Edición 365

Bala perdida

PDFImprimirCorreo electrónico

Bala perdidaEn la calle 8ª, frente a la Cámara de Comercio de Cali, Sacha Tafur realizó la intervención urbana, "Bala perdida", la cual consistió en dos carteles que incluyen la imagen de un proyectil disparado por una pistola, acompañada por la palabra "NO" y la figura de unas manos en señal de alto.

Este trabajo fue realizado utilizando aerosol negro y rojo, aplicando a plantillas (esténcil) sobre pliegos de papel periódico. La ubicación fue seleccionada por ser una de las paredes de mayor visibilidad, debido a la cantidad de personas que transitan por éste lugar del centro de la ciudad.

La polémica generada no radica en los carteles, sino en el posterior registro fotográfico, el cual da origen a la serie fotográfica titulada bajo el mismo título "Bala perdida", causando controversia en diferentes espacios y dividiendo la opinió, frente a este tipo de manifestaciones artísticas en la vía pública. La obra fue señalada por unos como, "manifestación artística reflexiva", y por otros como "algo agresivo y violento".

La crítica se centra en las fotografías realizadas por Sacha Tafur, en las cuales se ve cómo la bala del cartel descrito anteriormente, impacta de lleno en la cabeza o la frente de los transeúntes al sobreponerse el peatón ante los carteles pegados en la pared. No se trata de efectos especiales, pero frente al imaginario colectivo, reproduce una dura realidad.

La obra en cuestión, no se queda en la mera intervención artística y fotográfica, sino que hace parte de un trabajo de investigación de carácter sociojurídico, denominado "Diálogos Urbanos", que busca desde el derecho penal y la criminológica (en unión con el arte, la cultura y la sociología), identificar problemas sociales complejas y generar la reflexión del espectador sobre temas polémicos, que son propios del día a día. Asuntos que afectan en mayor o menor grado a todos, como es el aumento de casos de balas perdidas, que en lo corrido de 2012, han aumentado en un 87% en Cali, siendo razón suficiente para justificar la obra.

"Bala perdida" cuestiona "Una sociedad violenta, que ha perdido los principios, la solidaridad y desprecia la vida. Una sociedad Insensible, egoísta e individualista, en la que priman los intereses económicos", siendo más de 13.600 homicidios, la cifra del año 2011 en el país. Igualmente "En la actualidad, uno de los problemas capitales que aquejan a las ciudades del país, es el gran número de muertes a causa de armas de fuego y de forma colateral, las balas perdidas, problema que diariamente enluta hogares y devasta familia", dice Tafur.

Insiste el autor que "para nadie es un secreto la existencia de este problema ampliamente difundido a través de los medios de comunicación, como tampoco lo es la posibilidad de terminar en medio de un tiroteo". Lo que se plantea en la obra es: "las balas perdidas, los asesinatos y los homicidios, son una realidad en ciudades violentas con problemas macroestructurales, donde hay mucha gente armada"

Por tanto, la obra lo único que hace es generar una reflexión en el público, recordando el riesgo de caer muerto o quedar herido por una bala; como también una forma de solidaridad con las personas y familias victimas.

Es de tener en cuenta que "la diferencia es que el disparo de la cámara fotográfica no causa la muerte de la persona, sino la posibilidad de crear conciencia a través de una imagen fuerte, pero meramente simbólica, reflejo de una realidad dolorosa". La reflexión más profunda se encamina a cuestionar otros niveles de responsabilidad las políticas públicas, la política criminal, que conllevan aspectos de carácter administrativo, político, social y económico. Incluso, es un llamado de atención sobre la responsabilidad de los entes e instituciones públicas, encargados de prevenir y contralar estos hechos en las ciudades y el país.