Edición 363

Bajo una pequeña estrella

PDFImprimirCorreo electrónico

Bajo una pequeña estrellaEste es el poema de Wislawa Szymborska y que traducido por Anabel Torres navega con nuestro Buque de Papel:

Mis disculpas al azar por llamarle necesidad.

Mis disculpas a la necesidad, si resulto estar equivocada después de todo.

Por favor no te disgustes conmigo, felicidad, por creer que me eres debida.

Que mis muertos tengan paciencia conmigo por la forma como se van borrando mis recuerdos.

Mis disculpas al tiempo por todo lo del mundo que dejo pasar cada segundo.

Mis disculpas a amores anteriores por creer que el último es el primero.

Perdónenme, guerras distantes, por traer flores a casa.

Perdónenme, llagas abiertas, por pincharme el dedo.

Pido perdón por mi disco de minuetos a quienes sollozan en lo más profundo.

Pido perdón a quienes esperaban en las estaciones de tren mientras yo dormía hoy a las cinco de la mañana.

Perdóname, esperanza acosada, por reír de tanto en tanto.

Perdónenme, desiertos, por no correr hacia allá cargando una cucharada de agua.

Y tú, halcón, impasible año tras año, siempre en la misma jaula,

tu mirada apuntando siempre al mismo punto en el espacio,

perdóname hasta si resulta que estabas embalsamado.

Mis disculpas al árbol talado por las cuatro patas de la mesa.

Mis disculpas a los grandes interrogantes por las pequeñas respuestas.

Verdad, no me prestes demasiada atención.

Dignidad, por favor se magnánima.

Sopórtame, oh misterio de la existencia, cuando arranco un hilo ocasional de tu estela.

Alma, no te ofendas porque solo soy tuya de vez en cuando.

Mis disculpas a todo que no puedo estar en todas partes al mismo tiempo.

Mis disculpas a todos que no puedo ser cada mujer y cada hombre.

Sé que nada me justificará mientras siga viva

porque yo misma soy la que coloca trabas en mi camino.

No me lo tomes a mal, lenguaje, que tomo prestadas palabras pesadas

y luego laboro y laboro para que parezcan livianas.