Edición 352

Sexo Vs. hacer el amor

PDFImprimirCorreo electrónico

Sexo Vs. hacer el amorExiste una pugna milenaria entre las dos bifurcaciones que han existido en la sexualidad de los seres humanos, una pugna en que ninguna de las dos partes gana y donde se demuestra que una es tan buena como la otra. También es un placer subjetivo: hay quienes lo prefieren de una forma,  hay quienes lo buscan de otra; es simplemente el hecho de tener sexo, contra, hacer el amor.

Y es que son dos cosas totalmente diferentes, hacer el amor implica involucrar un sentimiento fuerte que une a dos personas, incluso, he escuchado que si se hace el amor, poco o nada importa el rendimiento de la pareja.

El sexo como tal es más ocasional y aunque se dé con el cónyuge de vez en cuando, es solo matar esas ganas locas que nos dan a los seres humanos de satisfacer cada uno de los placeres sexuales que invaden nuestras mortales mentes.

Sexo Vs. hacer el amorSi nos ponemos a balancear, hay algo que tiene a favor el “hacer el amor” y es que ese sentimiento de satisfacción se ve acompañado de un mariposeo y de un cariño por la otra persona que es difícil de alcanza, es algo a lo que no se llega con facilidad.

Sin embargo el sexo como tal, tiene la ventaja de satisfacer nuestras instintivas necesidades sin requerir de un previo compromiso, cabe aclarar que tanto hombres como mujeres debemos disfrutar de ello, pues dentro de la igualdad de condiciones, se encuentra el poder buscar “deslices” sin obtener una mala imagen.

El sexo ocasional y sin sentimientos es bastante codiciado y usado por aquellos que le temen al compromiso, y es una buena forma de no quedar en una sequía veraniega permanente, más si se teme a estar atado a alguien.

Si usted preguntara a una persona cualquiera, no podría esperar una respuesta concreta, es difícil escoger porque entre ambas hay cosas  buenas y malas.

Sexo Vs. hacer el amorPara finalizar, es importante saber diferenciar la una de la otra: no es fácil enamorarse de alguien que quiere sexo ocasional, y viceversa. Si se quiere que alguna de las dos florezca y lleguen al placer prometido por Eros, el común acuerdo es clave, y así logra evitar cargos de conciencia y penas de amores.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.