Edición 354

“Cuando los monstruos se derrumban”

PDFImprimirCorreo electrónico

“Cuando los monstruos se derrumban”Jorge Rafael Videla. Nació en Mercedes (Prov. Bs. Aires) el 2 de agosto de 1925. Ocupó la presidencia de la República Argentina, entre 1976 y 1981, luego de un golpe de estado - autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional -, el 24 de marzo de 1976, que derrocó al gobierno democrático de la Sra. Isabel Martínez de Perón.

Tras la recuperación de la democracia en 1983, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, fue juzgado y condenado a prisión perpetua y destituido del grado militar por numerosos crímenes de lesa humanidad cometidos durante su dictadura. Posteriormente, en 1990, el presidente Carlos S. Menem lo indultó junto con varios otros integrantes de aquella Junta Militar.

En 1998 volvería a ser privado de la libertad, luego de que un juez dictaminara que las causas por sustracción de menores durante la dictadura militar constituían un crimen de lesa humanidad. Sin embargo, luego de pasar 38 días en la cárcel de Caseros (Bs. Aires), le fue concedido el beneficio del arresto domiciliario en atención a su edad. Finalmente, en el año 2008 perdió el derecho que le fue otorgado y regresó de manera definitiva a la cárcel, en relación a la gravedad de los hechos por los que fue juzgado. Estuvo encarcelado en la base militar de Campo de Mayo (Prov. de Bs. Aires) desde octubre de ese año hasta poco antes de su última condena perpetua en junio de 2012.

El 22 de diciembre de 2010 fue nuevamente condenado a prisión perpetua en cárcel común por el caso conocido como UP1. El 5 de julio de 2012 fue condenado a 50 años en prisión por encontrarlo penalmente responsable por el secuestro sistemático de neonatos y niños durante su dictadura. Finalmente, falleció el viernes 17 de mayo de 2013 a las 8:30 de la mañana, siendo encontrado sin pulso ni respiración en el penal de Marcos Paz (Provincia de Buenos Aires).

“Cuando los monstruos se derrumban”La Junta Militar: El 24 de marzo de 1976, Videla (Ejército), junto a Emilio Eduardo Massera (Marina) y Orlando Ramón Agosti (Aeronáutica), encabezó el golpe de Estado que derrocó al gobierno constitucional. Esa Junta Militar, implementó varias decisiones casi al mismo tiempo: suspendió la actividad política, los derechos de los trabajadores, la vigencia del Estatuto del Docente; intervino los sindicatos, la CGT (Confederación General del Trabajo), la Confederación General Económica (CGE) y prohibió las huelgas.

Disolvió el Congreso y los partidos políticos y destituyeron de su cargo a los miembros de la Suprema Corte de Justicia. Clausuró locales nocturnos, ordenó el corte de pelo para los hombres y se apoderó de numerosos organismos y propiedades privadas.

La censura llegó a los medios de comunicación y numerosos organismos pasaron a la conducción militar.

“Cuando los monstruos se derrumban”El conflicto con Chile. Durante el gobierno militar, Argentina y Chile discutían acerca de la soberanía sobre las islas Picton, Lennox y Nueva, en el Canal de Beagle. En 1977 se dictó una sentencia que entregó las tres islas a Chile, pero la Junta declaró a la sentencia "insanablemente nula", colocando a ambos países al borde de la guerra. El 22 de diciembre de 1978 Videla dio partida a la "Operación Soberanía", destinada a ocupar las islas militarmente. La intervención papal en el último minuto, hizo desistir a la junta militar de comenzar la guerra. El Papa Juan Pablo II inició una mediación, pero su propuesta fue rechazada por la cúpula militar. Las tensiones continuaron hasta el retorno de la democracia a Argentina, tras la Guerra de las Malvinas. El conflicto no se resolvería hasta la firma del Tratado de Paz y Amistad de 1984, que resolvería la soberanía chilena sobre las islas.

Muchos aseguran que durante la tensión de ese final de año de 1978, hubo enfrentamientos entre las fuerzas fronterizas y ambos lados sufrieron pérdidas humanas.

La política económica. Durante toda la presidencia de Videla, la conducción económica estuvo a cargo de José Alfredo Martínez de Hoz y fue totalmente "nefasta" para nuestro país. Sus medidas, basadas en la apertura de los mercados y la liberalización de la legislación laboral vigente, contribuyeron al desmantelamiento de los sindicatos y la polarización de las diferencias de las clases sociales. La eliminación de las barreras arancelarias, la caída de la producción industrial y el saldo negativo de la situación exterior de Argentina durante el Proceso, hizo que la deuda externa se multiplicara. Todo esto en beneficio de los grandes grupos económicos multinacionales y locales, que acrecentaron sus ganancias enormemente gracias a dicho endeudamiento, que en lugar de ser destinado por el gobierno a inversiones productivas, fue destinado a la especulación financiera, promoviendo una moneda sobrevaluada (mediante un mecanismo conocido como "la tablita") que permitió al capital más concentrado del país hacer grandes negociados en la "timba financiera", en detrimento de la industria, la cual se deterioró de tal forma, que nunca más pudo recomponerse y se perdió así, la mano de obra calificada y cerraron miles de fábricas pequeñas y medianas y muchas de las grandes industrias nacionales que eran respetadas en todo el mundo.

La deuda externa se va a acrecentar aún más, cuando en 1982, el por entonces Domingo Felipe Cavallo, como presidente del Banco Central, decide licuar o estatizar la deuda de los grandes grupos empresariales, afines al gobierno, lo que perjudicó de manera furibunda, al Estado y a toda la sociedad.

En cuanto a las obras públicas, podemos decir que se inauguró un tramo del complejo de puentes ferroviales Zárate-Brazo Largo, el complejo hidroeléctrico de Futaleufú (Provincia de Chubut) y las transmisiones de Argentina Televisora Color (ATC), actual Canal 7.

“Cuando los monstruos se derrumban”El Mundial de Fútbol. Durante el "Campeonato Mundial de Fútbol del año 1978" y mientras los argentinos delirábamos por nuestra selección, a pocas cuadras del estadio "Monumental" de River Plate, en la tristemente recordada ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), torturaban y asesinaban a compatriotas, militantes de fracciones políticas o no.

Porque nadie estaba exento de que nos pudiese pasar lo mismo. Los controles y las redadas eran cosa de todos los días y los ataques de los grupos guerrilleros y de las fuerzas gubernamentales, no hacían mucha distinción para con el pueblo inocente. Todos éramos culpables y nadie podía probar su inocencia.

Tuvimos que aprender a convivir con el terror de las bombas subversivas y con el terror que desataban las fuerzas del poder dictatorial.

Ese Campeonato Mundial fue un "elefante blanco" para las arcas de nuestro país. El derroche fue inconmensurable, no hubo ningún control sobre lo que hacía el EAM78 (Ente Autárquico Mundial 78), encargado de su organización. Las sobrefacturaciones fueron siderales y muchas de las empresas contratadas no cobraron sus obras y varias de ellas fueron a la quiebra. Algunas hicieron juicios a la nación cuando retornó la democracia y pudieron ganarlos y cobrar lo que arteramente se les había quitado, porque por el miedo reinante, no podían reclamarle a la dictadura lo que legítimamente les correspondía.

“Cuando los monstruos se derrumban”Los Derechos Humanos. El 6 de septiembre de 1979 llegó a la Argentina una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y durante dos semanas se entrevistaron con personalidades de la política, de la cultura y con miembros del gobierno. Paralelamente, recibieron numerosas denuncias por violaciones a los derechos humanos, realizadas por las familias de los desaparecidos que esperaron durante horas (y días) en la puerta de la entidad. Patricia Derian, secretaria de Derechos Humanos del gobierno norteamericano de James Carter, fue el gran móvil de esa comisión, la cual, mientras se entrevistaba con los familiares de desaparecidos, algunos medios de comunicación oficialistas publicaban cartas y editoriales reafirmando que Argentina era un país en paz.

"Los Argentinos somos derechos y humanos", rezaban los afiches y la propaganda gubernamental.

Presionada por la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Junta Militar se apresuró por dar a conocer un nuevo régimen legal sobre los desaparecidos. El informe de la CIDH señalaba, entre otras muchas consideraciones, "que por acción u omisión de las autoridades públicas y sus agentes, en la Argentina se cometieron durante el período 1975/1979 numerosas y graves violaciones de fundamentales derechos humanos".

La Comisión consideraba que esas violaciones afectaron: "El derecho a la vida, en razón de que personas pertenecientes o vinculadas a organismos de seguridad del Gobierno dieron muerte a numerosos hombres y mujeres después de su detención. El derecho a la libertad personal, al haberse detenido y puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional a numerosas personas en forma indiscriminada. El derecho a la seguridad e integridad personal mediante el empleo sistemático de torturas y otros tratos inhumanos. El derecho de justicia, en razón de las limitaciones que encuentra el Poder Judicial para el ejercicio de sus funciones, de la falta de garantías en los procesos ante los tribunales militares y de la ineficacia del recurso de Habeas Corpus".

Ya en 1977, Videla había declarado públicamente: "En toda guerra hay personas que sobreviven, otras que quedan incapacitadas, otras que mueren y otras que desaparecen. Argentina está finalizando esta guerra y, consiguientemente, debe estar preparada para afrontar sus consecuencias. La desaparición de algunas personas es una consecuencia no deseada de esta guerra".

En medio de semejante caos social, surgen las "Madres de Plaza de Mayo" y más adelante, las "Abuelas de Plaza de Mayo", quienes se unieron para encontrar a sus nietos secuestrados con sus padres. El comienzo del reclamo nació como una iniciativa de las madres de los detenidos y los desaparecidos, el 30 de abril de 1977 en Buenos Aires. Su objetivo inicial era poder tener una audiencia con el presidente de facto Jorge Rafael Videla. Para ello se reunieron en la Plaza de Mayo y efectuaron una manifestación pública pacífica pidiendo saber el paradero de sus hijos.

Con el paso del tiempo, se acercarían otras madres afectadas. Desde entonces, todos los jueves repetirían una caminata silenciosa (originada cuando las fuerzas de seguridad les exigieron "circular" por causa del estado de sitio), alrededor de la pirámide de Mayo, ubicada en el centro de la Plaza.

“Cuando los monstruos se derrumban”Videla, la educación y la cultura. Joseph Goebbels, amigo íntimo de Adolf Hitler y ministro de propaganda de la Alemania nacionalsocialista y figura clave en el régimen totalitario que produjo la guerra más cruenta en la historia del hombre, fue uno de los principales cerebros del Tercer Reich y él que pronunció el famoso discurso de la guerra total. También, se lo recuerda por su famosa frase: "Cuando oigo la palabra 'cultura' saco el revólver".

El gobierno de Videla tuvo mucho de ese régimen nazi y sus metodologías fueron casi un calco del horror que devastó a Europa en las décadas de 1930/40.

El 29 de abril de 1976 en la provincia de Córdoba, una enorme pila de libros arde en el Regimiento de Infantería Aerotransportada de La Calera. El comunicado oficial decía: "Se incinera esta documentación perniciosa que afecta al intelecto y a nuestra manera de ser cristiana, a fin de que no pueda seguir engañando a la juventud sobre nuestro más tradicional acervo espiritual: Dios, Patria y Hogar".

En esa hoguera, que recuerda a los peores momentos del nazismo alemán, se hallaban obras de Gabriel García Márquez, los poemas de Pablo Neruda y las investigaciones de Osvaldo Bayer. Desde el Ministerio de Educación y Cultura se gesta la "Operación Claridad": plan de caza de opositores en toda el área cultural. Además de las desapariciones de artistas, intelectuales, docentes y alumnos, el plan produce despidos masivos e inhabilitaciones para enseñar.

La quema de libros más grande que concretó la dictadura fue con materiales del Centro Editor de América Latina, el sello que fundó Boris Spivacow, quien además tuvo un juicio por publicación y venta de material subversivo. Él fue sobreseído pero el millón y medio de libros y fascículos ardieron en un baldío en la localidad de Sarandí (Provincia de Bs. Aires).

Para neutralizar el "germen subversivo" que intentaba crear defensas en la sociedad, en 1977, la Junta Militar, distribuyó en las escuelas un material gráfico dirigido a los padres con hijos en edad escolar, titulada: "Cómo reconocer la infiltración marxista en las escuelas". En el mismo año, prohibió la distribución, venta y circulación de los relatos infantiles "Un elefante ocupa mucho espacio", de Elsa Bornemann, y "El nacimiento, los niños y el amor", de Agnes Rosenstichl, por tratarse de "cuentos destinados al público infantil con una finalidad de adoctrinamiento, que resulta preparatoria para la tarea de captación ideológica del accionar subversivo".

Obviamente, todo esto era un disparate total de mentes enfermas que no solo intentaban confundir a la población, sino que, lo peor, embrutecer a la ciudadanía.

En octubre de 1978, una resolución del Ministerio del Interior prohibió las obras "La educación como práctica de la libertad" y "Las iglesias, la educación y el proceso de liberación humana en la historia", del pedagogo brasileño Paulo Freire, ya que, según las autoridades, "sirven como medio para la penetración ideológica marxista en los ámbitos educativos. Por otra parte, su metodología para interpretar la realidad, el hombre y la historia es manifiestamente tendenciosa. Las fuentes de pensamiento del autor, como los modelos y ejemplos que expone, son de clara inspiración marxista y toda su doctrina pedagógica atenta contra los valores fundamentales de nuestra sociedad occidental y cristiana".

En 1978 se prohibió la distribución de la novela "La tía Julia y el escribidor", de Mario Vargas Llosa; en 1980, la utilización en el ámbito escolar de la obra "Universitas - Gran Enciclopedia del Saber", de Editorial Salvat, editada en Barcelona y el "Diccionario Salvat".

En ese 1980, se prohibió el uso en las escuelas de los textos de Antoine de Saint-Exupéry, autor, entre otros, de "El Principito". Incluso, se llegó a prohibir un libro de ingeniería titulado "Cuba electrolítica" por asociar, erróneamente, su título con el país caribeño. También se llegó al extremo de prohibir la enseñanza de algunos temas de matemática moderna y de teoría de conjuntos por considerarlos "subversivos".

En esta "locura y soberbia dictatorial", fueron prohibidos centenares de personalidades de nuestra cultura, como los escritores/as Aída Bortnik, Griselda Gambaro, Pacho O'Donnell, María Elena Walsh, Rodolfo Walsh, Haroldo Conti, Roberto Cossa y el inigualable Héctor Germán Oesterheld (desaparecido junto a toda su familia), autor de la legendaria historieta "El Eternauta", entre otros.

Los cantantes y músicos Julia Elena Dávalos, Horacio Guaraní, Nacha Guevara, César Isella, Litto Nebbia, Gian Franco Pagliaro, Piero, Ariel Ramírez y Mercedes Sosa, entre tantos otros.

También artistas plásticos como Jorge Romero Brest y cineastas como Sergio Renán, sufrieron las consecuencias de un plan inescrupuloso que minó las bases mismas de nuestra cultura.

Entre los periodistas, los casos más resonantes fueron los de los periodistas Edgardo Sajón y R. Perrotta, quienes fueron torturados hasta el límite. Perrotta, que era el director del diario "El Cronista Comercial", estaba en tan malas condiciones que para no liberarlo en esas terribles condiciones físicas, fue arrojado desde un avión a las aguas del Río de la Plata.

El Cine y la Dictadura. Néstor Paulino Tato, fue el más grande censor de la historia argentina y su accionar (entre 1974 y fines de 1980), predominó durante los años negros de nuestro país, cuando la Junta Militar con Videla a la cabeza, socavó las bases de la cultura nacional.

Tato estuvo al frente del denominado "Ente de calificación cinematográfica" y su prepotencia y soberbia, manchó de terror a los cineastas.

Pocos días después del golpe militar, el Capitán de Fragata Jorge Bitleston, interventor del Instituto Nacional de Cinematografía, dijo: "Sólo serán autorizadas las películas que muestren al hombre tal como es su lucha eterna y cotidiana contra el materialismo, el egoísmo, la cobardía, la venalidad y la corrupción, al hombre luchando por su honor, su religión y sus principios, sin librarse jamás a la violencia o al escepticismo. Sólo estas películas serán consideras como obras de arte... Todas las películas sin valores artísticos o que no presenten ningún interés como diversión y que atenten a los sentimientos nacionales serán prohibidas parcial o totalmente..."

El Ente de Calificación de Tato, prohibió más de 700 películas y la lista de censurados fue enorme; como consecuencia de ello, todo el cine nacional se apagó. Las medidas principales que se llevaron a cabo, fueron: Censura y prohibición de películas, Disminución de la cantidad de películas producidas. La calidad de las obras cinematográficas se deterioró fuertemente.

Entre 1976 y 1978 el cine argentino no pudo concretar ningún proyecto culturalmente importante. Dominó la producción de "comedias ligeras", filmes con cantantes de moda que acallaban cualquier intento de pensamiento crítico a través de propuestas moralizantes.

Sexo, moral, política, ideología, libertad de expresión, todo estaba bajo la lupa de la represión y la censura con el objetivo de "vigilar y proteger al ser nacional y la moral de los argentinos".

Los artistas estaban incluidos en tres clases de listas:

  • Lista negra: figuraban quienes estaban prohibidos y no podían trabajar.
  • Lista gris: se incluían solo a los artistas censurados por el ejército y no por la armada.
  • Lista libre: se señalaba a aquellos que no estaban censurados.

Similitudes y frases abominables. Los nazis hablaban de "guerra total" mientras que la Junta Militar de Videla la llamó "guerra sucia" (para evitar decir que era una guerra, por los tratados internacionales), el gobierno de Hitler llamó a la eliminación de los judíos como "solución final", el de Videla lo denominó "Disposición Final". Ambos tenían una sola finalidad: acabar definitivamente con aquellos que consideraban "nocivos" para el país.

Videla admitió en un reportaje, que el "método" utilizado durante la represión ilegal, justificaba el uso de la tortura y destacó la influencia de la llamada Doctrina Francesa en la lucha contra las guerrillas.

Creo que fue el propio Goebbels quien dijo: "El problema con los judíos no es matarlos, sino qué hacemos con sus cuerpos".

Los nazis utilizaban los hornos crematorios y las fosas comunes. Los asesinos y torturadores de Videla y Cía., le agregaron los "vuelos de la muerte", donde los presos eran adormecidos y lanzados desde el aire al Río de la Plata.

Mientras que los nazis tenían sus "campos de concentración", por ejemplo, en Polonia: Auschwitz, Belzec, Sobibor y Treblinka y en Alemania, Dachau, Arbeitsdorf y Bergen-Belsen, entre otros, la Junta Militar comandada por Videla tenían sus propios "centros clandestinos" como la ESMA, El Campito, Vesubio, El Garaje, Olimpo, El Pozo de Banfield o La Perla, entre los más famosos y siniestros, que estaban diseminados por todo el país, con un total de 340 centros. En ellos, se realizaban las prácticas de interrogatorios mediante la aplicación de tormentos, la eliminación física de prisioneros y su incineración y, al parecer, el entierro de los restos en fosas comunes.

En esos centros se podían ver todo tipo de atrocidades como las del "Turco Julián", uno de los torturadores más sádico, que mientras repartía cadenazos a los detenidos, les decía: "No soy un monstruo, lo hago por la patria".

Pero, sin dudas y dicho por algunos de los sobrevivientes, fue Guillermo Suárez Mason el peor de todos, a tal punto, que era conocido como El carnicero del Olimpo", en referencia a uno de los más grandes centros clandestinos de detención, del cual fue su principal responsable.

Mason, quien decía: "La guerra no tiene excesos. La guerra es un juego en el que gana el más violento", murió en la Cárcel de Devoto (Buenos Aires), el 21 de junio de 2005 y estaba detenido luego de haber sido juzgado y condenado por crímenes de lesa humanidad.

En un reportaje que está publicado en el libro "Disposición final" de Ceferino Reato, en el año 2012, Videla dice éstas cosas: "No había otra solución; (en la cúpula militar) estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta. Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la justicia ni tampoco fusiladas".

"Pongamos que eran siete mil u ocho mil las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión".

"No hay listas con el destino final de los desaparecidos. Podría haber listas parciales, pero desprolijas".

"Las desapariciones se dan luego de los decretos del presidente interino Ítalo Luder (peronista, casi seis meses antes del golpe), que nos dan licencia para matar. Desde el punto de vista estrictamente militar no necesitábamos el golpe; fue un error".

"Nuestro objetivo (el 24 de marzo de 1976) era disciplinar a una sociedad anarquizada. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario".

"Dios sabe lo que hace, por qué lo hace y para qué lo hace. Yo acepto la voluntad de Dios. Creo que Dios nunca me soltó la mano".

Videla, acontecimientos y el N° 17. En los juegos de azar de la Argentina, el N° 17 significa "la desgracia". Tal vez, ese es un vaticinio de lo que significó Videla para nuestro país.

  • Su nombre completo: Jorge Rafael Videla es igual a 17.
  • La suma del año de su nacimiento 1925, es igual a 17.
  • La presidenta María Estela Martínez de Perón lo nombró Comandante en Jefe del Ejército en 1975, un 27 de agosto (el día 2+7 más el mes 8 = 17).
  • Murió un día 17.
  • Un 17 (octubre,1483), en Roma, el papa Sixto IV nombra a fray Tomás de Torquemada, el primer inquisidor general para toda España.
  • Un 2 de Agosto, Adolf Hitler asume la presidencia de Alemania, en 1934. La suma de ese año es = a 17.

“Cuando los monstruos se derrumban”Las "bulas" y su coincidencia con los dictadores. Una bula, es un documento sellado con plomo sobre asuntos políticos o religiosos en cuyo caso, si está autentificada con el sello papal, recibe el nombre de bula papal o bula pontificia. El nombre bula procede del latín bulla y las "bulas" más significativas que he encontrado para esta nota, son:

  • 1139, Omne datum optimum de Inocencio II, por la que reconoce la Orden del Temple. La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón, comúnmente conocida como los Caballeros Templarios o la Orden del Temple, fue una de las más famosas órdenes militares cristianas. Esta organización se mantuvo activa durante poco menos de dos siglos y su propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaron a Jerusalén tras su conquista.
  • 1144, Milites Templi, de Celestino II, por la que se ordena al clero la protección y el sostenimiento de la Orden del Temple.

  • 1185, Post Miserabile de Urbano III, por la que se reconocen privilegios a los futuros cruzados.

  • 1219, Super speculam, de Honorio III, por la que se prohíbe la enseñanza del Derecho Civil a la Universidad de París.

  • 1233, Licet ad capiendos, de Gregorio IX, por la que crea la Inquisición.

  • 1239, Si vera sunt, de Gregorio IX, por la que se establece la confiscación e inspección de los libros del Talmud por los prelados de España y Francia.

  • 1252, Ad extirpanda, de Inocencio IV, por la que se legitima la tortura como medio de confesión de los heréticos.

  • 1452, Dum diversas, de Nicolás V, por la que se autoriza a Alfonso V de Portugal a esclavizar a los infieles de África Occidental.

  • 1455, Romanus Pontifex, de Nicolás V, que completa la bula Dum diversas autorizando la conquista y la esclavización de todos los pueblos situados al sur del Cabo Bojador.

  • 1521, Decet Romanum Pontificem, de León X, por la que se excomulga a Martín Lutero.

  • Y más del 17    El 17 de Mayo, fecha del día del fallecimiento de Videla, también tiene llamativos hechos que ocurrieron a lo largo de la historia de la humanidad.

  • 1935: En España, el general Franco es nombrado Jefe del Estado Mayor Central. Al año siguiente dará un golpe de estado que conducirá al país a una sangrienta y cruel guerra civil.

  • 1936: El coronel boliviano David Toro forma un gobierno militar que sustituye al presidido por Tejada Sorzano.

  • 1946: el dictador rumano Ion Antonescu es condenado a muerte.

  • 1958: Franco promulga ante las Cortes españolas la Ley Fundamental de Principios del Movimiento Nacional.

  • 1965: La junta militar boliviana declara el estado de sitio tras los disturbios causados por el exilio de Juan Lechín Oquendo, líder de los mineros del estaño.

  • Nacen Bartholomew Roberts, pirata inglés (1682) y Alfonso XIII, rey español (1886).

  • Muere en 1336, Go-Fushimi, emperador japonés entre 1288 y 1301 y en 1727, Catalina I, emperatriz rusa.

  • Se celebran: Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia * Día del Contador de las Américas * Día internacional del Reciclaje * Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información * Día Mundial contra la Hipertensión * Día de Internet * Día de la Armada (La escuadra al mando del Almirante Brown triunfa arrolladoramente sobre la flota española en Montevideo, decidiendo así la rendición de esta ciudad).

Conclusiones. En el año 1838, en plena guerra civil entre Unitarios y Federales, durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas (Federal), el Gral. Juan Lavalle (Unitario) visita al "Padre de la Patria", el General Don José de San Martín, para pedirle que interceda en favor del país que se desangraba en esa lucha fratricida.

El diálogo fue más o menos así:

Lavalle: "General, usted es el único que puede detener esta guerra. Le pido que se haga cargo del gobierno y ponga en orden al país".

San Martín: Vea Lavalle. Usted es un valiente soldado, pero le ruego que deponga las armas".

Lavalle: "General, ¿cómo me pide eso? Este gobierno del tirano Rosas debe finalizar. ¿O acaso no ve lo que está ocurriendo?

San Martín: ¿Sabe que pasa Lavalle? El problema de la Argentina jamás tendrá solución. Para que solucione definitivamente esta situación, una de las fuerzas debe destruir totalmente a la otra fuerza. Y eso es imposible, porque ambas fuerzas políticas son muy parejas y no podrán neutralizarse. Entonces, habrá períodos en que domine una y habrá otras épocas en que gobierne la otra. Y así va a ser siempre. Por eso le pido que no siga con esta lucha, porque es inútil".

Hoy, a 175 años de aquel diálogo, los argentinos seguimos enfrentándonos entre Unitarios y Federales y en esos años, hemos tenido gobiernos de ambas fuerzas y la sangre corrió como ríos interminables.

Nosotros, los argentinos, somos los culpables que hayan existido Videla y otros personajes que oscurecieron a nuestra historia. Videla es un producto genuino de nuestra idiosincrasia y nuestros genes.

La mayoría de los habitantes de estas tierras tiene una porción de Unitario y otra de Federal. Eso, según nos convenga. Y los políticos que nos han gobernado desde siempre, son un calco indeleble de nuestro "ser nacional".

En las mismas sesiones de la semana de Mayo, previa a la "Revolución" del 25 y que diera comienzo a la liberación del dominio español, los cabildantes ya estaban divididos y no sabían muy bien cuál era el rumbo a seguir. Esas indecisiones aún persisten y nunca terminamos de definirnos como nación, porque hasta el día de hoy, no tenemos en claro el "modelo de país" que deseamos.

La mentira, la deslealtad, la corrupción, la traición y la intolerancia, es un "bien de familia" qué, como un estigma, nos ha marcado a fuego y del cual jamás podremos librarnos. Por lo menos y a mí entender, en los próximos cien años.

Salvo esos grande hombres y verdaderos próceres de nuestra patria, Argentina carece de héroes que nos guíen. La actual juventud, en un gran porcentaje, desconoce lo fundamental de nuestra historia y quienes fueron o que hicieron las grandes figuras del quehacer nacional.