Edición 371

¿Todo muerto es bueno?

PDFImprimirCorreo electrónico

¿Todo muerto es bueno?Si Muammar al-Gaddafi dijo que moriría como mártir, ¿Qué dirá (Álvaro) Uribe en las postrimerías de su vida? Quizá, pronuncie un manifiesto de prosa indómita, que quedará inmortal en la historia, o, en medio de la demencia senil, blasfemará a Bolívar y dirá que la América sí fue gobernable para él.

Pero lo más probable es que muera, y palabras como parapolítica se vuelvan tabú.

No obstante, a Uribe todavía le quedan carnitas y huesitos, así que, aún existe tiempo para hablar de lo que la historia, siempre misericordiosa, en años próximos no va a permitir. Por ejemplo, hoy podemos decir, con toda la frescura, que de la olla de AIS, se ha destapado casi todo, y ya se está viendo el mantecoso raspado que dejó Andrés Felipe Arias en el fondo.

Sin embargo, revelaciones como la anterior han tenido sus precios. Y que hoy, por fin, se sepa el nudo tan gigantesco que dejó Agro Ingreso, le ha costado a Colombia el cierre de la revista Cambio y la pérdida de una de sus reinas, y eso sí que es mal presagio, porque no creo que encuentren a alguien más bonito que Valerie Domínguez, para opacar el esperpento de Andrés López presentando.

¿Todo muerto es bueno?Aunque la perdida más grande, y más recurrente, de toda esta situación, fue la dignidad de todos los colombianos. Porque si se piensa bien, de nuestros bolsillos salió la suma millonaria con la que la alta burguesía del Magdalena pagó sus supuestos costos de drenaje y riego. Pero será de drenaje y riego de Old Parr, cuando les salió el negocio.

En fin, no hay victoria perfecta. Que quedarán cabos sueltos en lo de AIS, probablemente sea cierto y triste. Pero que le pasen factura a Arias, me genera, en medio de toda la incompetencia del sistema penal, un sabor a victoria. Pero, eso sí, a justicia, todavía no, ya que faltará ver si no hay una triquiñuela más que le evite a Andresito estar parado frente al estrado.

Entonces, volviendo a la hipotética muerte del “segundo libertador” de Colombia, esta se puede pintar como un panorama algo sórdido y solitario, pues sus dos edecanes más reconocidos, su primo Mario y su pupilo Andrés, no van a poder socorrerlo llegado el momento en que la parca toque su puerta. Mario se ausentará porque se le consumió la vida negando que fue “paraco”, y Andrés Arias desistirá de la política por un desorden psiquiátrico con respecto a las chancletas.

¿Todo muerto es bueno?Pobre ex presidente Uribe, se irá a la tumba solo. Indigno, bajará al sepulcro, porque la prensa, que tanto amó sus valientes triunfos, lo traicionó cuando no estuvo en frente de su querido gobierno. Y pobre Colombia, una vez más se lavará la vergüenza de no conocer justicia directa, sino ver cómo la muerte se llevará a la tumba otro culpable, y junto a él las palabras parapolítica y agroingreso.

Quizá quede la esperanza de que en futuras y desocupadas generaciones, las personas se pregunten frente a la turbia historia de nuestro país, ¿Si todo muerto es bueno?

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.
**Estudiante de la Facultad de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio Arboleda.