Los Beatles están vigentes

Por: Leopoldo de Quevedo y Monroy*, Locombiano especial para Buque de Papel, Cali Martes 13 de Mayo de 2014 15:40

Imprimir

Los Beatles están vigentesAhora mi vida ha cambiado tanto

Mi independencia parece desvanecerse en una neblina

A veces me siento tan inseguro

Sé que te necesito

como nunca antes te había necesitado

Fragmento de Help. *

Lennon, Harrison, McCartney y Ringo están sonando todavía. En su guitarra, en su mirada, en sus cabellos, con los golpes en batería y la cara enmaquillada. Bajan del escenario y tras ellos la muchachada los persigue como el azogue a sus gargantas y como el sudor en sus axilas. Salen a las calles y el río de seguidores se abalanza sobre el halo que los envuelve en glamour y fama.

En la elegancia y crema de Londres, en la fogosa Liverpool, en New York y todo el mundo, cuatro imágenes recorren por avión y tren, en Cadillacs y Buicks con sus smockings de negro y corbatas de fiesta los teatros y balcones.

Sus labios reparten sonrisas mientras los automóviles se detienen y el tráfico es un remolino. Hay una revolución en los ritmos y los sonidos y las melodías ya no suenan como antes en las tarimas.

Se ha superado la era Presley con su juventud y baile. Ha llegado el Rock y ahora es el rey y la orquesta de los ingleses pega suave y diamantina en los oídos de jóvenes. Está brillando una estrella más en el firmamento de la música joven. Sin necesidad de estridencias ni movimientos grotescos o morbosos.

La modernidad otra vez renace en con unos muchachos rebeldes que invitan con su canto y su frescura a renovar costumbres, modas, pensamiento y maneras de vivir. La música popular, las discotecas y salones de colegios y universidades ya no serán los mismos. Se renovarán las artes, el cine, los viajes, la manera de vestir, de presentar espectáculos y hasta de caminar.

Hey, Jude, Let it be, habrá que cantar con yerba o con risa desbordada. El llamado y la advertencia alcanzan a todos. Ha llegado la reina al mundo y se llama Libertad, se riega por la tierra, se grita con un beso, se unta en la espalda y su perfume es el amor. Con esas dos palabras despierta el mundo en la década feliz creada por la beatlemanía.

Son más de 50 años, tiempo joven siempre con los chaquetones de estos monstruos contemporáneos de Neruda, de Marilyn y de la voz gangosa y pegajosa de Louis Armstrong.

No se sintieron las horas, los días ni las noches en plazas, hoteles, bulevares y aeropuertos cuando en la ventana del avión o en las escaleras del tren aparecían Los Beatles. Bien se podían oír mil veces sus canciones y repetirlas a grito lleno. Cogidos de la mano, con vino en la boca o en noche de hielo europea o en Bogotá... parece que fue Yesterday.

Afortunadamente ya existía la TV y pudimos ver sus caras, su paso radiante como el de Zeus, y oír al son de la batería de Ringo Starr el canto poético de cuatro campeones que reinventaron el sagrado Rock y lo mezclaron con dulzaina y sonidos de pájaros.

Que vivan Los Beatles que golpearon ásperas sus guitarras y melodías llenas del vigor de la Sonatina de Víctor Hugo y el timbre de la campana de la Libertad.

Más imágenes en Last Fm 

Las 35 canciones más grandiosas de Los Beatlas en Listas Beta 

Letras en español del disco Help, en Mas Beatles 

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.