faicccct, et qui n'ont point faict l'homme,

Des plus fermes Estats ce fantasque soustien,

Va, va, Térentius, qui les craint, ne craint rien.

* Cartas (1654). Las cartas de Cyrano son de formas y naturaleza diversas: poéticas, satíricas, amorosas... Dirigidas a las personas reales,

*El pedante burlado (1654).

Póstumas

* El otro mundo (1657/62) o "Historia cómica de los Estados e imperios de la luna", considerada como una de las primeras novelas de ciencia-ficción, se divide en dos partes: "Historia cómica de los Estados e imperios de la luna" (1650, y publicada en 1657 por su amigo Lebret) e "Historia cómica de los Estados e imperios del Sol" (1662). Cyrano escribe en primera persona el viaje que realiza a la Luna y al Sol y las observaciones que hace de las gentes que ve, cuyo modo de vida es, a veces, totalmente distinto al nuestro, incluso chocante y, en ocasiones, al contrario, idéntico al nuestro, lo que le permite al autor exponer, indirectamente, los límites. Este viaje imaginario es, ante todo, un pretexto con el que expresar su filosofía materialista y hacer una crítica de la sociedad y las ideas y creencias de la época. Los dos relatos fueron publicados a título póstumo, y después del expurgo realizado por Le Bret.

* Los comentarios agudos (1662). Pequeña colección de veintidós "puntos", es decir, un juego de palabras que no tienen más valor que el de su efecto cómico, precedido por un prefacio en que el Cyrano hace la apología del retruécano, asegurando que él "adapta toda las cosas al modo que mejor se ajuste a sus deseos, sin consideración alguna a la propia esencia de las mismas".

* El Fragmento de Física (1662). Antes de su muerte Cyrano preparaba un tratado de física, que se quedó en esbozo. Discípulo de Gassendi, se oponía rotundamente a los principios cartesianos que hacen de la existencia de Dios una realidad adquirida, mientras que él habla de la incertidumbre de la física: "aumentada por la ignorancia que tenemos de los secretos de Dios". Madeleine Alcover pone en duda, en su edición, la atribución de este fragmento a Cyrano.

"Un hombre honesto no es ni francés, ni alemán, ni español, es Ciudadano del Mundo, y su patria está en todas partes". (Cyrano de Bergerac).

Cyrano de Bergerac fue llevada al cine, al teatro y a la ópera en innumerables ocasiones. También, fue traducida a varios idiomas.

En 1961 el cineasta británico Terence Young dirigió el filme francés 1-2-3-4 ou Les collants noirs, compendio de cuatro coreografías de Roland Petit concebidas originalmente para su compañía, Les Ballets des Champs-Élysées, una de las cuales fue su versión de Cyrano. Además de contar con el mismo Petit en el papel de Cyrano, la primera bailarina Zizi Jeanmaire interpretó a Roxanne.

Adaptaciones a la ópera: Víctor Herbert (1859-1924) libreto escrito por H.B. Smith & S. Reed en 1899 en la ciudad de Nueva York; Walter Damrosch (1862-1950) libreto hecho por W.J. Henderson estrenada en la Ópera del Metropolitan de Nueva York en 1913; Franco Alfano libreto de Henri Cain, estrenada en 1936 y puesta nuevamente en escena en la Ópera del Metropolitan de Nueva York en 2005-06 con Plácido Domingo como Cyrano. Eino Tamberg (n. Estonia, 27 de mayo de 1930) libreto de J. Kross, interpretada en Teatro de Estonia, Tallin, 1976.

El personaje de Cyrano fue usado por el grupo musical argentino "Los Auténticos Decadentes" en una de sus canciones, titulada "Cyrano". En ésta se lo menciona como "Aquel que entregó sus poemas sólo por amor".

Cyrano por Los Auténticos Decadentes 

Sobre el autor del libro

Eugène Alexis de Edmond Rostand (Francés; 01 de abril de 1868 – 02 de diciembre de 1918) fue un poeta francés y dramaturgo. Se asocia con neo-romanticismoy es mejor conocido por su obra Cyrano de Bergerac. Romántico de Rostand juega contrastada con el naturalista teatro popular durante el siglo XIX. Otra de las obras de Rostand, Les Romanesques, fue adaptado a la comedia musical, The Fantasticks .

Rostand nació en Marsella, Francia, en una familia rica y culta de provenzal . Su padre era un economista y un poeta, un miembro de la Academia de Marsella y el Institut de France. Rostand estudió literatura, historia y filosofía en el Collège Stanislas en París, Francia.

Su primer juego, un burlesque, Les romanesques se produjo el 21 de mayo de 1894 en el Théâtre Français; ¿ser adaptado en 1960 por Tom Jones y Harvey Schmidt como el musical americano de larga duración The Fantasticks. Otra obra temprana, La Princesse Lointaine, se basó en la historia del trovador Rudel y la señora de Trípoli. Esta obra inaugurada el 05 de abril de 1895 en el Théâtre de la Renaissance. La parte de Melissande fue creada por Sarah Bernhardt, quien también fue el Photine original de La Samaritaine (Teatro de la Renaissance, 14 de abril de 1897), un drama bíblico en tres escenas de la historia del Evangelio de la mujer de Samaria.

En 1901, Rostand se convirtió en el escritor más joven para ser elegido a la Academia francesa. Chantecler, producido en febrero de 1910, se esperaba con interés, acompañado de un retraso considerable en la producción, apenas igualada por el entusiasmo de su recepción. Lucien Guitry fue en el papel protagonista y Sra. Simone desempeñó el papel del faisán, el juego es una fantasía de la vida y de animales y los habitantes de personajes de la granja y el bosque.

Obras

  • “Cyrano de Bergerac” (Parte II)Le Gant Rouge, 1888.
  • Les Musardises, 1890.
  • Les Deux Pierrots, Ou Le Souper Blanc (Los dos Pierrots, o la cena blanca), 1891.
  • Les Romanesques, 1894 (base para el musical off-Broadway de 1960 The Fantasticks).
  • La Princesse Lointaine (La Princesa lejana), 1895.
  • La Samaritaine (La mujer de Samaria), 1897.
  • Cyrano de Bergerac, 1897.
  • L ' Aiglon: un juego en seis actos. 1900.
  • Chantecler: una obra de teatro en cuatro actos, 1910.
  • La Derniere Nuit de Don Juan (La última noche de Don Juan, en el Drama poético), 1921.
  • Le Cantique de L'Aile, 1922.
  • Le Vol de la Marsellesa, 1922.

Su amigo Le Bret publicó (extrayéndolo del manuscrito de El otro mundo) la Historia cómica de los estados e imperios de la Luna en 1657; más tarde, en 1662, aparecía la Historia cómica de los estados e imperios del Sol. En ambos libros el autor relata un viaje imaginario que incluye tanto aventuras como descripciones de las muy diferentes costumbres de los habitantes de la Luna y el Sol, que se combinan con digresiones filosóficas.

En la Historia cómica de los estados e imperios de la Luna, Cyrano cuenta cómo, volviendo una tarde en compañía de algunos amigos después de una excursión campestre, se entregaron todos a hacer graciosas hipótesis sobre la naturaleza de la Luna. El autor afirma, suscitando la hilaridad de todo el grupo, que la Luna es un mundo, según la opinión de algunos antiguos y de Copérnico y Kepler. De regreso a su casa, encuentra sobre su mesa el libro de Cardano, abierto precisamente en la página en que el filósofo habla de dos viejos que se le presentaron una tarde afirmando ser habitantes de la Luna.

Impresionado por tan extraña coincidencia, Cyrano comienza a pensar en la posibilidad de un viaje lunar y fabrica un aparato muy sencillo consistente en un gran número de vejigas llenas de rocío y atadas alrededor del cuerpo. El sol, con su calor, comienza a atraerlas, como hace con las nubes, y de este modo le arrastra a él mismo hacia las alturas, transportándolo a un mundo que, al pronto, no reconoce y que es precisamente el de la Luna. Los habitantes lo consideran una especie de mono y lo tratan como tal. Finalmente uno de ellos le confiesa que es el demonio de Sócrates, se hace su protector y le defiende de mil maneras contra una parte de la población, que se ha dividido en dos bandos: una favorable y otra hostil a Cyrano. Y es él precisamente quien, levantándolo como un huracán y llevándolo sujeto entre sus brazos, lo vuelve a la Tierra, haciéndole atravesar rápidamente todo el espacio.

La obra, luminosa por sus muchas páginas de fresca e intensa comicidad y por la juvenil audacia de su pensamiento, no siempre es igualmente límpida y armoniosa. Da la impresión de ser el trabajo de un pensamiento en gestación, que aún no ha llegado al completo dominio de sí mismo; de ahí que algunas partes del libro aparecen un tanto confusas, no comparables con la armoniosa perfección de los Viajes de Gulliver de Jonathan Swift y de ciertos cuentos satíricos de Voltaire.

A la muerte de Cyrano, la Historia cómica de los estados e imperios del Sol se hallaba incompleta y con abundantes lagunas, pero fue igualmente publicada en 1662. En el libro, con ayuda de una curiosa máquina aerostática de su invención, Cyrano se eleva hasta el Sol, donde, entre otras maravillas, aprende la feliz vida de las aves en su perfecta ordenación política. Cyrano se encuentra con Tomás Campanella, que le cuenta cómo los filósofos son los únicos de entre los hombres que conservan en el Sol, después de la muerte, el ser y la vida que tuvieron en la tierra. Otros detalles de la obra recuerdan La ciudad del Sol, de Campanella (Biografías y Vidas).

-Film Completo

"Cyrano de Bergerac" (José Ferrer) 1950

La gringa

-Charlie "C.D." Balas (Steve Martin), el jefe de bomberos de una pequeña ciudad americana en el noroeste del Pacífico, es ingeniosa, acrobática y experto en muchas cosas, pero tiene una nariz muy grande. Él se siente atraído por el recién llegado Roxanne Kowalski (Daryl Hannah), un astrónomo en la búsqueda de un nuevo cometa, pero ella se encapricha con Chris (Rick Rossovich), un guapo pero dim bombero que acaba de incorporarse a la unidad de C.D.. Como en el juego, balas es susceptible sobre su característica más prominente (que él no se han alterado quirúrgicamente debido a una peligrosa alergia a los anestésicos).

Cuando Chris chapucea su incipiente relación con Roxanne, C.D. le pide ayuda. Algo reticente, C.D. escribe cartas de amor romántico para Chris pasar como suya propia. Prueban irresistibles y Roxanne invita a Chris para pasar la noche.

Chris, sin embargo, finalmente se hace incómoda tratando de satisfacer expectativas intelectuales de Roxanne de él. Él le envía una carta diciéndole que él ha dejado la ciudad con otra mujer.

Amigo de C.D. Dixie (Shelley Duvall) revela a Roxanne que realmente escribió las letras. Cuando C.D. llega a su casa en respuesta a su llamada, ella lo enfrenta. C.D. y Roxanne discuten, ella alegando que él le conducía, mientras que el Club Deportivo dice que quiere al hombre perfecto que es hermoso tanto emocional como físicamente. Al final, C.D. y Roxanne perdonan mutuamente y Roxanne confiesa su amor por el Club deportivo. Ella dice que las personas de nariz plana son demasiado aburrido y soso, y que su nariz le da carácter.

Reparto

  • “Cyrano de Bergerac” (Parte II)Steve Martin como Charlie balas (C.D.)
  • Daryl Hannah como Roxanne Kowalski
  • Rick Rossovich como Chris McConnell
  • Shelley Duvall como Dixie
  • John Kapelos como Chuck
  • Fred Willard como alcalde Deebs
  • Max Alexander como decano
  • Michael J. Pollard como Andy
  • Steve Mittleman como Ralston
  • Damon Wayans como Jerry
  • Matt Lattanzi como Trent
  • Ritch Shydner y Kevin Nealon como dos hombres borrachos que Charlie se reúne en la calle
  • Brian George como Dr. Dave Schepsi, un cirujano plástico
  • Maureen Murphy como Cindy, la niña de cosméticos
  • Heidi Sorenson como Trudy, enamorado de la Alcaldía
  • Shandra Beri como arena, el camarero
  • Jean sincera como Nina

Roxanne fue filmado en el verano de 1986 en la ciudad de Nelson, Columbia Británica. Steve Martin escogió usar el local fuego hall en Ward Street como un conjunto primario.

Roxanne actualmente tiene un grado de la aprobación de 88% en Tomates putrefactos, siendo el consenso: "Aunque su dulzura limita con sappiness, Roxanne es una comedia romántica descaradamente que sigue siendo uno de los más divertidos de Steve Martin". [2]

Roger Ebert elogió la película como una "comedia suave, caprichosa," dándole una estrellas 3 y media de cuatro, también afirmando: "lo que hace"Roxanne"tan maravilloso es no esta comedia bastante sencilla, sin embargo, pero la forma en la película crea un cierto espíritu inefable". [3]

También ha ganado y ha sido nominado para varios premios, incluyendo:[4]

  • “Cyrano de Bergerac” (Parte II)Globo de oro: Nominado: Mejor Actor en una película - Comedia/Musical: Steve Martin
  • LAFCA Award: ganó (empatado): Mejor Actor: Steve Martin (empatado con Jack Nicholson para Ironweed (1987) y las Brujas de Eastwick (1987).
  • NSFC concesión: Ganó: Mejor Actor: Steve Martin
  • Premio WGA (Pantalla): ganó: mejor guión basado en Material de otro medio: Steve Martin
  • El histórico Cyrano de Bergerac escribió acerca de un viaje a la luna y al sol, y Roxanne alude a esto en una escena donde C.D. bromea sobre ovnis y extraterrestres. Además, uno en el juego donde Cyrano pretende caer de un árbol para distraer a otro pretendiente de Roxanne espejos de esa escena.
  • C.D. balas tiene las mismas iniciales como Cyrano de Bergerac.
  • El discurso de "20 nariz insultos" en la película refleja un discurso similar en el juego
  • Posición de C.D. en los bomberos es similar al liderazgo de Cyrano de los cadetes de Gascon.

En 1923, Cyrano de Bergerac fue la primera versión de la película del francés tragedia atemporal del dramaturgo Edmond Rostand de la bella Roxanne (Linda Moglia) y el hombre que ama anónimamente - un espadachín experto más famoso por su fealdad, que se acentúa por una nariz enorme.

Cyrano de Bergerac fue una colaboración italiana y franceses, producido por la Unione Cinematographica Italia y lanzado por el estudio de base francesa Pathe.

Dirigido por el aclamado director italiano Augusto Genina (que pasó a directo icono silencioso Louise Brooks en su última película gran Prix de Beaute, 1930), esta adaptación del drama clásico de Rostand es una epopeya impresionante en los anales de la producción temprana de la película, con un fabuloso recreado histórico entorno, exquisitos trajes, impresionantes actuaciones y una historia cuyo poder esencial no ha disminuido con el tiempo.

Cyrano de Bergerac se cree que se han perdido hasta su redescubrimiento afortunado y restauración en 1996. Relanzamiento de la película fue recibida con entusiasmo por la comunidad del cine, en gran medida por el innovador aspecto visual de la película. Un disparo en uno de los primero procesos de color pintado a mano, Pathecolor, Cyrano es uno de los pocos ejemplos de esta técnica visualmente impresionante, lírica que requirió tres años de meticuloso trabajo aplicar tinte, tonificación, plantilla para colorear y pintura de la mano a cada fotograma individual. Pathecolor era considerado un gran éxito, porque a diferencia de otros procesos de color, no necesita equipo especial para la proyección. Un crítico del New York Sun dijo sobre el uso de Pathecolor en Cyrano, "los personajes aparecen en creaciones ojo smashing, consistiendo en sombreros amarillos púrpuras pantalones, camisas de color rosa y chaquetones verdes o vestidos de azules y manguera de añil. [Lo] tiene todas la eficacia artística de una sucesión de tarjetas postales de penny!"

“Cyrano de Bergerac” (Parte II)Pero que maravilloso cinematografía es sólo un aspecto de una cautivadora película también distinguido por actuación conmovedora de Pierre Magnier, que transmite profundamente la divinidad del alma de Cyrano y las torturas de su amor frustrado.

Rostand eternamente móvil juego de deseo de un hombre noble de amor ha puesto que se ha adaptado en numerosas versiones de la película: una película de 1950 que ganó Jose Ferrer un Oscar al Mejor Actor, Steve Martin cómicamente actualiza versión Roxanne (1987) con Daryl Hannah como la belleza inalcanzable y una producción francesa de 1990 dirigida por Jean-Paul Rappeneau y protagonizada por Gerard Depardieu, que era la favorita de la crítica.

Productor/Director: Augusto Genina

Guión: Mario Camerini, de la obra de Edmond Rostand

Fotografía: Ottavio De Matteis

Música: Carlo Moser

Reparto principal: Pierre Magnier (Cyrano de Bergerac), Linda Moglia (Roxanne), Angelo Ferrari (Christian), Alex Bernard (Rageuneau).

BW - 113m.

En: Turner Classic Movies.