Edición 359

La iguana del logo de Ecopetrol

PDFImprimirCorreo electrónico

La iguana del logo de EcopetrolEl logo es la carta de presentación de una empresa, de una oficina o de un ejecutivo. Representa su oficio, su cara de mostrar, lo que más sabe hacer. Cuando conoce a una persona que le merezca su amistad o trato comercial saca de su billetera la tarjeta o el portafolio de su maletín en ellos está radiante el logo con el lema que le hace propaganda y le da la vuelta al mundo.

La iguana, en Colombia, ha llegado a ser un animalito casi emblema del país. Es un pequeño saurio, un superenano caimán o cocodrilo, tierno como el cinematográfico ET. Anda por entre árboles, jardines de parques. Desliza su cuerpecito con la piel erizada a toda hora de emoción. Su color es verdeamarillento y a veces azulado. El macho cuando está en celo se viste de piel anaranjada. Es un espectáculo cuando se mueve o aún estático sobre una piedra. Saca su lengua y nos saluda, nos hace un guiño y emprende su camino hacia la mata más cercana.

Se halla junto a humedales, fuentes de agua, bosques naturales y es símbolo de cercanía de hierba verde, tallos frescos, flores, y arboledas lozanas. Jamás se le verá entre lodazales o peñas secas escarpadas, en desiertos o terrenos erosionados. A no ser que un humano lo haya capturado o comprado a hurtadillas y lo mantenga como mascota, lejos de su hábitat.

Es lo que sucede con la sonriente iguana que acompaña la propaganda de Ecopetrol en la televisión. También la vemos moldeada subida sobre unas letras gigantes de hierro sobre un liso muro de mármol a la entrada de sus oficinas. Esconde su cola verde rayada del negro del petróleo detrás del nombre de la empresa colombiana que más gana divisas. La contrataron un día para que posara como señal de alegría, de prosperidad, de buen ambiente y amor por la naturaleza y su humedad.

La iguana con su papada y su lomo con cresta con una fila de espinas cumplió la cita para la foto. Pero la empresa estatal no está a la altura de lo que significa la existencia de este animal. Donde nacen las iguanas la Naturaleza está virgen, hay agua, humedad, hay flores, hay vegetación y el pie del hombre no la asusta ni persigue. A ellas les placen las selvas tropicales, es un lagarto arbóreo, herbívoro, que vive entre los matorrales, los manglares, la selva y la montaña.

No vive entre máquinas enormes que lanzan martillos gigantes contra la tierra y la horadan. No soporta el olor a petróleo, ni se baña en el crudo aceite negro. Comparte su hábitat con culebras, ranas, conejos, guatines, garzas, búhos y palomas. Huye del hombre que les daña sus guaridas y que les roba sus huevos. Jamás hubiera prestado su imagen a una empresa que cambia el paisaje que encuentra cuando explora un pozo, lo contamina y reemplaza sus habitantes por carros, tuberías y hornos infernales y causa erosiones y sequía. Nada más opuesto al mensaje que ella lleva en su cuerpo y en la cueva donde vive.

No puede ser que Ecopetrol la lleve en sus tarjetas para decir que allí donde la empresa llega no habrá ya más animalitos de esos. Para nada significa que ella la proteja - y al ambiente - con sus jugosísimas ganancias. Si la iguana hablara o pudiera hacer un paro para desaparecer del logo, seguro que lo haría acompañada de las aves, la flora y las aguas de los ríos.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.