Edición 369

“La filosofía del tropiezo”

PDFImprimirCorreo electrónico

“La filosofía del tropiezo”La revista Semana del 27 de enero del 2012 reseña minuciosamente el enfrentamiento Uribe-Santos para rematar con estas palabras del Senador Juan Carlos Vélez del Partido de la U: "Santos debe entender que los colombianos votaron por la continuidad y tratar de defender con más ahínco la obra de gobierno de Uribe, los colombianos votaron por él pensando que era el mismo proyecto de Uribe". Además da cuenta del plañir del ex presidente pidiendo al mandatario "Hacer algo para detener la venganza criminal contra su gobierno".

Con razón estamos como estamos. Todo planteamiento creíble precisa de argumentación sensata. ¿Cuál unidad nacional señores? ¿Acaso una camarilla amasada a la sombra del amaño puede representar cabalmente las aspiraciones y ciudadanía de los colombianos?

“La filosofía del tropiezo”Aquí lo que hay es un manoseo semántico y el uso y abuso de la generalización cuando de definir se trata. Por la prolongación del uribismo no votamos "los colombianos", al continuismo dieron luz verde solo "unos colombianos". Es cierto que una parte del electorado vio en Santos el epígono de Uribe y como a tal lo eligió pero de ahí a defender cínicamente una trampa política tan consumada como es el continuismo gubernamental a la espera de la credibilidad o anuencia nacionales, hay un abismo.

No entiendo cómo los medios de comunicación y la dirigencia política despilfarran tiempo y espacio registrando semejantes nimiedades. ¿No les da pena develar su estado de emergencia mental mediante la difusión de tonterías que avergonzarían a quienes tuvieran el cuero menos duro?

“La filosofía del tropiezo”Más grave aun el nudo de superficialidades y oportunismos en que se debaten algunos miembros del parlamento colombiano. A Uribe deberían haberlo declarado hace tiempo interdicto y a quienes hacen eco de sus desvaríos, paradigmas de candidez. El lector no merece tamaño irrespeto ni el pueblo semejante subvaloración.

Un país que se jacta de poseer "la democracia más antigua de América", con una doctoritis política que a pesar de exhibir dos caras como Jano, logra flotar en todas las corrientes, debería al menos cuidarse de mostrar el cobre. ¿Por qué mejor no se ocupan de develar con eficiencia la corruptela rampante y la muchedumbre de mujeres y niños vejados y asesinados a diario, que infaman la tan mentada experiencia democrática en Colombia?

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.