Edición 374

Inch' Allah (Si Dios quiere)

PDFImprimirCorreo electrónico

Inch' Allah (Si Dios quiere)El cine canadiense sigue sorprendiendo, primero con La Decadencia del Imperio Americano, La Invasiones Bárbaras, la multipremiada ganadora del Óscar, Incendies y ahora el conflicto palestino-israelí, de la mano de Anaïs Barbeau-Lavalette, directora y guionista de este film.

Chloe es una médica canadiense que vive en Israel; diariamente cruza la frontera atravesando el muro que marca la separación entre Israel y Palestina y trabaja en un humilde hospital de la zona ocupada.

Tiene dos amigas, la desencantada Ava, su vecina, una soldado israelí disconforme con su trabajo que consiste en controlar diariamente la frontera, no tiene otra posibilidad de supervivencia.

Y Rand, una joven palestina embarazada, que vive con un niño, un hermano, Faysal, y su madre.

Inch' Allah (Si Dios quiere)Entre Chloe y Rand hay empatía. La médica convive con esta familia diariamente y comprende a través de ellos la angustia de un pueblo que prácticamente vive bordeado por un basural y da a entender que son los deshechos que arrojan del otro lado del muro.

No es un film fácil. Estamos hablando de una situación cargada de odio; de atentados, de represalias de secuelas incurables y en esa guerra uno toma partido sin quererlo, casi inadvertidamente. Es lo que le sucede a Chloe.

El film está narrado sin anestesia. Volcarse hacia uno u otro lado trae consecuencias, pero el arrepentimiento cuando surge, amén de ser inevitable ya acarrea consecuencias trágicas.

Excelentes actores, algunos conocidos en nuestro medio, como Evelyne Brochu, en el rol de Chloe, y quien es conocida por un film excelente que pasó desapercibido: Café de Flore.

Inch' Allah (Si Dios quiere)Sabrina Ouazani, Rand la joven palestina, trabajó en el film de Radu Mijelianu La Fuente de las Mujeres, otro film notable y también en De Dioses y Hombres, el film que cuenta la historia de los monjes trapenses asesinados por fundamentalistas.

Inch' Allah es otro llamado de atención, es un mensaje clarísimo y quizás pueda resumirlo a través de uno de los personajes del film, el niño que vive con Rand. Siempre está vestido de azul con una capa roja, tiene en su cintura una pequeña radio, la cual escucha constantemente, el niño quiere volar y atravesar ese muro y lo golpea con una piedra para perforarlo, abrir un pequeño orificio.

Lo logra y sus palabras cuando mira del lado israelí se refieren a un árbol grande y otro pequeño, mientras él subsiste en terreno yermo, un basural humeante y nauseabundo donde lo que uno menos imagina es que crezca un árbol y menos aún; una simple flor.