Edición 359

Renació el tranvía

PDFImprimirCorreo electrónico

Renació el tranvíaLos Días Santos fueron pretexto para encontrarme de frente con un pedazo viviente de la historia de Bogotá que se creía extinto.

En pleno centro de la ciudad y tal vez por cuadras por donde rodó el original, el tranvía volvió para quedarse: al menos turísticamente.

En tiempos en que la movilidad de los bogotanos es una de las preocupaciones y angustias fundamentales de todos, y cuando aún se discute si se construye el metro o no el metro, descubrir uno de los tranvías de antaño rodando por las estrechas calles de La Candelaria no deja de sorprendernos. Bueno, no es el eléctrico que viajaba sobre rieles y era pilotado por un maquinista: hoy es un automotor de cuatro llantas, con suspensión y chasís que soporta la carrocería de madera y metal hecha a imagen y semejanza de los primeros tranvías eléctricos que rodaron en la ciudad entre 1910 y 1951.

La idea de dos historiadores de la Universidad Javeriana fue acogida por Colciencias y por tanto el proyecto se volvió realidad con la reconstrucción del modelo del tranvía, ahora a motor.

El recorrido parte de la Calle 11 entre carreras 5ª y 6ª y se interna en las calles de La Candelaria, sube por Germania y llega hasta la Quinta de Bolívar. Luego asciende a la Circunvalar, pasa por Egipto y regresa por entre calles y carreras a la biblioteca Luis Ángel Arango donde terminan los 8 kilómetros de historia. Es para grandes y chicos y tiene diferentes precios, como el especial de $35 mil por persona, que incluye onces y recorrido por el Museo de Santa Clara. Niños menores de 4 años viajan gratis.

Durante el trayecto, el guía narra la historia central, se apoya con videos a través de una pantalla led y a bordo se suben los personajes que marcaron la historia de este medio de transporte y de la ciudad: como La Loca Margarita, el Bobo del Tranvía y Colombia. De paso, se recuerda al Virrey Sámano y a la Pola Salavarrieta.

Extranjeros, colombianos y bogotanos se sumergen en esta iniciativa para reconstruir memoria histórica, una que perdimos y que las nuevas generaciones aprenden con lúdica y entretenimiento. 

Una breve reseña

Renació el tranvíaEl tranvía hace parte de la genética de la ciudad y de los bogotanos. Con una visión extraordinaria, el alcalde Higinio Cualla puso al servicio de la pequeña ciudad el tranvía pero arrastrado por la fuerza de dos mulas y al que llamaban "ómnibus". Su primera línea fue inaugurada el 24 de diciembre de 1884 y comunicaba el centro de la ciudad con Chapinero que era a las afueras de la ciudad. En 1892 comenzó trabajos la segunda línea que partía desde la Plaza de Bolívar hasta la estación de La Sabana y los años siguientes se conectaron los sectores de la periferia a través de la Carrera Séptima y con el arribo del tranvía eléctrico en 1910, se establecieron conexiones entre el Cementerio Central y la Iglesia de Santa Bárbara y el barrio Santander 7 de agosto y Ciudad Universitaria, entre otros.

El tranvía crecía al ritmo que lo hacía la misma ciudad, con la expansión también de las redes de acueducto, energía y teléfonos.

Renació el tranvíaLa violencia política que resurgió y se agudizó a partir de la década del 20, y en las siguientes de los 30 y 40 hizo que la pequeña villa de menos de 400 mil habitantes, en tan solo 10 años después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en 1948, superara el millón 200 mil.

Si se revisan los periódicos de la época, los ciudadanos ya se quejaban del tranvía y de su sobrecupo. Del mismo modo, los intereses privados económicos promovieron una campaña de desprestigio que se agudizó antes del Bogotazo, y durante los tres años que siguieron al asesinato de Gaitán. El tranvía sobrevivió hasta 1951, cuando el alcalde de la época, Fernando Mazuera decidió acabar con el servicio y dar paso a las nacientes empresas de buses: "También, un poco dictatorialmente me impuse y acabé con la circulación del tranvía de Bogotá", dijo él mismo en un testimonio de la época.

El rumor, nunca comprobado, es que Mazuera tenía intereses u acciones en algunas de esas empresas de buses. No muy lejos de la actualidad con Transmilenio y los señalamientos al actual mandatario Enrique Peñalosa, como se ha ventilado en varios medios de comunicación y sectores opositores.