Edición 353

“La buena suerte no llega si uno se sienta a esperar”: César Rincón

PDFImprimirCorreo electrónico

Foto Cesar RinconCon la claridad que da la experiencia y los años trasegados en un oficio y profesión, en este caso la tauromaquia, el bogotano César Rincón afirma que el éxito llega con tenacidad y trabajo perseverante. Mucho menos si uno se sienta a esperar que caiga del cielo.

Así lo dijo en Bogotá, en una charla de vida organizada por RCN Radio, y donde personajes de talla internacional cuentan sus experiencias de vida y explican cuál fue la receta de ese éxito que muchas veces es esquivo.

La cita se llevó a cabo en el auditorio de la Cámara de Comercio de la avenida Eldorado de Bogotá, un sábado soleado en la mañana.

La presentación del maestro de ceremonias se centró en lo datos de siempre: “empezó su carrera desde los 8 años con la ilusión de llegar a ser un gran torero. A los 16 años viajó a España pero tuvo que regresar a Colombia, por la muerte de su madre. A pesar de las adversidades, el 21 de Mayo de 1991 se convirtió su sueño en realidad, ya que por 4 veces consecutivas en ese mismo año, salió por la puerta grande de la Plaza de las Ventas en Madrid.

Hoy es un prestigioso ganadero y empresario y un verdadero ejemplo de tenacidad”.

Luego apareció César y al saludar y decir algunas palabras pasaron el video de los momentos de su infancia.

Después fue todo el profesional que fue durante sus años de tauromaquia y entregó el mensaje anotado: que con tenacidad y mucho trabajo los sueños se vuelven realidad.

"Nací en el Barrio Santander pero me crié en el Barrio Fátima de Bogotá: mi familia estaba conformada por mamá, papá y 5 hermanos, tres mujeres y dos hombres.

Empecé a los 8 años  jugando al toro con mi perro "príncipe", mientras mis amigos jugaban otras cosas en la calle. Luego más grandecito jugaba con una becerra.

Mi padre Luis Gonzalo Rincón, fotógrafo, fue quien me involucró en los toros. Yo le ayudaba en el pequeño taller que tenía en la casa donde vivíamos, a revelar las fotos de las corridas.

Como la situación económica era muy precaria, los hijos (menores de edad) teníamos que trabajar para ayudar al sustento de la familia.

Entre los trabajos que realicé estaban el de ayudante de zapatería, recogedor de chatarra en las calles, ayudante de ornamentación y vendedor en un almacén de telas. Allí, su dueño, fue quien me ayudó con el horario para que pudiera estudiar y con el sueldo pude comprar el capote, muleta y demás elementos para mis prácticas de toreo.

Por un documental de UNICEF sobre los jóvenes trabajadores que a la vez estaban desarrollando algún talento, me contactaron y me brindaron la oportunidad de presentarme por primera vez en Cali.

Viajé con mi padre rogándole al conductor de la flota que nos llevara pagando un solo pasaje, así tuviera que sentarme en la escalerilla del bus las 12 horas que duró aquel viaje.

Llegamos tarde a la novillada y ya tenían listo un reemplazo. Tuvimos que apelar a los organizadores, explicar el motivo del atraso del bus. Al fin logramos que me dieran la oportunidad de salir a la plaza.

El viaje al viejo mundo

Abril de 1981: mi primer viaje a España. El choque fue grande. Llegué a una casa habitada por muchachas de la “vida alegre”. Tenía 16 años. A esa edad hice mi primera comunión en Vinaroz, pero regresé a Colombia por la muerte de mi madre, con la ayuda del capitán de Avianca, Esteban Triana, y de Margarita Robledo.

Mi tío Silvino nos acogió en su casa y nos ayudó mucho en esos momentos de gran tristeza y calamidad.

En agosto de 1982 regresé a España y en octubre 2 del mismo  año, en Mérida, tuve mi bautismo en sangre, por una herida causada en la revuelta que hubo en el pueblo. Me llevaron al hospital y allí me trataron la herida y me pusieron un tubo en la pierna para drenar. La dueña del hospedaje me hacía las curaciones, limpiando la herida pero no sabíamos que el tubito había que sacarlo, y al cabo de un tiempo tuve que volver al hospital porque éste se había pegado a la piel.

En 1982  regresé a Bogotá para tomar la Alternativa, porque era mejor hacerlo aquí y no en España con figuras de no mucha importancia. En 1985 veo la muerte de mi amigo el Yiyo, por una cornada.

Me dediqué a varias giras por ciudades de México, entre 1983 y 1986, muy decepcionado por ver esas plazas vacías en la mayoría de mis presentaciones.

Entre 1986 y 1987 estuve toreando en los pueblos de Colombia y en las ferias de Cali. En esas corridas recibía pago y regresaba a España, y con el dinero que llevaba pagaba para que me dejaran torear allá.

Foto Cesar Rincon

Conté con el apoyo incondicional de Ernesto González y Humberto Restrepo.

En 1990 con el apoderado Luis Álvarez me fui de nuevo a España a torear en 15 festejos taurinos, sin recibir pago alguno.

El 2 de noviembre de 1990 en Palmira sufrí una cornada que me llevó al borde de la muerte. Sin embargo el 8 de diciembre de 1990, en Quito, tenía una oportunidad inaplazable y la cumplí a pesar de todo.

En 1991, el 21 de mayo, en la Plaza de Toros de las Ventas en Madrid -España- Feria de San Isidro, obtuve mi primera salida por la puerta grande.

No era usual volver a torear dos días seguidos, pero se me dio nuevamente la oportunidad y el 22 de mayo fue la segunda salida por la puerta grande, Plaza de Toros de las Ventas.

El 6 de Junio de 1991 se llevó a cabo el gran mano a mano con José Ortega Cano. Fue la tercera salida por la puerta grande.

El 1 de octubre de 1991 llegó la cuarta salida en hombros de la misma plaza.

Se podría pensar que en ese año se me apareció la Virgen, pero lo cierto es que yo la busqué y la busqué hasta encontrarla, porque con gran esfuerzo y tenacidad se logra alcanzar la meta propuesta y no sentado en un banco esperando a que la "buena suerte" llegue.

Ya en 1992, en Colombia, compré la finca que nombré “Las Ventas del Espíritu Santo”, porque ya tenía en mente convertirme en un ganadero y ya contaba con los pagos recibidos el año anterior.

Pero fue en ese año, en 1992, que me diagnosticaron la Hepatitis "C" y después del tratamiento inicial la enfermedad persistía. Según los médicos lo que tenía que hacerme era un trasplante de hígado, pero no decidí  hacerlo y seguí con mi carrera corriendo el riesgo que implicaba.

En 1994, en Madrid, adelanté el homenaje con el Rey de España. En Colombia, también hubo homenajes con varios ex presidentes y recibí las invitaciones del pintor colombiano Fernando Botero, y en México, la de Mario Moreno Cantinflas”.

En 29 de Mayo de 1995 en España fue mi quinta salida por la puerta grande de la Plaza de las Ventas, de Madrid.

En 1999  cumplí otro gran sueño y compré la finca El Torreón, en España, porque seguía encaminándome a la meta de ser ganadero y estaba logrando triunfos como tal.

En 2001 la enfermedad seguía su curso y me retiré tres años de la carrera taurina para someterme al tratamiento intensivo. Fue un tiempo muy duro, pero la soledad fortalece el carácter, el amor a la vida y la fuerza de voluntad para continuar el tratamiento, vencieron la enfermedad sin necesidad del trasplante de hígado.

Me recuperé y empecé a entrenar de nuevo. Volví a torear y a triunfar otra vez.

El 18 de mayo de 2005 fue la sexta salida por la puerta grande de la plaza de las Ventas en Madrid y seguí en varios festejos taurinos por el sur de España hasta 2007.

Mi retiro como torero llegó en  2008, en la plaza de toros de Sevilla y en las plazas más importantes de Colombia. Esa, la despedida, fue en grande.

Enseñanzas

A través del tiempo he sacado algunas conclusiones que tengo muy presentes como norma de vida y tal vez tengan similitud con las que otras personas están siguiendo:

VALOR: para tomar las decisiones con los riesgos que debemos correr.

SEGURIDAD: tener confianza en sí mismo.

TEMPLE: para manejar tanto el éxito como el fracaso y poder lograr el equilibrio.

DISTANCIA: es muy importante guardar la distancia,  con respeto, al tratar con personas de diferentes niveles.

LIGAR: encadenamiento de una serie de acciones para consolidad los objetivos.

FOCO: punto real o imaginario a donde te diriges sin desviarte del camino trazado.

DISCIPLINA Y PERSEVERANCIA: un entrenamiento constante, repitiendo una y otra vez lo que haces para dominar y mantener en alto las técnicas utilizadas para el logro de objetivos.

APRENDIZAJE CONTÍNUO: mente abierta al aprendizaje. Manejo de las debilidades que tenemos en nuestra profesión y dedicarse a potenciar las cualidades y destrezas que tengamos en la misma, logrando así superar los puntos débiles.

COMPETENCIA: rivalidad SANA entre dos o más personas mediante la honestidad profesional.

EQUIPO: siempre necesitamos de un grupo de personas disciplinadas que en equipo contribuyen a que logremos los objetivos.

LAS CAÍDAS: pasar la página de los tropiezos y fracasos para que no te sumerjas en ellos, tomar las enseñanzas que nos dejan, voltear la página y levantarse apoyándose en los triunfos obtenidos o buscándolos nuevamente con fuerza de voluntad y actitud positiva.

Al final César Rincón, el gran César de la tauromaquia indicó que todo su esfuerzo de vida le ha de servir como ejemplo y legado de padre para su hijo: una herencia que indica que el amor a la vida todo lo supera, todo lo puede y  concreta los sueños.