Edición 353

Las piedras rodaron en Bogotá

PDFImprimirCorreo electrónico

Las piedras rodaron en Bogotá"Esperé para verlos 50 años, y lo logré. Ya me puedo morir tranquila", fueron las palabras de una señora mayor, con el paso del tiempo que se notaba en sus sienes, su cabello blanco y su caminar. Ella, y sus hijos y nietos salían de la tribuna de occidental del estadio El Campín, al término del concierto que marcó historia en Colombia: Los Rolling Stones acababan de dejar el escenario.

Y fue histórico porque es la banda más longeva del mundo y que le ha cantado a cuatro generaciones de la humanidad: desde los años 60 de la liberación personal, de la lucha civil contra la guerra de Vietnam, de los 70 cuando el consumo de drogas explotó exponencialmente; pasando por los 80 y el regreso al conservadurismo y las últimas guerras, los acuerdos de limitación nuclear; los 90 de la silicona; el nuevo siglo con su susto tecnológico, y década y media de más guerras, atentados terroristas, geoinfluencias políticas y culturales que no terminan. Los Rolling Stones han pasado por este recuento grueso y nada específico del paso del mundo. Y siguen vigentes, y rodando.

Pese a la tormenta eléctrica de ese jueves 10 de marzo que pasará a la historia y a la desorganización y falta de logística para el ingreso, se logró que ellos tocaran, haciéndolo como mejor saben, disfrutando cada tema, uniéndose con la gente, enmendando cada error en cada canción, con una maestría tal que nadie se daba cuenta. Y una solidaridad entre Roonie Wood, Keith Richards, Charlie Watts y Mick Jagger, que solo dan las décadas de amistad, una que ya trasciende el tiempo.

La puesta en escena fue digna de la mejor banda de rock del mundo, así Bono de U2 diga que ellos son. Las pantallas gigantes led, el soporte musical con 10 artistas más en escena y la consecución de coros para cantar el intro y el tema insignia "You Can't Always Get What You Want", y los fuegos pitotécnicos alegraron la fría noche, y dieron calma a los corazones que rodaron tantos años esperando un feliz encuentro como el dado: los Rolling Stones tocaron en Bogotá y nadie podrá superar el mejor concierto de la mejor banda de rock, que representa la esencia viva del rock and roll.