Edición 367

El condón: más que un forro

PDFImprimirCorreo electrónico

El condón: más que un forroSe han generado mitos y concepciones acerca del preservativo, acá una, pícara y divertida opinión acerca del uso del mismo como método preventivo.

Yo aún recuerdo esa primera clase de educación sexual en la que una profesora, comenzó a mostrarnos a unos pobres neonatos las cuestiones más importantes del sexo, que el respeto mutuo, que los fluidos, pero, ese día y en las siguientes charlas que tuve con mi padre, vi algo que no muchos ven del sexo, y es la importancia de la protección.

Y no lo digo como “protección” para evadir tener niños, lo digo por aquello, que aunque muy poco mencionado, es peligroso a la hora del coito, y son las enfermedades de transmisión sexual.

Recuerdo el primer condón que me dieron a mí, un Today, lubricado, que en ese entonces (no sé ahora) tenía una empaque azul, y yo orgulloso del regalo de mi padre lo guardaba en la billetera como si fuera mi tarjeta de presentación.

Los condones son bastante importantes en la sexualidad, Son herramientas que pueden aumentar, o disminuir la intensidad y la calidad del polvo, y aunque muchos coinciden con que “Con condón no es lo mismo”, es un método eficaz.

Por ejemplo, si usted o su pareja son precoces, la solución es un preservativo retardante,  que gracias a los tratamientos que se les han dado permiten alargar el acto sexual. También está ese maravillosamente deseado por las mujeres, el punto G, que solo consiste en una cobertura con relieves, que al frotar con las paredes del órgano femenino, simplemente las enloquece.

Los condones también sirven para aumentar el juego y el “flirteo”, recuerdo una vez en Timoteo, comprando esquelas para una amiga (si lo sé muy noventero), encontré una cosa maravillosa llamada “los sobres”,  que son las mismas esquelas que yo buscaba, solo que en un sobre, donde uno deposita el preservativo y da el mensaje indirectamente.

Es claro que no es lo mismo, he escuchado expresiones por parte de las mujeres como “uy no, con condón es como comer chocorramo con paquete”,  donde se nota la inconformidad, y la preferencia por métodos anticonceptivos alternos, como las pastillas y las inyecciones. Sin embargo, repito que el preservativo no es solo para prevenir embarazos, sino para evitar enfermedades.

Si el hombre fuera más sabio compraría condones que aumenten la libido, como esos con sabores y le pondrían una parte divertida a la protección.

Me despido diciendo a las juventudes, lo que decía un pajarito en los comerciales, y es que al menos yo, “sin condón ni pio”.

*Nombre del dueño del Moulin Rouge, en la película de Baz Luhrman, protagonizada por Nicole Kidman y Ewan McGregor, en 2001. Seudónimo utilizado por el autor de la columna, estudiante de la Escuela de Comunicación de la Universidad Sergio Arboleda.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.