Edición 359

“Nunca se rindan y luchen por sus sueños”: Doug Wimbish

PDFImprimirCorreo electrónico

“Nunca se rindan y luchen por sus sueños”: Doug WimbisinLlegó en punto de once al teatrino del Museo Nacional. Con sus dreds largos sobre su cabeza (el peinado, mejor, el no peinado rastafari) que lo han inmortalizado durante más de 25 años de escena musical con su Living Colour, la banda neoyorquina que llega a Colombia, a la versión 19 de Rock al Parque.

Doug Wimbish nació en Connetticut hace 57 años y se declara músico autodidacta. Lleva tocando el bajo 40 años y afirma que tiene una colección de sonidos en su cabeza, que lo motiva y por la que da gracias a Dios.

Recuerda que su primer instrumento fue una mandolina que encontró en un basurero. "Tenía ocho cuerdas y no tenía ni la más remota idea de cómo funcionaba. Con el tiempo se le rompieron cuatro y por eso llegué al bajo", afirma con una risita nostálgica.

“Nunca se rindan y luchen por sus sueños”: Doug WimbisinLuego de ejecuciones brillantes con sus tres kits de pedales y que bautizó como "limpio", "ruidoso" y "doblador" afirma sin modestia alguna que estos elementos no son los que hacen a un músico. "Yo no necesito mis pedales, yo y mi cuerpo somos el efecto", asegura.

Responde preguntas sobre ejecución y manifiesta que no hay fórmulas mágicas y sí trabajo, y uno que otro aspecto técnico para que el bajo sea el soporte de cualquier buena banda de rock, "ojo con los cables y la corriente eléctrica, tengan unos buenos cables, profesionales y que la regulación eléctrica sea la adecuada". Y lanza un tip musical que muchos aplaudieron: "tengan cuidado con el brillo de la nota. Puedes tocar una nota suave, o fuerte. Pero sigue siendo la misma nota. Hay que cuidar el sonido. Todo en la vida es sonido", recalca.

“Nunca se rindan y luchen por sus sueños”: Doug WimbisinDespués fue chistes, fotografías y firma de autógrafos donde fuera: en las camisas, en los bajos, como el del metalero que le ofrendó su instrumento, o en el papel arrugado de convocatoria a la clínica musical. Ya sin tanto fan, lo abordamos e interrogamos sobre los 25 años del lanzamiento de su primer álbum de estudio con Living Colour, el mítico Vivid. Y al decírselo como reza el fonema español, vamos joder, no nos comprendió de entrada. Luego fue una armonía escucharlo con su risa francota y su chispa a flor de piel. Solo se entristeció cuando recordó el cierre del CBGB, el templo de Nueva York, donde tocaron cientos de veces y despegó su carrera. 

Vea la entrevista con Doug Wimbish, de Living Colour: