Edición 369

Gustavo Petro, el personaje del año

PDFImprimirCorreo electrónico

Gustavo Petro, el personaje del añoEn este país también terminó el año y llegó el otro. No se escapa de la regla general. En esto no mandan ni el jefe de Estado, ni los políticos y no se hacen acuerdos para que acabe un día antes o un día después. Y la prensa empieza a echar a la rueda de la opinión nombres para cavilar y especular quién fue el personaje que fue más popular y que bate los récords por fábulas o hechos ciertos.

La prensa mundial parece haber coincidido en que el papa Francisco, ha descrestado hasta los más radicales. Es un papa que no aplica al pie de la letra los cánones que siempre habían seguido los anteriores. Exceptuando al "papa bueno", Roncalli, llamado Juan XXIII, quien también rompió muchas tradiciones y utilizó el aggiornamento y la sorpresa durante su papado.

Es frugal en sus comidas, no habita en san Pedro, se moviliza en un carro barato y usado, y no ha contemporizado con pederastas ni banqueros pontificios. Ha puesto, de primero, el ejemplo, y ha puesto en alerta a soberbios y humildes.

En Locombia también ha llegado un servidor público a desbalancear la baraja. Gustavo Petro llegó con el voto popular al cargo de Alcalde Mayor de Bogotá, con fuero especial, y lo ha hecho valer a favor de sus ideas izquierdizantes. Todos sabemos lo que pasa en la mayoría, -por no decir en todas las alcaldías del país-, que en sus oficinas se acomodan al statu quo reinante, a las gabelas y mermeladas.

La prensa local empieza a estas horas a buscar un personaje que haya dominado en los panoramas político, industrial, comercial, futbolístico y la farándula. Lanzarán nombres como los de Katerine Ibargüen, la Selección Colombia, JuanMa, el expresidente de la Andi, la Parodi, el gerente de Ecopetrol, el presidente de la SAC por lo bien que se portaron en la concertación del salario mínimo que elevó en pírricos 26.000 pesitos la vida de muchísimos colombianos...

O sea, que los medios seguirán plegándose a alabar de nuevo a los de siempre, en sus horarios triple A y a ensalzar sus proezas.

Con seguridad que el alcalde Petro no entrará en el sonajero. A pesar de que tirios y troyanos, políticos, fiscal general, letrados connotados y ciudadanía lo han apoyado con algunas reticencias, eso no bastará para ser nominado a "personaje del año".

Pero sí. Tiene suficientes méritos. Es un servidor fiel y honesto en sus ideales políticos, cuando se retiró de la lucha armada y como lo hizo en el Senado. Allí habló sin miedo en defensa del pueblo y desenmascaró a corruptos.

Desde que se posesionó en la Alcaldía ha hecho casi todo lo contrario de lo que hacían todos los que estuvieron sentados en el Palacio Liévano. No todos los funcionarios que ha nombrado han estado a su altura y han defeccionado en sus actuaciones lo mismo que en administraciones anteriores. Ha querido desterrar las influencias de quienes huelen a lentejismo raso. Muy a pesar de sus críticos, dio el mínimo de agua gratis a los más pobres, ha trabajado de la mano con los desposeídos, ha contratado con los recicladores, ha lanzado la propuesta de recoger y atender a quienes presentan problemas de adicción a las drogas prohibidas en centros especializados, ha ensayado métodos nuevos para manejar el pico y placa, ha querido bajar las tarifas de servicio público y ha regulado el POT.

Por ello ha recibido aplausos de gran parte de la ciudadanía, de organizaciones internacionales*, y de quienes vemos los cambios y los intentos fallidos a causa de confabulaciones de interesados en tomar de nuevo las riendas.

Desde esta columna hacemos fuerza para que los argumentos de hechos palpables, a favor de Gustavo Petro, no caigan en la trampa que se le cruza en su mandato.

*En Unisabana Radio, Actualidad Urbana.com

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.