Edición 386

La Quietud

PDFImprimirCorreo electrónico

ablo Trapero acostumbró a la audiencia a un cine social, de denuncia, que no teme a mezclar formas narrativas y que se nutre de la novela negra, como en El Bonaerense, Carancho o Elefante Blanco.

Pero aquí en La Quietud, todo parece desembocar en una película de fibra sentimental, acerca de una "familia bien" de la ciudad y que vive en una estancia con ese nombre, donde parece no ocurrir nada. Hasta que un accidente cerebrovascular del "patriarca" Montemayor desata la trama que ya empieza a parecerse a su director: unos juegos sexuales explícitos que inquietan y cuestionan y las relaciones nada familiares ni amistosas entre las protagonistas hermanas, Mía y Eugenia, la madre, Esmeralda, quien manda en realidad y los personajes masculinos que gravitan alrededor de este universo cómplice que empieza a ser ríspido y termina colisionando.

Protagonizan Berenice Bejo, como Eugenia; Martina Gusmán, como Mía; Graciela Borges, como Esmeralda; el venezolano Édgar Ramírez, en el papel de Vincent; Joaquín Furriel, como Esteban e Isidoro Tolkachir, como Augusto Montemayor, el padre.

Al término de la película se ve la cara de los espectadores y muchos no dejan de bajar la mirada por las escenas fuertes, pero en especial, porque una parte de la trama que toca la última dictadura militar, se sigue respirando en una sociedad polarizada que no supera lo que ahora llaman "brecha".

El tráiler

Escucha aquí el podcast del Buque, Cine en Pareja, con la banda sonora de la película.