Edición 375

Elecciones Primarias en Venezuela

PDFImprimirCorreo electrónico

Elecciones Primarias en VenezuelaLo que sucedió el 12 de febrero en Venezuela superó los cálculos más optimistas. A las 8:00 a.m. se abrieron los centros de votación destinados a elegir el contendor del presidente en las elecciones del próximo 7 de octubre para dar paso a una imagen conmovedora: víctimas de enfisema pulmonar con la bombona de oxígeno en las manos, parejas ancianas, ciegos y minusválidos, esperaban con paciencia el turno para votar.

A las puertas de muchos de esos sitios, los jóvenes facilitaban el voto a los más viejos ayudándoles a localizar su número de cédula en la cartelera; una mujer en camilla gritó: ¡Vine a votar porque ésta es una fiesta de la democracia, tenemos que quitarnos este bicho de encima!

Fue tanta la afluencia de electores, que se vieron obligados a posponer la hora de cierre de las mesas de votación. A las nueve de la noche, con más del 95% de sufragios escrutados, la doctora Teresa Albánez, Presidenta de la Comisión Electoral de Primarias dio como ganador a Henrique Capriles Radonsky, gobernador del Estado Miranda y candidato del partido Primero Justicia. Casi dos millones de sufragios, sin contar los obtenidos manualmente ni los votos del exterior, avalaron su triunfo, a pesar del miedo producido en el país por las duras represalias aplicadas por el gobierno el 15 de agosto de 2004 contra los firmantes del Referendo Revocatorio Presidencial.

El martes 14 de febrero el Tribunal Supremo de Justicia (organismo al servicio incondicional del presidente) impugnó las Primarias tildando de ilegal la destrucción de las listas de votantes que con el fin de preservar la identidad de los mismos, realizaron los integrantes de la Mud a 48 horas de finalizado el proceso, a pesar de que el artículo 37 de la constitución garantiza la confidencialidad del voto y del pacto establecido entre ellos y el Consejo Supremo Electoral.

Lo sucedido en Venezuela debería servir de lección en las dos orillas. Es el trillado ejemplo que produce la inversión de roles. Ni militares en el poder, ni civiles enquistados en el mismo. Chávez llegó a Miraflores sobre el descontento de un pueblo vapuleado por más de cuarenta años de democracia posteriormente adulterada.

Ahora él a su vez se ve abandonado por muchos de los que una vez lo acompañaron. Todavía es muy temprano para vaticinar acertadamente pero no para disponerse a enfrentar con humildad y sensatez los difíciles días por venir. El presidente pondrá en marcha su poderosa maquinaria para arrasar con lo que se le atraviese y ha probado que ni la ética ni el sentido común son su fuerte, además todavía cuenta con una franja aproximada de 50% de potenciales electores.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.