Edición 363

En busca del país de los educadores y de los artistas

PDFImprimirCorreo electrónico

En busca del país de los educadores y de los artistasMás allá de esa realidad predecible y latente que se manifiesta a diario en los medios que va desde las artimañas de los políticos que empiezan a ser una casta abominada por muchos y embalsamada por otros, del destino dulce o fatal de los reyes del Pop, e incluso del modo particular como los leídos columnistas nos acostumbran a sus diatribas.

Hay una piel, otra realidad, sutil, indescifrable que no se lee en ningún titular, ni en ninguna columna de opinión, otras diatribas, el intento por definirlo en este incesante intento con las palabras escapa. Una realidad que la crea el juicioso y artesanal trabajo de quienes aventuran un proceso cultural o artístico desde un lugar inédito. La realidad que se abre y cuenta desde el artesanal trabajo de la enseñanza y la creación.

En busca del país de los educadores y de los artistasUna sociedad entregada al sabido juego retórico de los que definen su destino, que se mueve entre los discursos panfletarios de una izquierda remozada de altruismo que no convence o de una derecha enquistada en el corazón de tanto que lleva un paraquito en su interior, hace rato que reclama una zona de encuentro entre quienes piensan un modelo social y político desde otro lugar. Un modelo que reclama la participación de los que imaginan el país desde propuestas articuladas al tema de la educación y la cultura.

Entre esa grandielocuencia que esconde la verdadera condición de estos nuevos próceres que solo representan una parte del país acartonado, falta dejar fluir la voz de los que nombran la realidad desde otro lugar. En respirados entornos académicos y culturales tal vez puede aparecer este país. Entre nosotros hay una sustancia ataviada de dolor de una guerra que ha estado respirándose como un rio subterráneo de sangre que tiene en las formas de la creación y del activismo cultural un paliativo. Es entre ese país que se manifiesta en el periodismo cultural, en las creaciones que cautivan con su modo de nombrar lo que somos y en las apuestas por formar ciudadanía responsable que se puede contener otra versión de país.

En busca del país de los educadores y de los artistasHay caminos abiertos que se pueden retomar, todavía tiene vigencia los largos ejercicios didácticos del Partido Verde de interiorizar la regla, que necesita como camino previo sumar logros sociales para que no siga siendo tentador romperla. Hay un camino que todavía se puede recorrer y dejar abierto para otros. Es la suma de los logros sociales de los procesos artísticos y culturales que han tenido constancia y que han construido un pensamiento sobre la sociedad, la educación, la juventud y la niñez.

Mientras tanto Europa que a veces parece ser un bello cuadro de la melancolía, embebida de razones y de aparente autosuficiencia, tal vez en su sensible modo de dialogar con Latinoamérica le siga dando señales de cómo recuperarse de lo más grave de su crisis, que es el cansancio espiritual de su gente. Lo del Papa es una metáfora, un hombre sin la fuerza espiritual para dar fe de ese legado universal del cristianismo con el que los misioneros en estas tierras logran congregar a los seres más olvidados. La fuerza espiritual la consume los aparatos burocráticos, el poder desmedido, el olvido, el desencanto que dan ciertos estilos de vida.

En busca del país de los educadores y de los artistasAquí entre nosotros todavía tiene vigencia el entusiasmo del rebusque, la magia, el desorden convertido en música, la naturaleza que ofrece fuentes permanentes de agua y recursos naturales, el desenfado y desenfreno que es un modo de anunciar que estamos vivos, la furia que necesita de formas de expresión, la sensibilidad de empresarios que piensan en destinos nobles, lo primitivo y hasta salvaje que es una potencia creativa. Es por allí que hay que poner a hablar al país no solo a sí mismo sino con quienes lo observan desde fuera y con otras experiencias en Latinoamérica como un destino cautivante y que plantean interrogantes para quienes piensan en el destino humano.

*Comunicador social-periodista, gestor cultural y maestro de tango.