Edición 369

XXXI Encuentro de Mujeres Poetas, todo un fenómeno

PDFImprimirCorreo electrónico

XXXI Encuentro de Mujeres Poetas, todo un fenómenoLo vi, lo oí, lo presencié, lo sudé y palpé manos y abracé. Por eso lo puedo asegurar. Esta edición XXXI del Encuentro de Mujeres Poetas Colombianas es un suceso que vale resaltar. Pasaron 30 años de ensayos, vacilaciones, muestras y pasos primerizos. Los detractores pueden haberse quedado con aquella mirada del comienzo de este esfuerzo que iniciaron Águeda y Omar Rayo. Ellos sabían que era una quijotada como la del libro de Cervantes que hoy todos admiran.

Pero 30 años sirvieron de pedestal a la realidad de un Encuentro que empieza una nueva era en el Museo Rayo de Roldanillo. Qué cantidad de golondrinas negras, verdes, amarillas y saraviadas que presagiaban una copiosa lluvia de Poesía. Y qué calidad tan depurada de la mayoría de poetas que subieron al podio con su remesa de trabajos. Lo presenciábamos y casi no lo podíamos creer.

XXXI Encuentro de Mujeres Poetas, todo un fenómenoTreinta años no son nada para reconocer hoy ante Colombia y el Parnaso que valió la siembra, la espera, la criba y que los aplausos de aliento no fueron en vano. Quienes leyeron su poesía en este Encuentro son hijas de Almadres como Matilde Espinosa, Mariela del Nilo, Meira Delmar, Dora Castellanos, Maruja Vieira, Gloria Cepeda, que les apoyaron en sus primeros vuelos.

Son producto de un trabajo, de un oficio adquirido en muchas noches, de tirar a la basura versos cojos y adjetivos estorbosos. En este Encuentro han mostrado que el arte necesita tiempo, dedicación y sensatez para hallar la joya escondida de la palabra que suena como el borde de un vaso de Baviera.

Allí oímos a unas alumnas aventajadas que merecieron menciones como Ana Isabel Vásquez, Ana Dolores Chaparro, Luz Marina Vanegas, Olga Lucía Echeverri y María del Socorro Vélez. En nada se diferenciaban de las ganadoras de los premios mayores y del trofeo de Ediciones Embalaje. Escuchamos los antipoemas de Ana María Caballero y a la ganadora del Gran Premio Miryam Alicia Sendoya con su libro Muro de sombras y pájaros.

XXXI Encuentro de Mujeres Poetas, todo un fenómenoVimos a las Almanegras María Teresa Ramírez, a Mary Grueso, Elcina Valencia, Lucrecia Panchano. Hubo espacio especial para las ganadoras de otros años vinieran a recordar sus glorias con trabajos nuevos y vibrantes: Martha Patricia Meza, Gloria María Bustamante, Ángela Tello, María Tabares, Fanny Muñoz, a Juanita Echeverry, Gloria María Medina, Camila López y Clara Schoenborn. Todas pueden exhibir hoy en su palmarés triunfos e invitaciones dentro y fuera del país.

Las ilusiones y sueños se han cumplido con creces para sus forjadores. El Museo sigue creciendo en Poesía, en Pintura, en Danza, en aliento para la lectura y talleres de poesía con la Maga Marga López a comienzo del año, en Semana Santa y durante cada Encuentro.

Merece un aplauso la presencia este año de expresiones indígenas Emberas y Chamíes y del folclor del Pacífico que mostraron las Cantaoras del Patía y el grupo Casa Cultural El Chontaduro de Cali que nos deleitó con su fastuosa vestimenta y cantos negros que recuerdan el famoso festival de New Orleans.

El domingo terminó la noche en el Teatrino con la presentación del Grupo de la cantautora y poeta Martha Elena Hoyos que hizo cantar y bailar a todos en graderías.