Edición 364

Un Conector, un Killer y un Globo

PDFImprimirCorreo electrónico

Un Conector, un Killer y un GloboEl ex Aterciopelado Héctor Buitrago lidera la banda o el proyecto Conector, que rompió fuegos en el escenario Redbull y también la primera rueda de prensa del último día del festival.

Buitrago respondió de todo, relajado en el sillón y junto al personaje que se robó las miradas, grabaciones y fotografías en este Rock al Parque, versión 18: la vaca que representa una de sus campañas, denominada "la revolución de la cuchara". "Si comemos menos carne roja, se le quita presión a los bosques que son talados para meter ganadería en el país", dijo.

Un Conector, un Killer y un GloboPero además, se refirió al rechazo que los grupos musicales hicieron al proyecto hidroeléctrico de El Quimbo, en el sur del Huila, con el que se inundarán millones de hectáreas de bosque y biodiversidad y se desplazarán comunidades campesinas e indígenas. Proyecto regalado por el Gobierno a una voraz multinacional.

Un Conector, un Killer y un GloboDel mismo modo se refirieron los muchachos de Globos de Aire, los hermanos Juan Carlos, Alejandro y Santiago Torres Alonso, junto a Tomás García y Christian Ariza Bernales, para quienes no se escucha el clamor de los verdaderos dueños de la tierra, como las comunidades aborígenes y campesinas de la región. "Cuenten con nosotros", afirmaron.

Música

Héctor Buitrago respondió a Buque de Papel, que el proyecto Conector nació en 2006 y acaban de lanzar el segundo álbum. "Nos dimos un descanso con Aterciopelados", dijo.

Un Conector, un Killer y un GloboRelató que se van de gira por todo el país y justamente afirmó que pese a que existe una industria cultural en Colombia, le falta un gran hervor. "Aquí hace falta girar o rodar como en México o Argentina, donde las bandas recorren los países durante un largo tiempo. Pero creo que aquí el tema no se aplica es por cuestión de idiosincrasia", afirmó.

Del mismo modo se refirieron los chicos de Globos de Aire, para quienes la industria cultural debe centralizarse en el apoyo de todos los integrantes del llamado "mainstream", pero en especial del compromiso de los artistas.

Y qué decir de la Killer Band, de Carlos Reyes, bajista de la legendaria banda bogotana Agony. Es tal su compromiso con la música, que en los cuatro años de creada y luego de su paso por Black Cat Bone, decidió cantar en español y a los ruidos de la capital, su ciudad, la de todos.

"Un Conector, un Killer y un GloboRuidos de Bogotá" se llama su álbum debut, con letras de vivencias propias y prestadas (como nos gustan). Abajo de la 15 o Hermanos de Leche, son dos de sus temas más sonados, infortunadamente, en el mundo under, que sigue pesando. La PAYOLA (soborno de las disqueras a pinchadiscos, DJS, y hasta emisoras para que sólo pasen a sus artistas y su música) sigue dominando las emisoras comerciales.

Carlos Reyes y la Killer Band y Conector, dos buenos descubrimientos en este festival. Lo de Conector es la confirmación del compromiso del Aterciopelado con la música.