Edición 363

Espinas convertidas en rosas

PDFImprimirCorreo electrónico

Espinas convertidas en rosasEste año que pasó, fue el año que más grandes retos y desafíos he enfrentado en mi vida, no sólo a nivel físico y mental, sino también a nivel espiritual.

Lo que más alegría, gozo y dicha pura me dio, fue el haber podido contar con tanto amor, cariño, palabras y actos incondicionales de amor, de mis seres queridos y actos totalmente inesperados, de miles de personas, que aunque no las conociera o las conociera poco, estuvieron dispuestas a dar todo de ellas, por ayudarme a convertir las espinas del camino en rosas de amor.

Siempre he creído que no importa caer, lo importante es que nuevamente nos podamos levantar para seguir disfrutando lo bello que Dios y la vida nos dan. Por eso, cuando sentimos que aparentemente, en el camino oscuro no encontramos a Dios, debemos buscar su luz en nuestros corazones, ya que allí es donde lo encontraremos.

No tengo palabras para expresar mi gratitud y mi amor incondicional a todos ustedes, por haber sido parte vital en este proceso de evolución.

Espero que en el año nuevo brille siempre la llama del amor y la paz en sus corazones, para que ilumine su gran camino.

Y recuerda … Nunca, nunca jamás dejes de soñar.

Un gran abrazote…

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.