Edición 352

Homenaje a los “corteros”

PDFImprimirCorreo electrónico

Cortero de Caña

En sus reuniones mensuales la Fundación de Poetas Vallecaucanos invitó a la poeta caleña Gloria María Medina a presentar la muestra de su más reciente producción. En momentos de confrontación con el gobierno y de protesta ciudadana la cultura siempre será un catalizador de paz y un lago de refresco para el hígado y el páncreas. El tema fue sobre poesía de contenido social.

Gloriamaría leyó un poema que llevaba electricidad en cada verso. La miserable suerte de los negros cañeros que se abrasan de sol desde la madrugada hasta que el astro los quema y los lleva cansados y con sed a que los consienta la almohada de su cama.

Gloria María Medina, poeta vallecaucana

Gloria María Medina, poeta vallecaucana

LAMENTO POR LOS CORTEROS

Babalú Ayé Orisha de las pestes y miserias, por esta tierra que era mi casa y mi alimento, con el zumbido del machete sobre las hojas y esta mañana que se cubre de pelusas sobre mi cara negra. Te invoco, te llamo con el tambor de mi garganta, por los grandes fierros que crecieron en los pies de mis ancestros por sus miembros caídos a pedazos sobre la tierra fértil para que más tarde fueran los árboles que crecieron al costado del camino.

Babalú Ayé Orisha, dios de la venganza, no tengo ahora que ofrecerte ni gallos, ni flores, ni granos de cosecha, mis pies se deslizan sobre días de mal amor y de desgracia, no puedo cantar entre la miel, el amo quiere borrar mi sombra y cambiar mis brazos rítmicos por el zumbido de un fantoche de metal, la caña olvidará mis pasos verdes y su interior de sol y agua dulce se tornará en herrumbre.

Babalú Ayé Orisha de las pestes y miserias, hasta dónde llegará nuestra desventaja que peguen en el suelo tus rayos para que sus mujeres y sus hijos incoloros jamás vuelvan a sentir el almíbar ni a escuchar la música de hojas que interpreta el viento entre las flautas de la caña...

Gloria María Medina Jiménez

Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significan el criterio editorial de El Buque de Papel.