Eduardo Rodrigo: De San Juan, para todo el mundo

Por: Miguel Ángel Giordano, Corresponsal cultural y deportivo, Buque de Papel, Buenos Aires, Argentina Viernes 04 de Abril de 2014 10:42

Imprimir

Eduardo Rodrigo: De San Juan, para todo el mundo¿Por qué este artista no pudo hacer en Argentina, lo que hizo en Europa? Es la pregunta que me hice yo y que se harán casi todos los que lean esta nota.

La respuesta es obvia: "acá no te dejan".

Eduardo Rodrigo apareció en nuestras vidas de pronto, así, como una tromba. Su voz, su fuerza como un tsunami que todo lo arrasa, nos llegó hasta lo más profundo de nuestras almas.

No era el cantor depurado, fino, al que estábamos acostumbrados. No, para nada.

Su bocaza enorme se abría y parecía deglutir al público en sus ansias de ser recibido. De ser aceptado y amado.

Su canto, su expresión, tuvo adoradores y defenestradores. Por eso, Eduardo Rodrigo nunca pasó desapercibido, en absoluto.

Avasalló a Buenos Aires y así como llegó, también, un día, no lo vimos más.

Cuando ya nos habíamos acostumbrado a su figura y a su canto tan peculiar, dejamos de verlo en la TV y en las Peñas.

Eduardo Rodrigo: De San Juan, para todo el mundoCada tanto, recibíamos alguna noticia suya desde otras latitudes, allá, donde triunfan aquellos artistas que son despreciados en nuestra bendita Argentina.

Volvió algunas veces y actuó. ¡Y enloqueció al público otra vez!

Un público que se había renovado, pero que vio en él, al cantor despellejado que deja el alma en el escenario, que se entrega de una manera brutal y leal.

Rodrigo, aún hoy, sigue componiendo y haciendo mucho por el arte, por la música, por el canto. Lástima, lejos de nuestra Patria, porque en nuestra tierra, llena de maliciosos personajes siniestros y celosos, esta clase de hombres tan envidiados como combatidos, "estorban" y nosotros, el público, nos quedamos huérfanos de Eduardo Rodrigo y de tantos qué, como él, han tenido que "levantar campamento" y buscar otros horizontes.

Ojalá, que las nuevas generaciones argentinas reviertan esta historia y sepan reconocer a los grandes creadores. Y los protejan.

Luis Eduardo Rodrigo nació en la ciudad de San Juan, el 15 de junio de 1943, seis meses antes del terremoto.

Su padre, Luis Alfonso Rodrigo, hacía radioteatro en San Juan, destacándose como excelente recitador y buen escritor. En la época en que los circos solían representar "El Rosal de las Ruinas" o "El Puñal de los Troveros" de Belisario Roldán, el padre de Eduardo Rodrigo representaba en episodios "El Gaucho Guayama".

Eduardo Rodrigo: De San Juan, para todo el mundoDespués trabajó en el Banco Hipotecario, primero como contador y luego como gerente en diferentes ciudades. De ahí que Eduardo haya vivido en diversos puntos de la República, adquiriendo una experiencia de campo y ciudad que le dejó innumerables enseñanzas.

Cuando se produjo el terremoto de enero de 1944 la familia Rodrigo vivió en San Juan durante tres meses en una carpa a la orilla del río. Primero debajo de una higuera gigante, luego en una casa de adobe hecha por sus padres. De la casa familiar no quedó nada, pasaron a un pabellón para soldados del Ejército, durante tres meses, hasta que ocuparon unas casitas de cartón las que habitaron por siete años.

Los años pasaron y su pasión por el canto y la guitarra fueron creciendo. Recorrió musicalmente el país, trabajó de vendedor de camisas y hasta fue dueño de una pulpería ("Pero no nací para gastronómico", confesó cierta vez).

En 1963 fue Revelación del Festival de Cosquín. En esta fecha, cursando segundo año de derecho, comienza a definir su vida profesional encauzando sus objetivos hacia la música tradicional con textos nuevos y frescos en el panorama nacional argentino y comienza su carrera en Buenos Aires.

La gran ciudad fue la carta de triunfo para el aventurero artista. Actuó en la peña "La Guminda" en el barrio de Flores y luego en el Maxim's Club.

Eduardo Rodrigo: De San Juan, para todo el mundoPero su triunfo en la gran ciudad, comienza al presentarse en el programa "Sábados Circulares", de Nicolás Mancera, que se emitía por entonces en Canal 9. Allí lo vio Raúl Astor y lo contrató para su show.

Julio Marbiz, quien se lo había presentado a Mancera, ya lo había apalabrado a Eduardo para que actúe en la "Pulpería de Mandinga" y por eso no llegó a desempeñarse en el show de Astor.

El 15 de julio de 1963 debutó en "Pinochadas", luego en "Aquí está el Folklore" por Radio Belgrano, audición dirigida por Marbiz.

Su personal manera de cantar, desgarrada y aún doliente, fue objeto de discusión entre los folkloristas. Cálido hasta el llanto, su voz se quebraba en un grito, como si se sintiera arrasado por un río de lágrimas. Pero su éxito siempre fue creciente.

Una carrera excepcional:

Finalmente, agrego las impresiones aparecidas en San Juan al Mundo:

Muy pocas veces sucede en el arte, especialmente cuando se trata de nuestro folklore, que el público se brinde tan ampliamente a un intérprete de tal manera, que lo transforme en tan corto plazo en un verdadero valor.

Solamente por haber sido decididamente "aprobado" por este público, primero en su participación en el 2º Festival del Folklore llevado a cabo en Cosquín y luego definitivamente consagrado a través del inexorable "termómetro" que fue la edición de sus dos primeros "simples 33 1/3 rpm"; circunstancia en que superó ampliamente los cálculos más optimistas, de todos quienes creímos en su personalísimo estilo, en su culta simpatía y en su juventud.

Su personalísimo estilo: No cabe ninguna duda, de que Eduardo Rodrigo interpreta sus canciones tal como él las siente, sin especular que tal o cual estilo ya "impuesto" puede allanarle algo de "su" camino al éxito. Por esto, es que su canto es diferente, su emoción es sincera, y su voz impetuosa no reconoce barreras para demostrar este sentir.

Su personal manera de cantar, desgarrada y aún doliente, fue objeto de discusión entre los folkloristas. Cálido hasta el llanto, su voz se quebraba en un grito, como si se sintiera arrasado por un río de lágrimas. Pero su éxito siempre fue creciente.

Eduardo Rodrigo - Quisiera (de la película "Ritmo, Amor y Juventud")

Eduardo Rodrigo - Zamba del Chaguanco

Eduardo Rodrigo - Te Empiezo a Amar

Fuente: El material propio estuvo enriquecido por los portales Eduardo Rodrigo, La Biografia, Google, You Tube