Edición 369

Bucaramanga es poesía envuelta en hoja de tabaco

PDFImprimirCorreo electrónico

Bucaramanga es poesía envuelta en hoja de tabacoAntier, no más, terminó el III Encuentro Universal de Escritores en Bucaramanga. Fueron cuatro días y más de 20 presentaciones en parques, universidades, cárceles, esquinas de barrios, cafés conciertos, atrios de iglesias, casas de cultura y auditorios de sindicatos. Más de 30 poetas se dieron la mano con gente de la calle y lanzaron al aire su canto de paz y esperanzas.

De Venezuela, Argentina, Perú, Chile, Gran Bretaña y Ecuador llegaron caras lozanas y conformaron un haz de cuerpos hermanos junto con los 18 de la tierra anfitriona. Desde la mañana hasta que los ojos se cansaron anduvieron con liras, sonrisas, quejas y amores debajo del brazo.

En dos camionetas y la alfombra de los sueños viajaron por entre palmas, cujíes, almendros, tabaco, canelos y ceibas. Corrieron por el Área Metropolitana, en Girón, Piedecuesta y Floridablanca y sus pies se estiraron hasta San Gil y Socorro.

Todo fue una fiesta de palabras en verso y un paseo de sudor y cansancio e ilusiones con alas. En el Gran Cañón del río Chicamocha desde  las alturas, la Hoja de Tabaco en el parque Panachi nos envolvió con su aroma.

Celina Garrido y los ojos azules que trajo desde Córdoba, Marcela Predieri y su nariz fina y Susana Lobo con su candor de madre tucumana pusieron el punto de calidad y de frescura humana. Venezuela nos trajo la alegría caraqueña con Keila y Alejandra Segovia. Marino López con su rostro incaico fue un ídolo entre todos y Tim Cloudsley, el británico, se portó como un niño enorme. La adustez del sueco-chileno Mario Encalada cerró el concierto de notas foráneas.

Las niñas Natalias, Londoño y Cruz captaron todas las miradas. De Cali llegaron con manjarblanco entre sus versos Gloria Medina y el que se suscribe. De las tierras paisas llegaron Ángela Penagos y Conrado Alzate para elevar la risa y condimentar la salsa. Del lejano Llano vino la araucana Lizneira Roncancio y con su gracia tejió amistades y el abrazo en el grupo.

Bucaramanga es poesía envuelta en hoja de tabacoLos poetas de casa dejaron en alto la gesta del bravo Galán y de la heroína Manuela Beltrán. Luis Carlos Orozco con su gallardía, Idania Ortiz, Javier Félix de vestido blanco, José Rueda con su bonhomía, Antonio Acevedo con su barba y sus gafas negras y Julio Spinel de talla gigante y cabeza brillante. Sus organizadores, el Comunero Mayor Hernando Ardila, Rubby Morales, Leyda Hernández, Hilda de Suárez, Amparo Moreno fueron dignos sucesores de las hormigas famosas por su trabajo y el don de gentes.

Queda el alma en vilo y la gratitud corre como el Chicamocha y el Fonce por entre las venas y labios de quienes asistimos. El balance de estos días es alto y grandioso. Son tres años de sudores y búsquedas, de carreras y vigilias fecundas. Sus organizadores quedarán con su horizonte lleno y su lago quieto. El fruto de sus horas y meses en vela es rico y profundo. Han puesto un hito en el mundo y la poesía se ha oído por calles y barrios, por viejos y niños y  ha salido de círculos oscuros y diques cerrados. Suena la proclama final: Qué haces tú, intelectual, que has viajado, que has leído tragedias y comedias, por esta patria, América, paloma desgarrada?

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.