Edición 353

Una gota de rocío en medio de la selva

PDFImprimirCorreo electrónico

Una gota de rocío en medio de la selvaCuando el agua está totalmente pura y quieta, se convierte en un espejo en el cual podemos ver nuestro rostro. Hannahanna, con su mirada cristalina y su alma transparente, con un corazón lleno de paz y amor, nos invita a mirarnos en el espejo de nuestro ser interno.

Ella necesitó mucha agua para limpiar las heridas ocasionadas por el maltrato y la injusticia de sus seres queridos pero hoy, gracias al amor que encontró en su corazón podemos decir que es un ser feliz, lleno de ternura y paz interior.

Una tarde en que me encontraba en una exploración petrolera en la selva, desde el helicóptero vi a una pequeña niña tirada en el piso. Le pedí al piloto que bajáramos y al llegar a su lado, vi que la niña tenía amarrado a la espalda un tanque de agua caliente. La utilizaban como mula de carga y su espalda estaba totalmente quemada; además estaba llena de garrapatas, con atroces infecciones que se reconocían por la cantidad de costras de pus amarillas y verdosas.

Una gota de rocío en medio de la selvaPetrificada de susto, quizá por la presencia del helicóptero, dejó que yo cortara las cuerdas que sostenía el tanque. Luego le di una patada a aquella caneca y corrí con la criatura al helicóptero.

Llevé a la niña, quien tenía rasgos físicos de padecer el síndrome de down, al hotel del pueblo y le di un buen baño, y con un desinfectante empecé a quitarle todas las garrapatas que tenía incrustadas en la espalda. Ella solamente me miraba, sin entender quien era yo y porque hacía esto por ella.

Al día siguiente comenzamos nuestro proceso de conocernos, y comenzamos a comunicarnos con señas, ya que ella no hablaba. Desde aquel instante nuestras vidas cambiaron, y el lenguaje del amor fue marcando el camino hacia una felicidad hasta entonces desconocida. Empezó a musitar sonidos y a tratar de murmurar unas palabras que escasamente se podían reconocer.

Después de haber compartido 21 días inolvidables con ella, debía tomar una decisión acerca de su futuro, ya que yo debía regresar a la ciudad. La determinación final fue trasladarla a Bogotá a la Fundación Niños de los Andes.

Su proceso de adaptación duró un tiempo largo, ya que siempre quería estar conmigo. Durante algunos meses su capacidad de comunicación oral continuó siendo casi nula, hasta que un día dijo: "mamamama". Mas tarde comenzó a cantar, a correr, a irradiar una alegría inmensa, hasta convertirse en el centro de atracción de la Fundación.

Una gota de rocío en medio de la selvaHoy es una niña feliz, rodeada de todo el amor que los niños de la Fundación le dan, y a pesar de tener mas de 25 años sigue siendo una niña pura y transparente como el agua.

Aprendamos entonces del agua. Llevemos su transparencia a nuestra vida, procurando que nuestra mirada, nuestras palabras y nuestro corazón permanezcan siempre limpios para percibir la vida de una manera diferente. El agua también nos enseña, con la energía liberada en la represa, que nuestra propia energía puede ser transformada en luz a través de la manifestación más pura de la existencia, que es el amor mismo. El agua da con generosidad; ella no se resiste a servir, ni a limpiar las cosas más inmundas.

Cuando oigas y sientas el caer de las gotas de lluvia, abre tu corazón para que el sonido del agua pueda fluir hacia tu interior, irrigando e inundando tu cuerpo y tu alma con la maravillosa paz que cae en ese momento.

Seminario en Silvania

De otro lado, los próximos 24 y 25 de septiembre se llevará a cabo en Silvania, Cundinamarca, el seminario "Te amo, pero soy feliz sin ti", que dictará Jaime "Papá" Jaramillo. La salida es el sábado 24, a las 7:00 a.m. y el regreso es el domingo a las 5:00 p.m. El lema de este año es "Deja de volar con las alas prestadas", y el cupo es limitado. Mayores informes en el 6209391 y 4008947. Celular: 313 2213333.

*www.papajaime.com

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.