Edición 352

Vamos a debatir a fondo propuesta de eutanasia

PDFImprimirCorreo electrónico

Uno de los temas que debemos como sociedad entera debatir a fondo es el de la eutanasia, y mucho más con proyectos de ley como los que debatimos esta semana en nuestro Senado de la República.

La iniciativa de ley que se debate en el Legislativo busca “reglamentar el derecho de los enfermos terminales a desistir de medios terapéuticos y se prohíbe el enseñamiento (sic) terapéutico”.

Nuestra contrapropuesta a esta iniciativa es la de debatirla a fondo, sin apresuramientos, porque nos estamos metiendo en temas y en derechos fundamentales como el de la vida, la dignidad humana, y la garantía y protección que el Estado debe prodigar. Pero también seremos activos y buscaremos las firmas para un referendo, donde los colombianos se pronuncien al respecto, como también sobre el llamado “cambio de concepto de familia” que se quiere imponer y sobre el aborto.

Aquí no nos puede pasar lo de este último, que no tuvo debates a fondo y terminó triunfando sin consenso, una propuesta abiertamente contraria a los derechos de la vida y de la dignidad humanas.

Por eso, queremos que participen los diferentes sectores de la comunidad colombiana como la academia, los científicos, las diferentes posiciones doctrinales, que permitan dilucidar aspectos no solamente técnico-científicos, sino de diferentes criterios frente a los conceptos anteriormente expuestos.

Queremos, que a la luz del debate de ideas y propuestas, con total seriedad y profundidad nos preguntemos y respondamos si con esta iniciativa de permitir la muerte de las personas,  ¿se protege la vida cuando se autoriza no darle tratamiento a una enfermedad  que en determinados momentos se denomina “terminal” pero que realmente nadie tiene la absoluta  certeza de que es así?

En una proposición que presenté ante la comisión dije que, “quiero que se convoque de manera amplia a diferentes foros a la comunidad que mencioné anteriormente, para analizar el tema objeto del proyecto de ley,  con el fin de no llegar a una posible aplicación de la eutanasia, que muy seguramente conllevará a que médicos y familiares de pacientes  incurran en conductas penales de homicidio preterintencional, homicidio por piedad, inducción o ayuda al suicidio y homicidio culposo.

Esto es de una gravedad inmensa, porque con el proyecto de ley se puede inducir a que se tipifiquen conductas penales como las anteriormente transcritas, razón por la cual el articulado debe ser objeto de un minucioso estudio, producto de un intenso debate, donde se incluyan otros sectores y se estructure una ley integral que detalle estos aspectos.

Es claro que nos oponemos a esta propuesta, pero queremos explicar y a fondo nuestras objeciones y criterios fundamentales, escuchar a todas las partes, y decidir, democráticamente, lo más conveniente para el pueblo colombiano, claro, como el respeto al primer derecho de todos: y es el de la vida.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significan el criterio editorial de El Buque de Papel.