Edición 374

La culpa es tuya

PDFImprimirCorreo electrónico

La culpa es tuyaSe tiene la idea general de que las personas que han caído en las garras de la drogadicción y el vicio, lo hacen porque tienen problemas muy grandes de índole económico, sentimental, laboral o emocional, pero si miramos más a fondo, la realidad en muchos casos es otra muy diferente.

Lo que sucede es que es muy fácil buscar echarle la culpa a los demás o a circunstancias externas, debido a la misma "educación" basada en el miedo y los condicionamientos que la sociedad nos impone.

Cada persona experimenta el mundo de una manera diferente, por eso cada uno elige y actúa de manera diferente. Vemos hijos criados por los mismos padres, con las mismas costumbres y bajo el mismo techo, que son totalmente opuestos. En hogares disfuncionales vemos como algunos hijos se sobreponen a los problemas y salen adelante, mientras que otros cogen la droga y destruyen sus vidas.

Entonces me pregunto: ¿Por qué miles de personas que no tienen problemas graves en sus hogares, destruyen sus vidas por culpa de las drogas? Existen dos componentes dentro de esta problemática que son muy importantes y que han sido dejados de lado por la mayoría de los expertos. Muchos de ellos llegan allí porque han querido ser reconocidos por sus grupos sociales (muchos grupos de jóvenes presionan a otros para que prueben la droga y así puedan ser parte de ellos) y otros en una gran curiosidad característica inherente a la juventud prueban la droga, y desafortunadamente les gusta, ya que sienten al principio placer, euforia y alegría. En ambos casos, la droga comienza silenciosa y sigilosamente a destruir lenta, pero poderosamente las vidas de quienes inconscientemente la consumen.

Por eso, independientemente de cual sea tu situación particular ten en cuenta lo siguiente:

-Si eres consumidor, tienes que aceptar tu propia realidad, sin buscar culpables externos, ya que la decisión que te llevó a tu situación actual la tomaste tú, nadie más, y como tal, de la misma forma en que entraste puedes salir. Todo depende de ti. No luches contra el vicio, busca cuál es tú sueño, lo que te apasiona en la vida y concentra toda tu energía para lograr llegar allá.

-Si estas en la cuerda floja, y aún no has probado la droga, pero tienes mucha curiosidad de hacerlo, mi mejor consejo es que te alejes de ella, porque si la pruebas y te gusta (como generalmente sucede), empezarás a vivir tu peor pesadilla.

-Si estas siendo presionado por tus supuestos amigos para probarla, recuerda que tú no necesitas a los demás para ser feliz. Cambia de amigos, dedícate a un deporte que te apasione, haz cosas diferentes, lee un buen libro, trata de estar en contacto con la naturaleza y busca a Dios que está en tu corazón.

Más información en Liderazago Papá Jaime 

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.