Edición 371

Un árbol que no para de crecer

PDFImprimirCorreo electrónico

Un árbol que no para de crecer

Han echado raíces, y la nueva saldrá en septiembre. La agrupación argentina Árbol fue una de las dos representantes del sur, con Los Cafres.

Los chicos, que llevan años tocando y trabajando, afirmaron que se echaron una escapadita de Buenos Aires, donde están grabando su nuevo disco, y que saldrá, aspiran ellos, en el noveno mes.

Ahora, en cuanto al significado de Rock al Parque aseguraron que el legado que dejan las grandes bandas de su país y que han estado en Rock al Parque los impulsó para venir.

“Desde hace años hemos querido venir. Somos amigos de Catupecu o Babasónicos, que nos hablaban mucho del festival”, dijeron.

Ahora, son convencidos que en Argentina se miró mucho a Europa y se alejaron de la cultura y de las naciones hermanas. Pero también destacan que lo positivo de la criticada globalización es el hecho de conocer a muchas bandas y su música a través del internet.

Ahora, los muchachos de la banda Tributo al Rock Nacional aseguraron que la idea era la de hacer ese homenaje y cronología, con la misma música, de lo que ha sido el festival durante estos 15 años.

“Este lunes seguimos. Son 25 bandas y hoy echamos doce. Ellos mismos, los que aún quedan, la mayoría no, como Darkness, que tenían puros teclados, se declararon satisfechos con nuestro trabajo”; dijo el vocero de la banda tributo.

Destacaron que el público respetó las baladas, el metal, el blues, el rock and roll y disfrutó un sólo espectáculo.

“Me pareció muy bacano cuando Carlos Iván, de Distrito, tocó un bambuco en el piano, dedicado a su abuela, y el público lo aceptó. Si esto hubiese pasado hace cinco años le hubiesen roto la cabeza con una moneda”, aseguró.