Edición 364

Un método eficaz para motivar la inteligencia

PDFImprimirCorreo electrónico

Un método eficaz para motivar la inteligenciaEl autor demuestra que no existe determinismo genético sobre la capacidad de la inteligencia de los hijos.

Fernando Alberca da pautas sobre este original ensayo que pretende plasmar de una manera práctica las claves para que todos los padres puedan inculcar a sus hijos determinadas cualidades que ayuden a incrementar sus coeficientes desde la infancia.

Según explica Alberca, "cualquier padre o madre es capaz de encontrar con este libro, de una forma eminentemente práctica, las claves que llevan a sus hijos al triunfo de su propia capacidad", de modo que "con la motivación suficiente y el método adecuado todo cerebro humano es capaz de cotas inéditas y del mayor de los éxitos, más allá de Einstein".

No en vano, asegura que "cualquier educador en sentido amplio puede formar a seres irrepetibles y geniales que ayuden a progresar a la sociedad en la que viven, y por consiguiente ser más felices ellos y los que les rodean".

Un método eficaz para motivar la inteligenciaEn este sentido, "si un niño ha de pensar adecuadamente, necesita que le enseñen a pensar; si ha de resolver problemas, necesita adquirir la habilidad de resolverlos; si ha de utilizar su cerebro de modo creativo, necesita practicar la creatividad intelectual, y para todo ello, precisa motivación y confianza en sí mismo", comenta este experto en educación.

Al respecto, recordó en una reciente entrevista en TVE, "Albert Einstein no aprendió a leer hasta los siete años, su maestra lo calificó como mortalmente lerdo; le costó más de un intento acceder a la Escuela Politécnica, y después de conseguirlo y finalizar su carrera, su tesis doctoral no causó la más mínima impresión al tribunal que la juzgó", de hecho, agrega, "la consideraron bastante mediocre".

A pesar de ello, "Einstein acabó convirtiéndose en uno de los científicos más geniales del mundo como Thomas Alva Edison, Graham Bell o Federico García Lorca, que forman parte de la lista de genios que fueron malos estudiantes", tal y como menciona el escritor.