Edición 353

Malos Días, película colombiana

PDFImprimirCorreo electrónico

Malos Días, película colombianaEl largometraje Malos Días es la opera prima del director Andrés Beltrán, y que fue filmada en el municipio de Iguaque, en Boyacá.

La producción ha corrido por cuenta de Río Bravo Entertaiment. La cinta cuenta con la participación de los actores Roberto Cano, protagonista, Gloria Montoya, Alejandra Chamorro, Cristóbal Errázuriz, Nelson Camayo, David Valencia, Luis Felipe Cortes, Carlos Fonseca y Joe Broderick.

Buque de Papel tuvo la oportunidad de entrevistar al director Andrés Beltrán, respecto a este proyecto y su realización.

  • Malos Días, película colombiana, director Andrés Beltrán¿Es su primer largo, cómo se sintió con el trabajo, es más arduo?          Sí, este es el primer largometraje que dirijo. Ya antes había trabajado como asistente de dirección en dos películas y como guionista había escrito dos largometrajes más, pero como director este es el primero. Cuando escribí los otros dos guiones para largometraje ya me había dado cuenta la dificultad que presentaba pasar del cortometraje al largometraje, por lo menos en la escritura, pero había sentido que la extensión generaba un mayor cuidado en los detalles, y sobre todo un esfuerzo por mantener el interés del posible espectador. En el caso de la dirección se siente mucho la diferencia. Son muchísimas más escenas, más personajes por lo general, más locaciones, en fin, todo se multiplica. Fueron 20 días de intenso trabajo que me pusieron a mí y a todo el equipo a prueba. El reto más grande que se me presentó fue el de no perder el rumbo, por decirlo de alguna manera, el de siempre estar atento a la historia porque los días van pasando y es muy fácil perderse en el camino. Este fue el punto que significó para mí la gran diferencia; escena tras escena, no olvidarse de la esencia de la historia.
  • Malos Días, película colombiana¿Usted escribió el guión hace un año, pero desde cuando tiene rondando la historia en su cabeza?          Creo que todo el proceso empezó hace más de dos años. Tenía varias ideas para desarrollarlas en un guion, incluso había escrito dos versiones de otra historia que compartía ciertos puntos con la que finalmente se convirtió en "Malos Días". Cuando decidí escribir una historia que pudiéramos rodar en poco tiempo, con un esquema de producción relativamente sencillo, y que estuviéramos en la capacidad de producir, pensé que esta era la mejor opción. La historia partía de las relaciones de unos personajes misteriosos que se encuentran en una cabaña en la mitad de la nada. La idea de una niña adolecente rodeada de unos adultos en conflicto, la inesperada llegada de dos hombres a la cabaña de las mujeres, y la espera del famoso personaje "El Turco", eran ideas que me atarían mucho para desarrollar. Tenía los personajes principales para hacer funcionar la historia así que di rienda suelta y me sumergí en la escritura de "Malos Días".
  • ¿Cómo ha sido ese proceso de seis meses de trabajo en la preproducción?          La preproducción es un momento muy importante en la vida de una película. Entre más se prepare, mayor capacidad resolutiva se tendrá en el rodaje. La verdad es que los rodajes pueden llegar a ser muy estresantes si no se ha preparado bien todo, además, las cosas suelen no suceder como uno espera, entonces entre más posibilidades haya mejor. Una vez tuvimos una versión del guión que consideráramos lista para ser rodada, Felipe Linares (socio de Río Bravo y compositor de la música de la película) y yo, nos pusimos en la tarea de reunir el cast principal. Para algunos personajes fue solo cuestión de encontrarnos y listo, para otros, por problemas de fechas y disponibilidad fue un poco más difícil. Luego, junto con la otra productora, Luisa Fernanda Velosa, nos encargamos de conseguir fondos, locaciones, y demás componentes esenciales para poder grabar la película. En todo este proceso nos reunimos muchas veces con muchas personas y les compartimos el proyecto. En general, podría decir que el proceso de preproducción consistió en ofrecer el proyecto y compartirlo con la mayor cantidad de gente posible. Los que se interesaron y creyeron en él, fueron precisamente los que lo hicieron posible.
  • Malos Días, película colombiana¿Por qué escogieron a Iguaque como locación?          La zona la conocíamos muy bien porque un tío de Felipe es el dueño de la cabaña que se utilizó como locación principal. Así que cuando Felipe leyó el guion, vio muy claro que era justo lo que necesitaba la historia. Cuando me llevó a ver la locación, quedamos perplejos de ver cómo todo encajaba y pareciera que había escrito la historia para este lugar. Tenía todo lo que necesitábamos, un paisaje desértico en la cercanía, una zona de bosque alrededor de la cabaña, y una cabaña que parecía sacada más de una película del Oeste que de otra cosa. Así que nunca dudamos. La historia transcurre en una zona árida que vive de la minería, así que la cabaña es una especie de oasis. Representa la fertilidad en medio de la aridez, la esperanza en medio de la desesperanza, algo así. Nos fue muy bien en Iguaque, la gente de la zona se portó maravillosamente y nos ayudaron con todo. Es un zona bellísima que recomiendo mucho vayan a conocer. Además es un legado ancestral de nuestros indígenas ya que se puede hacer una caminata de 6 horas que recorre lagunas y bosques que son un tesoro para nuestro país.
  • ¿Cuántos días duro la filmación?          El rodaje duró 20 días. Teníamos presupuestado esto para hacer la película, y cuando vimos que el paro nacional iba a afectar nuestra salida, decidimos rehacer algunas escenas y grabar otros planos. Pero se mantuvo el plan inicial de rodarla en 20 días finalmente.
  • ¿Qué ha sido lo más difícil de filmar?          Lo más difícil de rodar es mantenerse centrado. Cuando empiezan a pasar los días, el cansancio, la fatiga, o el estrés pueden hacerte ver cosas que no están ahí o dejar pasar detalles. Lo más importante es no perder ese centro durante el rodaje. No olvidar de qué se trata la historia, por qué la estás contando, por qué escogiste a estos actores y no a otros, por qué este equipo, ese tipo de cosas. Las decisiones que se tomaron antes en la calma siguen siendo las mismas, así que en el trabajo constante de rodaje no se pueden olvidar. Una manera de recordar esto, es volver siempre al guión. Leer las escenas antes de empezar el día me ayudó mucho a no perderme. Y eso sí, como decía el maestro Jean Renoir, siempre dejar las puertas abiertas del set. Dejar que el accidente ocurra frente a la cámara y mantenerse alerta de capturarlo. El cine se hace sí, se prepara todo lo que más se puede para luego hay que dejar que suceda lo inesperado, siempre y cuando no desvirtúe la idea original, eso sí.
  • Malos Días, película colombiana¿Cómo fue la selección de los actores, o cuando usted escribió el guión ya tenía pensado quien podía interpretar cada personaje?          La selección de actores es de las cosas más complicadas que hay. Por un lado muchas veces se tiene muy claro quien va a interpretar un personaje, pero otras veces no es tan claro. En el proceso de "Malos Días" pasamos por muchas etapas. Con unos personajes la decisión fue muy clara desde el principio y todo se dio para que pudieran trabajar en la película. Muchas veces los actores tienen compromisos previos y esto hace imposible que puedan colaborar en el proyecto así lo quieran. Por otro lado, con otros pasó que de un personaje propuesto inicialmente cambiamos a otro, porque nos dimos cuenta en el proceso que era mejor para ese personaje. En general, y esto es lo más importante, siento que todos los que interpretaron los personajes finalmente son los únicos que lo podían hacer. Corrimos con la gran fortuna de trabajar con actores muy talentosos y de mucha trayectoria como: Roberto Cano, Cristóbal Errázuriz, Gloria Montoya, Alejandra Chamorro, David Valencia, Carlos Fonseca, Nelson Camayo, Luis Felipe Cortes y Joe Broderick. De cada uno de ellos aprendí algo y me siento muy agradecido de haber corrido con la suerte de realizar mi primera película junto con ellos.