Edición 374

Día mundial de la radio

PDFImprimirCorreo electrónico

Día mundial de la radioLa radio nació para mí en esos receptores grandotes de marca Philips. Recuerdo que mis padres lo compraron por allá en 1949 cuando se desempeñaban como maestros de escuela en Choachí. Unos tres años antes me había llamado la atención un raro aparato no tan grande que tenían mis abuelos y mis tías en su casa de Chapinero en la Bogotá vieja.

Oía voces que salían de adentro de esa cajita y me parecía algo mágico. No sabía que era la magia, la prestidigitación, hacer aparecer y desaparecer objetos de la vista o sacarlos de una manga y encontrarlos en otro lugar. Eso lo observé años después. Pero oír voces de señores, señoritas, música y diálogos me parecía grandioso, casi sobrenatural.

Día mundial de la radioNo salía de mi asombro. Obvio, que como niño me preguntaba cómo hacían para meterse en esa cajita tan pequeña una o dos y varias personas a hablar y a bailar. Mis abuelos habían puesto sobre el aparato unos soldaditos de plomo como adorno y me decían que así de pequeños unos hombres y mujeres hablaban allá adentro. Y yo me lo creía. No sabía qué era eso de inventar, de tecnología, de ondas hertzianas, ni de Bell o Marconi. Mi ingenuidad no llegaba sino hasta donde llegaban mis ojos y mi curiosidad. Pensé varias veces desbaratar el aparato para ver esas personitas que había en el interior.

Me acuerdo que escuchaba los jingles de Emisora Nueva Granada, de Radio Cadena Nacional y Emisoras Nuevo Mundo de Cadena Radial Colombiana. También me despertaba con mi padre todos los domingos en Radio Santafé a las 6:00 de la mañana con el Intermezzo No. 1 de Luis A. Calvo, "Adiós, mi dulce madre, amada madre mía..." Años más tarde no me perdía las Aventuras del Capitán Silver, en el programa "El lobo del mar", con la voz de Carlos Montalbán. Y más tarde la novela "El derecho de nacer" con los famosos papeles de Albertico Limonta, María Cristina y mamá Dolores. Todelar, La Voz de la Víctor, La Voz de Antioquia, Radio Pacífico y la Voz del Valle, La Voz del Ruiz, Radio Manizales fueron pioneras de lo que hoy es la Radio en Colombia.

Día mundial de la radioLocutores maestros como Julián Ospina, Julio Nieto Bernal, Eucario Bermúdez, Jorge Antonio Vega, Gustavo Niño Mendoza, Otto Greiffenstein, Hernán Peláez Restrepo, Gloria Valencia de Castaño, Carlos Arturo Rueda C., Pastor Londoño Pasos, Gabriel Muñoz López, El Pato Ríos, Yamid Amat, Juan Gossaín, Darío Arismendi, suenan todavía en mis oídos con su voz argentina y varonil, su claridad y buen uso del idioma. Las noticias y la transmisión de los partidos de fútbol y la vuelta a Colombia me mantenían con la oreja pegada al dial, para no perderme ni una jugada de Perdernera, del maestrito Báez, la Saeta Rubia o el Paragua Benítez o el guájaro Iguarán, glorias de Millonarios.

Día mundial de la radioMás que el periódico escrito, más que la internet actual, la Radio ha acompañado con sus voces masculinas y femeninas, con sus programas culturales de la HJCK, el Mundo en Bogotá, con el deporte y las noticias del mundo al hombre de negocios, con sus radionovelas a las llamadas amas de casa y al personal del servicio en los hogares colombianos y con la música nacional a los campesinos de la tierra.

El padre Joaquín Salcedo, fundador de Radio Sutatenza, dijo alguna vez que la radio estaba adherida al cuerpo del trabajador. En una afortunada frase retrató lo popular del moderno aparato de radio: "Es tan cómodo, fácil y útil que el campesino mientras ara la tierra lo cuelga de un cacho de la vaca y hace su labor y ahí se informa y se educa".

Felicitaciones, radionoticieros, locutores de radionovelas, voces de jingles, especialistas en música, locutores anónimos que acompañan de día y en las noches a Colombia y sus regiones apartadas. Felicitaciones, empresarios, por darnos el regalo diario de la Radio.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.