Edición 365

Rezo por vos… Charly García

PDFImprimirCorreo electrónico

Rezo por vos… Charly GarcíaQuienes crecimos con el rock en castellano también concluimos un ciclo en la noche del lunes 2 de julio con la presentación de Charly García en Rock al Parque 2012.

Y lo decimos porque con el buen show montado por García en la Plaza Central del parque metropolitano Simón Bolívar, completamos el círculo de esos héroes con los que crecimos, nos enamoramos, sufrimos, lloramos y reímos. Aunque en tiempos y con organizaciones diferentes pudimos ver al último Soda Estéreo, antes del accidente cerebro-vascular de Gustavo Cerati que lo mantiene en coma inducido desde hace 3 años; en 2005 vimos a Los Prisioneros, en Downtown de Bogotá, y cuando se les robaron los instrumentos luego de un concierto memorable; antes vinieron los Hombres G, en su gira de reunión Lo Noto, y saltando adelante, el año pasado, en Rock al Parque, disfrutamos a Los Toreros Muertos.

Rezo por vos… Charly GarcíaAsí que el rock en castellano tuvo su acápite con la presentación de García, que cumple 40 años de carrera musical, con bandas como Sui Géneris, con el finado Luis Alberto Spinetta (fallecido este año) con Serú Girán, y su candente carrera solitaria, llena de excesos, drogas, escándalos familiares y golpizas a periodistas. Y ese es García, un tipo que es todo un enigma.

Los escépticos creímos que no vendría. Particularmente, por las noticias que llegaron hace 3 semanas desde Mendoza, donde tuvo que cancelar sus conciertos, por supuesta "enfermedad". Todo el mundo sabe que Charly es adicto a las drogas duras, como la heroína y la cocaína, y que en sus raptos de locura, salta desde un octavo piso a una piscina y no le pasa nada, o se duerme con el pucho entre los dedos y se le quema la cama, o que monta en cólera por alguna pregunta que no le cuadra. Es un tipo complicado, y la sociedad argentina y musical le perdona todo: es como el Maradona de la música, como los poetas malditos que se convirtieron en íconos pop y nadie recrimina ya, pero tampoco nadie ayuda. Y lo que es peor no se ayudan asimismo, porque para qué. Si ya lo tuvieron y lo destruyeron todo.

Rezo por vos… Charly GarcíaPero el Charly de la noche festiva en Bogotá fue más: no importó que ya no tenga nada de voz y que el gran montaje con 10 músicos en escena, luces y sonido, y las versiones de sus temas, estuviesen diseñadas exactamente para evitar que él cantara solo y se notara que ya no es el mismo físicamente, que la droga logró su cometido y lo tiene caminando como un ente que a duras penas alza las manos y mueve los dedos, como soltando papelitos pegajosos para saludar a su público de 4 décadas. El Charly de esa noche me sorprendió porque aún recuerda sus canciones que se volvieron mito y eso sí, toca el piano, ya no como un animal, como dice uno de sus temas, sino con maestría, deslizando sus falanges y arrancando notas sublimes que, mezcladas con el bandoneón, vientos, cuerdas, percusión, hacen vibrar a cualquiera que se precie de amar la música.

Rezo por vos… Charly GarcíaBuen cierre de un festival como Rock al Parque, que al igual que Charly ya denota ciertas falencias que de no corregirse pueden llamar a complicaciones mayores. Y buen cierre de un ciclo para los que amamos y crecimos con la música roquera en castellano, con la que disfrutamos, saltamos, bailamos, gritamos, y que hoy, con el paso de los años, con nostalgia recordamos.