Edición 372

Lincoln caza vampiros

PDFImprimirCorreo electrónico

Lincoln caza vampirosLa reputación de Abraham Lincoln se basa en haber salvado a su país de los estragos de la secesión y en la abolición de la esclavitud. Pero su heroica lucha contra las fuerzas del mal, contra los vampiros, los "no muertos", ha permanecido oculta durante cientos de años.

Hasta que Seth Grahame-Smith, célebre coautor de Orgullo y prejuicio y zombis, descubrió el Diario secreto de Abraham Lincoln.

Usando ese asombroso documento como guía, Grahame-Smith ha reconstruido la verdadera historia del prócer estadounidense, revelando los temibles secretos tras la Guerra Civil y arrojando luz sobre el papel de los vampiros en el nacimiento y desarrollo de Estados Unidos, así como el momento en que esas terroríficas criaturas casi acabaron con el país.

Llevada al cine de la mano de Tim Burton y Timur Bekmambetov, Abraham Lincoln: cazador de vampiros es una inolvidable aventura y también una lección sobre la historia que tratan de ocultarnos.

Otros hechos:

Lincoln caza vampiros Durante más de doscientos cincuenta años, entre 1607 y 1865, los vampiros prosperaron en las sombras del territorio que ahora conocemos como Estados Unidos. Pocos humanos creían en ellos.

Abraham Lincoln fue uno de los más hábiles cazadores de vampiros de su época, y relató en su diario secreto la guerra que libró toda su vida contra ellos.

• Los rumores sobre la existencia de este diario han sido desde hace tiempo uno de los temas favoritos de los historiadores y de los biógrafos de Lincoln. La mayoría lo tildan de mito.

Cita intrigante

Presidente de día. Cazador de noche

No puedo hablar de las cosas que he visto, ni buscar consuelo

por el dolor que siento. Si lo hiciera, esta nación caería

en una locura más profunda, o creería que su presidente

estaba loco. Me temo que la verdad debe vivir como

papel y tinta. Oculta y olvidada hasta que todas las personas

que nombro aquí hayan fallecido.

Abraham Lincoln, en una entrada de su diario. Tres de diciembre de 1863.

Leer primer capítulo