Edición 367

Importa comenzar, nada más

PDFImprimirCorreo electrónico

Importa comenzar, nada más

Para todo hay una primera vez. Al menos así se sintieron Cristian David Ramírez e Iván Chávez del grupo de neopunk Citoyens, unos vírgenes en la edición número 15 de Rock al Parque 2009.

Como los chicos que pierden la virginidad dicen que sintieron mucha angustia, pero que estuvieron “bien”, en especial mirando la diversidad de público que gozaba con cada una de sus interpretaciones en la tercera tarima de este año, denominada “Ciudad Rock”.
Y así fue para las bandas Innerhate y Candy 66, la invitada internacional de Venezuela, quienes –en la rueda de prensa-  también destacaron que se aplica el lema del festival: Vida, máximo respeto”.
Ver a un metalero con un puntero, tomando cerveza y hablando de música, de arte, de mujeres, demuestra que no hay barreras en la música. Eso lo demostramos”, dijo el líder de Innerhate, de Manizales.
Cuando le preguntamos cómo está la escena en la capital caldense afirmó que no muy bien, que no hay apoyo y se labora con la uñas, pero que hay que seguir trabajando, porque con el sudor es que se logran las cosas en la vida.
“Importa un culo si te presentas primero o último. Estamos en Rock al Parque y clasificamos, es lo que vale”, añadió.  Algo que Chávez también corroboró.
Por otra parte, los integrantes de Candy 66, metaleros, pero no mechudos, y más bien caribeños, nos respondieron que el trasegar por diferentes sonidos, incluso tropicales les formó el espíritu musicalmente hablando, hasta derivar en su propuesta novedosa, de mezcla, de sonidos fuertes, como el metal, el grind, con lo Emo, o con la percusión latinoamericana.
“Venezuela vive una guerra interna que no se reconoce. Y desde hace 6 años las cosas son más pesadas. Pero como se dice, cuando hay una guerra, lo que viene en el arte es mejor. Infortundamente no se conoce mucho de los demás, salvo las tres o cuatro bandas internacionales. Por eso los invitamos a seguir creyendo en nosotros y en la música rock de nuestra región. Entren al portal “oidossucios.com”; allí hay propuestas interesantes”, reconocen los chicos “dulces” del 66.
Aunque el mensaje también fue claro: que este esfuerzo no se quede aquí, sino que haya más. Por eso, las propuestas como la rueda de negocios, entre empresarios y bandas del rock abre las puertas para que los grupos musicales puedan llegar a otros festivales grandes del rock en la región, o viceversa, que muchas bandas reconocidas en sus países pero no tanto en Colombia, lleguen a Rock al Parque.
Al final, un abrazo significativo entre los neopunkeros, los metaleros y los grind. Tolerancia y respeto ¡Lemas del Festival de rock más grande de América Latina!