Edición 375

Fabián Sanabria en encuentros literarios

PDFImprimirCorreo electrónico

Fabián Sanabria en encuentros literariosValió la espera de una hora en el sótano donde funciona la Tertulia Sábados Literarios en el Barrio El Peñón de Cali. Muy tieso y muy majo llegó Fabián Sanabria de riguroso terno negro, sin corbata, bufanda gris y zapatos negros con medias rojas. Tría tres libros suyos entre sus brazos. El tramoyero, ¿Profesor? Y otro empastado aún sin título.

Lo esperábamos unas 8 personas al abrebocas de la presentación de sus libros que será hoy sábado. Era un conversatorio informal o así se llevó a cabo. Fabián es un personaje rolo, descomplicado y que expresa sus sentimientos y verdades propias sin ningún recato a pesar de ser el flamante director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia. En conversatorio espontáneo dialogó y expresó sin tapujos sus apreciaciones sobre educación, literatura, ortografía, bestsellers y cómo es que él escribe sus libros.

La literatura supera la realidad, el escritor necesita el oficio – dijo -, es su respiración necesaria para poder tener algo más que la realidad delante. La realidad no basta, fue su tesis inicial. Nos confesó cuáles eran sus autores preferidos, unos norteamericanos, como Faulkner, otros ingleses, García Márquez y Fernando Vallejo.

Cuestionó el modelo de educación en la Universidad colombiana.* Está rezagada, se quedó con los moldes antiguos, igual que la educación primaria y secundaria. La U. Nacional, pese a que puede llamarse la primera universidad del país se burocratizó, se regodea de sus títulos sin darse cuenta que las edificaciones se les caen encima por lo viejas y obsoletas, como sus planes académicos.

Fabián Sanabria en encuentros literariosLa enseñanza de la literatura sigue encaminando a los actuales estudiantes por el modelo de la escritura de los primeros años del siglo XX. Ambientación, nudo y desenlace.* No se tiene en cuenta a Proust, al mismo García Márquez, a Joyce. No se muestran otros caminos posibles. La vida del hombre no se da por capítulos, ni la vida del mundo. Tampoco la escritura de un libro.

Sorprendió que Fabián Sanabria hablara con tanta emoción de que en su libro solo se pudiera encontrar un solo error de ortografía*. Se le preguntó a qué se debía su alegría por darse cuenta de este logro editorial, siendo que hoy la ortografía entre la juventud es un asunto sin importancia. Dijo que esforzarse por no cometer un error en una palabra es señal de estudio, respeto y amor del escritor por el idioma y la literatura.

Hay más de 20 grupos literarios en Cali que propician el encuentro cada semana o mes para cultivar el cuento, la lectura, la escritura o la poesía. Calladamente, casi sin algún estímulo oficial, el idioma los convoca. En Cali hasta la fecha las bibliotecas no se han puesto al servicio al público. Porque la Cultura no vive todo el año ni quienes lo hacen posible. Por lo menos así lo practica la Administración.

Sábados Literarios invita regularmente a su sótano a novelistas, poetas, periodistas, críticos de arte. A los pensadores de la Cultura. Qué falta que hace que se quiten las telarañas de la mente de los que dicen dirigir el movimiento de las artes en las ciudades y en las instituciones. Porque en la Cultura y no solamente en la política, hay elefantes blancos, micos y tramoyeros que embaucan y atrapan como culebreros. Y pocos ¿profesores?

Ver videos de la tertulia: