Edición 369

La maestra de maestras: pornografía

PDFImprimirCorreo electrónico

La maestra de maestras: pornografíaAmado por los hombres, utilizado por los adolescentes, reprochado por algunas mujeres, disfrutado por otras, una completa industria, un elemento importante en la sexualidad del ser humano: la pornografía.

Y es que hizo parte de la iniciación sexual de todos los hombres; acaso ¿Quién no compró revistas y vio a hurtadillas y completamente escondido paginas triple x en internet? ¿Quién no miraba la mano cuando le decían "si se masturba tiene la mano peluda"?

O las niñas por ejemplo que ponían expresiones de asco y disgusto cuando se les hablaba del tema de la pornografía, y sin embargo (lo digo porque conocí muchos casos) en su vida privada disfrutaban de los placeres que les causaba el observar.

De ahí viene la mayor interrogante de esta columna ¿por qué lo califican como un acto denigrante y sin sentido? ¿Por qué si ya no hay tabú con la sexualidad, la pornografía maneja una censura y pena absurda?

Si lo vemos desde un punto de vista educativo es importante verlo, y manejarlo con madurez, es decir, no volverse un "geek" adicto a la pornografía como esos que mostraban en los programas de "The Real Life" en MTV. El porno nos muestra una forma de las muchas que tiene el sexo; apuesto a que más de un lector ha hecho algo porque así lo vi en algún video xxx.

Si lo vemos por ese lado, puede ser bastante provechoso, tanto para hombres como para mujeres, pues de ahí pueden venir ideas y juegos que podrían divertirlos a ambos mientras dejan que el ferrocarril de la pasión los atropelle y caigan lentamente en las mieles del placer sexual.

La maestra de maestras: pornografíaSi su amante es excelente en la cama, no crea del todo que "es la experiencia" la que creó ese monstruo que tuvo envuelto en usted. No, la pornografía también enseña cómo hacer ciertas cosas, qué puede ser desagradable, e incluso, revelar el fetiche escondido que tienen todos los seres humanos.

Por otro lado, fuera de ayudar, logra calmar la ansiedad que existe en las personas cuando llevan un largo período sin actividad sexual, el verano (como le decimos todos), nos causa un síndrome de abstinencia que solo se cura satisfaciendo nuestras necesidades. Ahí es donde los videos y las fotos juegan un papel importante, si está de malas y no hay nadie que le ayude con sus necesidades, la mejor amiga, e incondicional mano le ayudará a calmarse, mientras ve y disfruta.

Aclaro, para finalizar, que depender de la pornografía no es saludable y que como todo en el mundo, puede ser bastante adictivo, por eso se debe manejar con responsabilidad, y disfrutar a su debido tiempo, es decir, ver a un niño de 10 años disfrutando de la pornografía no es agradable ni sano, por eso es importante manejar su tiempo y disfrutar como se debe.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.