Edición 354

A Pedro Lemebel…

PDFImprimirCorreo electrónico

A Pedro Lemebel…"Radio Tierra presenta: Invítame a pecar...", se escuchaba en el Teatro Municipal de Antofagasta, el jueves 9 de octubre del año pasado. Sería esta la última presentación de Pedro Lemebel en un escenario. Exceptuando claro, su aparición de este mes en el GAM donde fue bellamente homenajeado.

Recuerdo que su potente, ronca y algo robotizada voz producto del cáncer, me estremeció cuando comenzó a hablar aquella noche. Era evidente que estaba haciendo un esfuerzo al estar allí, pues hacía pocos días que había tendido una operación.

Las luces apagadas, todo el teatro a oscuras, creando un ambiente que me pareció un tanto surreal. Cuando de repente, aquella voz irrumpió en el silencio; implacable, contundente, como sus textos, sus performance y su misma vida.

A Pedro Lemebel…Aún "silenciado" a causa de la enfermedad, es imposible acallar el legado de Pedro, tan necesario en un Chile que aún vive las secuelas psicológicas, sociales, culturales y políticas del régimen; y en un mundo tan lleno de prejuicios, violencia, y ficciones somato políticas y culturales que nos dictan como "tendríamos" que ser, amar, vestir, comer, follar, etc.

Así, se dio inicio a la noche de Pedro en Antofa (Antofagasta), nos compartió un poco de sí, nos saludó calurosamente y no se contuvo de decir "a los viejos culiaos que no me dieron el premio nacional".

A Pedro Lemebel…Nos leyó varias crónicas de su cancionero, pudimos presenciar un muy buen concierto por parte de su amigo invitado (mi mala memoria me impide recordar su nombre) y ver algunos vídeos proyectados que acompañaron el ambiente.

Hoy murió, pero no debe ser solo motivo de tristeza, pues estoy convencida de que sus palabras, su arte y sus actos, la crítica, la denuncia, la lucha y la coherencia persisten y van tomar más fuerza. A propósito de aquella canción con la que iniciaba la lectura de sus crónicas en Radio Tierra; ya nos has invitado a pecar, a gritar, y a tomar por nuestra la libertad.