Edición 374

“El señor Marx no está en casa”

PDFImprimirCorreo electrónico

“El señor Marx no está en casa”

Estuvimos en el lanzamiento del más reciente libro del escritor venezolano Ibsen Martínez.  Una novela enfocada en la vida familiar del pensador socialista alemán, Karl Marx; historia que tiene como protagonista a su hija menor, Eleanor Marx.

Hace un par de semanas recibí un muy buen regalo: un libro nuevo y dos invitaciones para asistir al lanzamiento del mismo.  En ese momento no tuve tiempo para apreciarlo detenidamente, pero tan pronto conseguí un lapso de descanso en medio de los ires y venires de un ocupado día laboral, me senté a mirar de cerca el libro y leer lo que estaba escrito en la contracarátula. Allí una corta pero clara biografía del autor, empezaba a darme las primeras pistas de con qué tipo de buena literatura, me iba a encontrar al abrir sus páginas.

El señor Marx no está en casa

en la contracarátula. Allí una corta pero clara

Por un momento mi desarrollado olfato me hizo percibir ese delicioso olor a nuevo que se iba desprendiendo de la obra a medida que la hojeaba, esto y los dos párrafos situados en la contraportada que describían la historia de la novela, no me permitieron aguantar las ganas de comenzar a leerlo esa misma tarde.

El alemán Karl Marx es reconocido dentro de la historia de la humanidad como un filósofo, historiador, sociólogo y economista, que dedicó gran parte de su vida al estudio y evolución de las diferentes teorías socialistas de sus antecesores; con el paso del tiempo y gracias a sus trabajos, actualmente se le conoce como el padre teórico del socialismo científico y del comunismo.

El señor Marx no está en casa

A los 25 años de edad se casó con Jenny von Westphalen, quien sería la madre de sus 6 hijos.  En 1843 Marx ya se había convertido en un demócrata radical y debido a sus ideas políticas se vio obligado a dejar Alemania e instalarse en París.  Al poco tiempo fue expulsado de Francia y luego de andar por varias ciudades, pasó a llevar una vida más estable en Londres, lugar donde nació su tercera hija Eleanor; allí desarrolló desde 1849 la mayor parte de su obra escrita y construyó su propia doctrina económica, que plasmó en ‘El Capital’ (cuyo primer volumen se publicó en 1867).

Después de algunos días de estar leyendo los primeros capítulos de “El señor Marx no está en casa”, me entusiasmé mucho con la novela y buscaba cada rato libre del día para adelantar en mi lectura.  En este libro, Ibsen Martínez hace un recorrido por la vida de Eleanor Marx, narrando principalmente hechos familiares, cadenas amorosas y el quehacer cotidiano de ésta mujer, alejándose casi por completo de la historia política de los Marx.

“El señor Marx no está en casa”

Luego de una importante documentación, leyendo las diferentes biografías que fueron escritas sobre ellos, Martínez pudo plasmar en el papel una novela que mezcla hechos de la vida real, alimentados con escenas y diálogos que surgen de su imaginación y que son narrados por un “guionista de televisión con pretensiones de dramaturgo”, como él mismo define a su personaje de ficción.

Cuando ya casi me acercaba al final de los doce capítulos de esta obra, llegó el día del lanzamiento del libro. Gustosa utilicé las invitaciones al mismo y me dispuse a conocer personalmente a su autor.  De esta manera en un pequeño salón del Hotel Casa Medina de la ciudad de Bogotá, un hombre de temperamento amable y visible sencillez , le contó al público asistente algunos de los detalles de “El señor Marx no está en casa”, por ejemplo de dónde sale el nombre del libro y cuál es la temática central del mismo.

“El señor Marx no está en casa”

Para dejar intrigados a los que todavía no habían comprado el libro, el escritor Ibsen Martínez sólo dejó en el aire este párrafo que hace parte de la introducción a la historia: “¿Pudo Karl Marx haber sostenido relaciones incestuosas con Eleanor, su adolescente hija menor?  A partir de esta conjetura, el narrador reconstruye la relación de Eleanor con su padre y la trágica vida sentimental que ella mantuvo con el siniestro Edward Aveling, un personaje perturbador como pocos, que fue ampliamente repudiado por todo el movimiento socialista de la época”.

“El señor Marx no está en casa”

Si, yo sé, parece una descabellada teoría, pero quiero que sean ustedes los que juzguen y creen su propia opinión de la historia, espero que si gozan de algo de tiempo libre estas vacaciones, le den una leidita a esta novela de real-ficción; y ya sea que se convenzan o no de la hipótesis de Martínez por lo menos podemos anotarnos el haber hecho algo productivo con un muy buen libro.