Edición 373

Una sospecha inútil

PDFImprimirCorreo electrónico

Una sospecha inútilMe doy la licencia de especular que detrás de los sparings de las busetas de Cartagena que se van abriendo paso entre transeúntes y pasajeros inermes es posible evocar los gritos eufóricos de las hordas que se enfrentaban a otras por la supremacía de un territorio. En el grito de combate de estos modernos guerreros estamos ante un vestigio de un hombre primitivo dueño del cuerpo y del espacio, que existía antes de que los antropólogos usaran la palabra cultura.

Así que nombrada la cultura y planteadas sus sesudas definiciones que nos sirven para hacerla de bastión del desarrollo, se hace necesario un divertimento para no sucumbir ante tanta ardua labor intelectual y sospechar que antes de eso que llaman cultura puede estar el grito desenfrenado de gol, las intimas y viscerales peleas de una pareja por regresar al estado pleno de la individualidad, el secreto dialogo que tenemos con los elementos de la naturaleza, la furia de quienes reclaman libertades.

Desde Freud que todo lo reduce incluida la misma cultura a un engendro de nuestras pulsiones eróticas y tánicas hasta Geertz que ve la cultura como "un entramado de signos en los que estamos suspendidos" mucho se ha dicho y seguiremos diciendo. Pero previo a este mitificado asunto de la cultura convertido en feudo de algunas personalidades según Jesús Martin Barbero valdría la pena hacer un paso atrás y ubicarse en esa zona en el que las cosas no se han nombrado pero son. Cultura es un concepto occidental que nos tiene pensando, el concepto podríamos desbaratarlo en pedazos y saldrían voces inarticuladas ahogadas por el intelecto.

Una sospecha inútilDeshacerse de modos de estar y de decir las cosas, de construirse, vaciarse de ideas fijas, irse por las grietas y despojados incluso de cultura, como una posibilidad remota desde cualquier enfoque cientificista, tal vez sea posible. Después de ese recorrido quizás se llegue a un centro vital, a una suerte de vacío cósmico en el que está inscrito un interrogante sobre el mundo exterior. Al final de ese trayecto imposible para antropólogos y sociólogos se llega al rescate de nuestra mirada perpleja frente al mundo, como lo vivieron los habitantes de Macondo cuando cayó la peste del olvido o como cuando el mundo parece recién inaugurado para nuestros ojos después de la entrega total.

Si el recorrido lo iniciamos desde allí todo el resto parece una secuencia de largos artificios. ¿Y antes del artificio qué? Artificio el amor y la creación, la guerra y la destrucción y previo a esto el hombre perplejo y asombrado. Tal vez habría junto al clínico examen de las culturas y las teorías culturales, de la relación posible y contradictoria entre cultura y desarrollo hacer el ejercicio diario y cotidiano con el lenguaje y el arte de despojarnos de cultura, como ascesis o perversión, para ir al encuentro creativo consigo mimo y con el otro desde el asombro y la ingenuidad.

En el Altazor de Vicente Huidobro, en el hombre eléctrico de Witman, en los versos despiadados de Raúl Gómez Jattin, en la roca que mira hacia el mar en Arrecifes aparecen signos de nuestro origen. Un origen antes de la cultura o solo una inútil sospecha poética.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.