Edición 374

Fuego sagrado del pasado

PDFImprimirCorreo electrónico

Fuego sagrado del pasadoEl incendio forestal que se registró en el municipio de Cota, en el sector cerro Majuy y que fue controlado por el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, es una zona indígena por excelencia que guarda entre sus riquezas forestales la historia de una cultura que desde las alturas de estos cerros observó la planicie cundinamarquesa. Y que hoy día permite divisar la capital del país, Cota, Chía, Cajicá, Tenjo y gran parte de la sabana.

Cota se conoce por ser la cuna de los Muiscas. Allí donde se guardan importantes recuerdos de la historia de estas tierras y de las riquezas culturales que practicaban los indígenas centrados en los ritos para que la abundancia agrícola se preservara y el cielo azul nunca desatendiera los llamados constantes para que las gotas del agua cristalina bendijera constantemente el suelo donde se proveía de alimento a estos, nuestros antepasados.

En estos días, con la conflagración de la capa vegetal, algunos de los 700 hombres y mujeres que estuvieron trabajando para evitar un mayor deterioro del ecosistema encontraron un vestigio histórico de lo que fue esa cultura milenaria; una Moya "piedra ritual" en la que los indígenas maceraban el maíz y en torno a la cual se reunían las familias.

Hoy esta piedra, que se encuentra en los predios de la Universidad de los Andes, que prestó los terrenos para el Puesto de Mando Unificado que por 10 días ha estado trabajando en el control, extinción y liquidación del incendio forestal, es admirada por estas mismas personas, que especulan sobre su uso, pero que se sabe era empleada para los rituales agrícolas.

Una historia para recordar

Fuego sagrado del pasadoEl resguardo de Cota surgió del proceso de expropiación de las tierras del antiguo cacicazgo muisca por los españoles, como mecanismo de articulación-integración- autonomía al nuevo sistema social que se formó en la colonia.

La organización socio-política que adoptó la comunidad -aunque no corresponde a las funciones originales que tenía en el cacicazgo-, al igual que éste, se basa en el derecho a la tierra. De esta manera, tierra y formas de apropiación comunitaria son una unidad permanente a lo largo de su historia hasta hoy y el factor que explica su reconstitución en 1876 así como su supervivencia.

Pero fuera de las causas económicas intervienen también factores socioculturales: la conservación de la comunidad indígena con su presencia a nivel local indicativa de su actividad y con ella, la supervivencia del espíritu comunitario de los antiguos Muiscas.

Los Muiscas de Cota eran agricultores de maíz, consumían bollos y chicha, se dedicaban a la cacería del venado, confeccionaban textiles en algodón de diferente calidad, empleaban vasijas de cerámica y hachas de piedra, tenían objetos de oro y esmeraldas de carácter botijo, enterraban en tumbas sus muertos acompañados de ajuar funerario y tenían sitios ceremoniales.

El cronista Simón (1981, 374) recogió "...una tradición certísima que tienen todos los de este Reino, de haber venido a él, veinte edades, y cuentan en cada edad setenta años", el héroe civilizador "Chimizapagua", el cual después de transitar por el "valle de Bogotá', estuvo en el cacicazgo de Cota, "donde gasté algunos días predicando con gran concurso de gente de todos los pueblos comarcanos (...). A donde después en reverencia suya hicieron santuarios y entierros los más principales indios".

El cacique pertenecía a la "parte de Chipo" pero es incierto si residía en ella o en otras tierras que le correspondían en calidad de cacique. Se sabe por el contrario que las posesiones de los capitanes e indios principales se hallaban dentro de cada parte.

En el cacicazgo se daba la endogamia entre las partes, o sea el matrimonio entre parejas de partes del mismo pueblo (Wiesner, 1982, Anexo. D.1c). Por matrilinealidad, entre matrimonios de indios de distintas partes los hijos dependían de la parte de la madre (Wiesner, 1982, Anexo D. 1, b, c) y de los matrimonios de indios de Cota con indios de otros pueblos, los hijos eran considerados del pueblo de la madre y eran exógamos.

La residencia era de tendencia matrilocal, ajustada a la forma de filiación matrilineal de los Muiscas. La matrilocalidad fue una de las primeras instituciones indígenas en ser extinguida porque los españoles no estaban interesados en permitir que los indios abandonasen sus partes cuando se casaban con individuos de otros pueblos porque afectaba las encomiendas.

En Cota el concertaje subsistió más allá de 1740, fecha dada por algunos autores para su extinción (González, 1974,541). En la hacienda El Noviciado se concertaban todavía cinco indios en 1769, los oficios que desempeñaban eran los siguientes: uno hacía quesos, otro cuidaba las cementeras, el tercero hacía de "vaquero", el cuarto traía leña y agua y el último hacía de "ovejero", ganaban anualmente: el primero 20 pesos, los tres siguientes 15 pesos y el restante siete pesos y cuatro reales y todos recibían una y media ración de maíz (fanega) cada 15 días.

Sabías que...

Fuego sagrado del pasadoLa palabra "Cota" pertenece al idioma Chibcha (Acosta, 1938, 31), pero, tal como se escribe y pronuncia actualmente, es una adaptación al alfabeto y la lengua españoles. Dentro de la fonética y la semántica Chibcha, la cera gutural explosiva en forma de k en español, en la época de la Conquista tenía dos sonidos: uno de ts o tz, con el que se interpretó el sonido suave de la chindígena, y otro de z. También se igualó el sonido de la k al sonido de la q suave o de c, cuando la kestaba seguida de las vocales a, o, u, lo que hizo que "Cota" se pronunciara en tres formas diferentes: Chota, Kota y Quota. Las pronunciaciones "Quota" y "Cota" aparecen transcritas alfabéticamente en los documentos coloniales.

Gramaticalmente, la palabra "Cota" es participio del verbo chibcha "cotansuca" y significa "crespo, crespa, encrespado, desgreñado". El participio del presente se forma del presente del verbo "cotansuca" de la siguiente manera:

  • "Cotansuca": o "mantos de suca" (activo, tiene el participio del presente igual al presente indicativo aunado).
  • "Co": "Apoyo".
  • "ta": "Propiedad, dominio, labranza sementera, cosecha".
  • "suca": "tras detrás, frecuentemente, ordinariamente, a menudo" (Acosta, 1938, 22, 31, 40).

*Crónica realizada por personal de la Dirección de Gestión del Riego en Colombia, entidad que atendió la emergencia por el incendio forestal. Material bibliográfico citado en el texto.