Edición 375

Haggard o el trabajo constante

PDFImprimirCorreo electrónico

Haggard o el trabajo constante

La banda alemana Haggard se robó el show el primer día de Rock al Parque, en sus 15 años de existencia.

Y  no es para menos, cuando en escena 12 músicos y cantantes experimentados, jóvenes y bellos interpretaron las canciones  conocidas, y no tanto de un grupo que por estos lares no es tan popular; como raro.

Aunque el verdadero show se lo llevaron las cantantes líricas que tiene Haggard y que son el vivo reflejo del expresionismo alemán, que marcó una tendencia en la historia del arte durante inicios del siglo 20.

Estas muchachas, buenas que sí están, y vestidas con ropita vaporosa para el calor de la tarde, tienen un manejo de voz impresionante y le dan un toque sutil y fuerte a las notas del metal gótico, de la orquesta de cámara, y de la flauta y piano, que terminan de conformar su propuesta. Sus caras, que van de la risa a lo dramático recuerdan ese cine de los 30, y que por los vericuetos de la historia, se transformó luego en la apología política del nazismo.

Con temas densos, y que iban de lo rápido metalero, a lo profundo gótico, los muchachos de Haggard prometieron volver a Colombia y a Bogotá. El feeling con el público fue total, incluso cuando les dijo un organizador que tenían que cortar y tocar la última.

“Festival es festival, chicos, y hay que respetarlo”, afirmó Asís, el líder de la banda. Aunque prometieron volver pronto.

Ya en la rueda de prensa, Asís contestó a Buque de Papel, que su trabajo inició en 1995. Ese fue el momento exacto de demostrar que lo sinfónico y clásico puede convivir con el metal y el rock and roll. “Comencé con cuatro músicos clásicos y ya vamos en doce. Creo que seguiremos creciendo, pero hay que ser exigentes en el desarrollo de nuestra música”, ratificó.

Hizo un homenaje a Colombia, al indicar que ha escuchado a la mítica banda Kraken, y que la considera muy buena. Ahora, es fácil escuchar lo de los demás, con “myspace”, y el desarrollo de las nuevas tecnologías.

También que se inspira en las buenas historias y letras con contenido, como la de “Hijo de la Luna”, de Mecano, de la que la banda hizo un remake metalero y gótico, que le da un aire más medieval a la tonada gitana interpretada por Ana Torroja y compuesta por los hermanos Cano.

Finalmente respondió al halago de algún periodista que lo calificó como un “maestro”, que los verdaderos maestros, para él, son Bach y Mozart. “Los demás, somos músicos”, aseguró.