Edición 359

Picando el ojo

PDFImprimirCorreo electrónico

Picando el ojoUn par de rostros sonríen mientras comparten sus vidas alrededor de un juego de mesa.

- El sueño más raro que he tenido es que puedo volar y cada vez que lo tengo me doy cuenta de que aterrizo mejor; la última vez aterrice como un avión – pronuncia Carlos Pérez mientras acaricia su barbilla.

Otra mano diminuta recoge los dados y los lanza al son de los aplausos de las personas que le acompañan.

- ¿Cuál es tu color favorito? - pregunta la voz adulta

- Azul – subraya el niño al tiempo que acaricia el buzo de su padre.

"El juego denominado antifaz pretende generar un espacio de reconocimiento y diálogo entre los miembros de la familia. Usualmente convivimos pero no nos permitimos contar nuestros sueños, emociones y sentires. En este juego no hay principio ni final y nadie pierde; al contrario todos y todas ganamos" subrayó Carlos Ortega, psicólogo quien hizo la actividad de apertura del Festival Paternidades 2013, por el derecho a la ternura, un evento promovido por Men Engage y la campaña Men Care en Latinoamérica el cual fue realizado el 1 de junio en la instalaciones de Radio Educación en México, Distrito Federal.

Silencio; un público atónito se dejó mecer por la palabra de los cuenteros de la vida y de la cultura, seres creativos que compartieron historias en donde la reflexión y la convivencia invitaban al reencuentro familiar. Sonido; una ovación abrazó el escenario mientras que decenas de personas recorrían las instalaciones de Radio Educación rumbo a los talleres ávidos de ofrecer un espacio en donde padres, madres, hijos e hijas y familias enteras se reencontraran en una relación en la cual se reconozca que los hombres tienen derecho a la ternura.

Picando el ojoDecenas de imágenes habitan el sendero de la travesía. Padres, hijas e hijos enarbolaban el paisaje mientras que las risas contagiosas emergían detrás de los mamparas.

"El juego es vital para fortalecer los vínculos en la familia e incorporarlo en la vida cotidiana facilita nuestra comunicación con el entorno" subrayó José Alfredo Cruz, comunicólogo y sexólogo quien facilitó la actividad juegos cooperativos.

A pocos metros de allí, Alexis Hernández, facilitador del "Taller Para neopapas, habilidades para la crianza", alistaba los materiales que viajaban en su bicicleta: un muñeco, una tina y plumas y papeles de diferentes colores. "Si los hombres aprendiéramos a usar más nuestro cuerpo y nos permitiéramos sentir y comunicar a través de él estaríamos construyendo lazos de cercanía, confianza y empatía con nuestros hijos e hijas", pronuncia Alexis con vehemencia.

El sabor de la melodía

Un sinnúmero de manos exploran y seleccionan los ingredientes mientras los comensales anhelan el menú predilecto. "Sazón del corazón, padres que cocinan en familia", actividad con sobrecupo, deleitó el sistema digestivo de una diversidad de comensales: familias ávidas de encontrar el plato perfecto que fortalezca el diálogo, promueva las relaciones de buen trato, conozca y reconozca los cuerpos, recupere el juego y exprese las emociones. Buen provecho.