Edición 381

Una mujer fantástica

PDFImprimirCorreo electrónico

Una Mujer Fantástica ganó el Oscar como  Mejor Película Extranjera. Es del chileno Sebastián Lelio, reconocido por el filme Gloria.

Una Mujer Fantástica es la historia de Marina, una mesera y cantante, y Orlando, un hombre mayor, que están enamorados y planean un futuro juntos. Después de que Orlando enferma repentinamente y muere, Marina se ve obligada a enfrentar a su familia y a la sociedad, y luchar para demostrarles quién es: una mujer fuerte, pasional...fantástica

Su director, Sebastián Lelio respondió a estas preguntas...

-¿Cómo concibe esta película de Una Mujer Fantástica?

Me gusta pensar que la película, al igual que Marina, su personaje central, no le teme al placer y que, tal como ella, posee una superficie llamativa y reluciente. Intenta combinar el placer narrativo y el placer visual en juegos de apariencias que buscan cautivar, una suerte de caballo de Troya cargado de humanidad.

-¿Cuál fue el mayor desafío a la hora de dirigir este filme?

Me gustaría que el espectador acabe íntimamente unido a Marina. Que, más allá de sus creencias, valores o visión de mundo, de tanto observarla, termine sintiendo como ella, y que de tanto sentirla, quiera verla sobrevivir y prevalecer. El cine nos invita a sentir como otros, a experimentar emociones que muchas veces nos resultan nuevas y estos hallazgos ocurren no tanto en las películas, sino que en los espectadores mismos. El cine nos aprovisiona para la vida y nos permite explorar nuestra elasticidad espiritual. Me gustaría que el espectador se entregue a un viaje desafiante y que lo haga de brazos abiertos.

También quisiera que el espectador sienta que vio algo bello, que estuvo en contacto con la belleza.

-¿Cuál ha sido su recorrido desde "Gloria" hasta esta película?

Siento que, de alguna forma, esta película es una construcción más compleja que Gloria porque es muchas películas al mismo tiempo. Pero a pesar de que UMF existe en un territorio cinematográfico distinto, que opera mucho más allá del realismo, tiene, al igual que Gloria, más inclinación por las preguntas que por las respuestas, y a un mismo tiempo examina y exalta a un personaje femenino poderoso, pero Una Mujer Fantástica, por varias razones, es mucho más que una película sobre una mujer.

-En un momento en el que el tema transgénero se discute en el mundo ¿En qué lugar del mapa se ubica UMF?

A mí me cuesta filmar juzgando, me cuesta filmar mirando para abajo, sintiendo que los personajes están equivocados o que son inferiores a mí. Yo necesito situarme en un lugar donde pueda entenderlos, incluso a los antagonistas. Cuando empezamos a escribir esta película el tema trans no había explotado en la cultura popular como lo hizo hace un año y medio. De pronto la figura del trans se desplazó desde una marginalidad malentendida hasta instalarse en un lugar central del imaginario actual. Yo creo que la película comulga íntimamente con la identidad de su personaje. En español la palabra que se usa para referirse a la identidad sexual es la misma que se usa para aludir al estilo narrativo: Género. En ese sentido la película misma es transgénero.

Es una película romántica, de fantasmas, de fantasía, de humillación y venganza, un documento de lo real, un estudio de personaje. La identidad de la película misma oscila, no se fija, no se detiene y no permite ser reducida a una sola cosa. El hecho de que no pueda ser explicada de una sola manera es quizás uno de los rasgos más contemporáneos de UMF.

Entrevista a Daniela Vega, protagonista

-¿Quién es Marina Vidal?

Marina Vidal es una chic a de 27 años, mesera, cantante, pareja de Orlando con quien vive una relación adulta, cariñosa, resuelta, pese a la diferencia de edad y de clases sociales. Marina, sin ser perfecta, es una mujer a prueba de todo, con un nivel de compromiso con su propia vida bastante impresionante. Ama profundamente y eso le da la posibilidad de quererse a sí misma y de superar cualquier adversidad. Ella es valiente, una luchadora a quien el mundo pone a prueba y ella no flaquea. Tiene una fuerza vital contra viento y marea.

Hoy, mientras todos de alguna forma estamos al borde del precipicio ella ni siquiera lo mira y busca la belleza. Ella entiende que ni la muerte de Orlando, ni lo que significa para los demás que ella sea trans, impedirán que siga adelante.

-¿Qué significó interpretar a Marina?

Es por lejos una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. Fue muy complejo a nivel emocional, por la forma en que me fui adentrando en el personaje y cómo fui convirtiendo todas mis emociones para darle vida propia a ella. Por otra parte, ha sido una de las experiencias más gratificantes; ha sido un tremendo honor ser dirigida por Sebastián, a quien admiro mucho. También me enorgullece formar parte de un equipo en el que todos, pasando por la producción, arte, cámara, vestuario, sonido, foto, etc., nos sentimos muy unidos y muy especiales por el hecho de estar en este proyecto. Mención aparte para mis compañeros de elenco, en especial para Francisco Reyes, a todos ellos mis agradecimientos por tanto aprendizaje y cariño.

-¿Qué espera que pase con la película? ¿Qué le gustaría que la gente sienta y comente?

Me gustaría que la vea mucha gente, poder ver sus reacciones y descubrir cómo entendemos las relaciones y los afectos, cómo concebimos el amor.

*Con información de Laboratorios Black Velvet