Edición 354

Medellín es señora de versos escritos en faldas

PDFImprimirCorreo electrónico

Medellín es señora de versos escritos en faldasEl Encuentro de Mujeres Poetas de Antioquia ha cerrado sus puertas en el Palacio de Bellas Artes de Medellín. Por nueve años sus Directivas han sostenido con suspiros y sudores esta empresa cultural. De municipios y veredas, de dentro y fuera del Antioquia han atendido el llamado más de un centenar de mujeres que esperaron esta fecha para traer sus cuartillas llenas de sus quereres y trasnochos.

Medellín ha detenido el invierno y por ocho días se ha vestido de su eterna primavera para alegrar la venida de estas intrépidas féminas. Sin rebozos ni coloretes, muy modernas y de tacones llenaron el Auditorio del magnífico edificio del Banco de la República en el centro del Parque Berrío, junto a la Venus engordecida en el lago del maestro Fernando Botero. Allí dejaron grabados conferencias, recitales, abrazos y bienvenidas. Allí mostraron sus cofres repletos de sus ilusiones y de aromas de sándalo, vida y noche.

Las poetisas fundadoras Georgina Cuartas Cadavid, Ángela Penagos, Clara Luz Cartagena, Anna Francisca Rodas, Claudia Chaverra, María Alejandra, la bella y María Cecilia Estrada con su ángel tutelar la laureada Marga López andaban rodeadas de afecto y respaldo por una empresa que habla bien del tesón de la tierra paisa. Sostener ya por nueve años un Encuentro que crece cada año y es de mujeres sin báculo paterno ni herencia de minas de oro es un mérito y heroísmo. Bien vale la pena que la ciudad las apoye y el Estado las subsidie.

Quienes oímos a estas mujeres que tocan temas sociales, los trabajos de los días, que vuelan dejando olor a nube y sonido de alondra, alabamos su amor al arte, su función de maestras y una labor callada por la paz y la cultura. Que se les abran las puertas, que se oigan sus voces de luchadoras, que se les ceda el puesto que buscan en una sociedad que solo arrasa ante la fuerza de las armas y el consumismo.

Medellín es señora de versos escritos en faldasLa poetisa consagrada Gloria María Medina, invitada especial, presentó su ponencia: Todas las Marías de la tierra. Hizo apología de las mujeres que a través de su vida han transformado la historia. Han dejado de ser Marías sometidas y han llegado a ser Evas, uvas maduras, frente al Adán atrevido. María Cano, María Curie, Lucila María Godoy Alcayaga se impusieron ante el hombre sin "dejar que se discutiera lo que llevaban debajo de su falda".

Otras mujeres como Mara Agudelo Álvarez, Inés Blanco, Paula Andrea García, Yurani Taborda Castillo, Margarita Mesa Vásquez, María Alejandra, Mary Navarro, María Isabel Giraldo, Ástrid Arboleda, Berenice Pineda, María Helena Giraldo llegaron a la Escuela del Maestro o al Palacio de Bellas Artes o al Banco de la República sin recomendaciones, pagos anticipados ni rodillas dobladas a leer con la frente en alto en el micrófono, de sus amores y querellas, sus versos teñidos en sangre, sin campanillas ni rimas o de factura alambicada.

La rotonda octagonal de la Sala Beethoven del Palacio de Bellas Artes dejó llenar sus ángulos con la música que trajo obras colombo españolas del grupo Meridiano. El maestro José León Ruiz, a la guitarra y acompañado de un bajo y un joven sentado en su caja dieron un concierto de piezas flamencas, pasillos y sevillanas. Un mimo singular con cara de poeta sirvió de postre en la gala del homenaje a las fundadoras.

Cerró la semana un recital y un conversatorio para charlar en voz alta si hay poesía femenina y masculina y si el poeta merece vivir de la poesía y del arte. Si el arte es una industria o si la poesía es un don que se tiene por encima del trabajo y el peculio. La poesía miraba callada a estas mujeres y les sonreía. Ellas seguirán fabulando, creando mundos y amores posibles solo en sus versos.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.