Edición 369

Miguel Ángel Porta: señor, crack y mártir

PDFImprimirCorreo electrónico

Miguel Ángel Porta: señor, crack y mártirEl 26 de septiembre de 1969 el equipo boliviano The Strongest, regresaba a Santa Cruz de la Sierra, luego de jugar un partido a beneficio. Pero la nave del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) que transportaba al primer equipo, había desaparecido.

El avión se había precipitado en la localidad de Viloco, situada en la Cordillera Tres Cruces. Lamentablemente, fallecieron los sesenta y nueve pasajeros y los cinco miembros de la tripulación. Luego de escuchar la trágica noticia, los familiares de las víctimas, las autoridades deportivas, los estamentos gubernamentales, la gran hinchada stronguista y el pueblo boliviano en su conjunto, vivieron un calvario entre la búsqueda y el rescate de los cadáveres.

Posteriormente, se rindió un homenaje póstumo y sus cuerpos fueron velados en la Catedral de la ciudad de La Paz.

La nómina de atigrados que perdieron la vida es: El DT Eustaquio Ortuño, el gerente José Ayllón, el masajista Felipe Aguilar y 16 jugadores: Armando Angelacio, Hernán Andretta, Orlando Cáceres, Juan Iriondo, Jorge Durán, Julio Díaz, Héctor Marchetti, Miguel Ángel Porta (argentino), Jorge Tapia, Ernesto Villegas, Germán Alcázar, Eduardo Arrigó, Oswaldo Franco, Raúl Farfán (argentino), Oscar Flores y Diógenes Torrico.

Miguel Ángel Porta: señor, crack y mártirA partir de ese instante, la tarea de resurgimiento y reconstrucción de The Strongest fue obra de muchas personas e instituciones. La colaboración proveniente de Buenos Aires, Santiago, Lima, Río de Janeiro, Asunción y otras ciudades suramericanas, no se hizo esperar: Boca Juniors contribuyó con dos excelentes jugadores juveniles, Víctor Hugo Romero (Romerito) y Luis Fernando Bastida; el Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Teófilo Salinas, dispuso la donación de veinte mil dólares; el Presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Joao Havelange, organizó un clásico carioca entre Flamengo y Fluminense, cuya recaudación fue a beneficio del club The Strongest.

Miguel Ángel Porta fue una de las figuras descollantes dentro del mundo futbolístico de Atlas y referente ineludible en los barrios de Colegiales y de Villa Crespo. Por lo que se sabe, nació y vivió en la calle Dorrego, entre la avenida Córdoba y Cnel. Niceto Vega hasta que viajó a Bolivia para unirse al primer equipo de The Strongest.

En su infancia y en su adolescencia jugó para el "equipo de Puga" (Atlas) y se lo podía ver defendiendo la "Marrón" en los terrenos de La Algodonera o en las canchas en donde jugara Atlas. Su carrera lo llevó a jugar para Deportivo Italiano y para el Racing Club de Avellaneda. Luego partió a Bolivia.

Miguel Ángel Porta: señor, crack y mártirSiempre se destacó por ser un jugador exquisito, seguro y cuando había que meter pierna fuerte, lo hacía. Muchos lo comparan (basta ver la foto) con el "Mariscal" Roberto Perfumo, por su estampa y por su juego. Podía jugar en cualquier puesto de la defensa y del medio campo; incluso hubo partidos en que lo hizo de diez. Pero además, Miguel Ángel Porta era todo un estratega dentro de la cancha. Sus compañeros lo tenían como un verdadero líder y eran obedientes a sus siempre certeras indicaciones. Fuera de la cancha era un muy buen amigo, solidario y siempre dispuesto a contener y ayudar al que lo necesitaba.

Oscar Bosio, que fue de los pocos jugadores que jugaron en Atlas en las dos etapas (antes y después de la afiliación en la AFA), fue uno de los mejores amigos de Miguel Ángel Porta. Compañeros en el fútbol y en la vida, Bosio lo tenía como a un ídolo y, aún hoy, al hablar con él lo recuerda con lágrimas en los ojos:

"¿Qué querés que te diga? ¡Lo extraño tanto! Me hice muy amigo de él porque sintonizábamos la misma onda en la vida y ser su amigo no demandaba ningún esfuerzo. Miguel Ángel fue al único jugador que Puga le permitía todo, incluso, que llegue tarde. Y casi era una rutina los días de partido: 'Vaya Bosio, vaya a despertarlo a Porta y que venga rápido que nos tenemos que ir', me decía Puga. Y yo corría hasta su casa, me atendía su hermanita y me decía: 'Ahora lo despierto; anoche se acostó tarde'. Yo me quedaba esperando que el muy atorrante saliera; después nos íbamos a jugar el partido... y la rompía".

Miguel Ángel Porta: señor, crack y mártir"En la cancha era todo un genio. Veía muy bien el fútbol y adentro del campo de juego se comportaba como un verdadero técnico. Era como tener un jugador de más. Jugar con él de compañero era robo.

Cuando ocurrió el accidente —siguió— escuché la radio y enseguida lo llamé por teléfono a Puga y le dije: 'Ricardo, ¿es nuestro Miguel Ángel?'.

La voz entrecortada, apagada, de Puga me contestó: 'Sí, es él'. Después, esperar a que llegaran sus restos, el velatorio en la sede del club Deportivo Italiano y el entierro en la Chacarita. Fue muy doloroso. En el cementerio había mucha gente y el panorama era desolador. Yo estaba junto a Dell' Acqua, Tito Alen, La Gallega Vidal y Gallo, que estaba descompuesto de tanto llorar. Todos estábamos hechos mierda. Pero el peor momento fue cuando bajaron el cajón cubierto con la bandera de The Strongest y la bandera de Bolivia. Fue tremendo.

Para mí, Porta fue y sigue siendo uno de mis mejores amigos. Significó mucho en mi vida, dentro, y especialmente fuera de un campo de juego. Todo aquél que tuvo el privilegio de conocerlo te va a decir exactamente lo mismo: Miguel Ángel fue un gran jugador y una excelente persona".

(En la foto, Miguel Ángel Porta es el que está a la izquierda del arquero)

(Extractado del libro: Club Atlético Atlas, de Miguel Ángel Giordano –Declarado "De Interés Cultural").