Edición 365

De mitos antiguos y peligros reales

PDFImprimirCorreo electrónico

De mitos antiguos y peligros realesAntiguamente la obsesión de nuestros padres era llenarnos literalmente el estómago de comida y engordarnos, porque estar flaco era sinónimo de falta de salud. Incluso a principios del siglo XX estar gordo, reflejaba una alta posición social e inspiraba respeto. Pero contrariamente, hoy en día la gran mayoría de padres se han vuelto obsesivos y compulsivos con su apariencia externa debido a que algunos kilitos de más hacen que no se sientan bien, ya que pueden ser rechazados por sus parejas o en general por la sociedad, lo que los lleva a realizar sacrificios y dietas compulsivas, terminando fácilmente en las garras del stress o la depresión.

Esta presión social acerca de la apariencia física no está afectando solamente a las personas mayores, sino que se ha convertido en un grave problema para losadolescentes, quienes no sólo son presionados en muchos casos inconscientemente por sus padres, quienes les transmiten el miedo a engordar, sino por todos sus amigos y grupo social. Además los adolescentes no están preparados para el continuo y exuberante bombardeo de cuerpos y supermodelos perfectos en los medios de comunicación, lo que está llevando a que cada vez más jóvenes estén llegando a extremos en materia de dietas y de comportamientos enfermizos, que los llevan a vivir una vida miserable y a sufrir enfermedades como la bulimia y la anorexia. Estos desórdenes alimenticios y dietas excesivas, compulsivas y frustrantes están causando miles de muertes alrededor del mundo, y como si fuera poco, llevan a quienes los sufren a sentir una gran depresión, angustia, stress y miedo. Incluso muchos adolescentes se someten a procedimientos peligrosos, sin realmente necesitarlos.

Para que puedas inspirar a tus hijos a ser auténticos y a tener seguridad sobre ellos mismos, primero debes tú mismo auto observarte y mirar cuáles miedos son los que están dominando tu vida, y comenzar con un plan hacia tu interior que te fortalezca y que pueda ayudar también, a que tus hijos se fortalezcan. Por eso desde hoy, si quieres mantener tu línea e inspirar a tus hijos a que también lo hagan, te propongo lo siguiente:

- Ejercita tu fuerza de voluntad con alegría. Cuando disfrutas plenamente de una dieta natural, saboreando, oliendo y preparando cada alimento con alegría, no sentirás que estás haciendo un sacrificio, y tus hijos tampoco sentirán que lo estás haciendo.

- Disfruta del agua, viéndola como fuente de vida. Cada vez que tomes un vaso con agua visualiza cómo está ayudando a tu organismo a estar cada vez más sano. No tomes agua por tomarla, o porque te dijeron que es buena para tu salud; tómala porque es rica y te llena de energía.

- Convierte al ejercicio físico en tu mejor aliado. No hagas ejercicio físico porque toca, sino busca detenidamente dentro de ti, qué clase de ejercicio realmente te llena de satisfacción y te gusta hacer. Muchas personas no se ejercitan porque les da pereza, porque dicen que no les gusta, porque no tienen tiempo, etc. Si dejas de lado todas esas creencias y comienzas a mirar el ejercicio desde otro ángulo, y te visualizas disfrutando realmente cada paso que das, dentro de poco convertirás el ejercicio en parte de tu rutina diaria y serás inspiración para los demás.

- Abre tu mente y aprende a auto observarte. En vez de autodestruirte o darte tanto palo con tus críticas diarias cáusticas y dañinas, concéntrate en buscar la solución para resolver tus conflictos y no en el problema que es el resultado de tu inconsciencia y pereza.

- Valora y aprecia poder respirar, caminar, danzar y disfrutar de tu vida, y ante todo sé auténtico, individual y alegre; quiere a tu cuerpo que es una maravilla, vístete cómodo, suelto y con alegría. La moda la impones tu!

Y por último siempre recuérdate a ti mismo y a tus hijos que lo importante no es cómo TE VEN, ni lo que TIENES, sino lo que ERES y CÓMO TE SIENTES.

Y recuerda... Nunca, nunca jamás dejes de soñar.

Un gran abrazote...

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.