Edición 375

Los horizontes del terrorismo (Parte I) - Nuevos horizontes

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Los horizontes del terrorismo (Parte I)
Nuevos horizontes
Otros escenarios
Afganistán la bisagra
Todas las páginas

 Nuevos horizontes Se dice que desde la propia conformación del gabinete de gobierno se plantea una primera contradicción, pues algunos de los miembros eran colaboradores del presidente saliente; sin embargo, quienes defienden la permanencia y los nombramientos de estos funcionarios, señalan que son personas expertas y conocedoras de la realidad actual; lo que los hace asesores muy valiosos. 

 Pero más importante que la discusión sobre  los asesores, es lo sucedido en estos primeros meses de gobierno, porque Obama, desde la primera semana en el despacho oval, arremetió contra las ordenes ejecutivas firmadas por el ex presidente Bush, pidiendo al Estado Mayor un plan  de retirada de las tropas de las zonas de ocupación, el cierre del famoso centro de reclusión de Guantánamo en Cuba y claridad sobre los procesos y las penas de los reclusos confinados en esta prisión. Estableció plazos perentorios a 2010 y 2011, cumpliendo de esta manera lo prometido en campaña.

Hasta este momento tales promesas no han sido cumplidas, ya sea por posiciones legales o burocráticas; lo que plantea suspicacias y dudas sobre si son preocupaciones reales del primer mandatario o fueron sofismas electorales. De lo que no hay duda es que se ha entrado en otra dinámica aceptando y haciendo visible esta problemática internacional, ya que la guerra, el terrorismo y los malos tratos, atentan contra los derechos humanos, la vida y la dignidad de quienes sufren directa o indirectamente la arbitrariedad de la primera potencia mundial y sus aliados.

Según algunos informes de Opinión Research Business a agosto de 2007 el número de iraquíes, muertos por esta guerra, era de más de un millón treinta y tres mil personas (1.033.000); cifra que coincide con las publicadas por el diario “The Guardian”, sin contar el número de bajas en las filas de las tropas de la coalición estadounidense que desde el 20 de marzo de 2003 hasta la misma fecha, era estimada en dos mil setecientos cincuenta y uno (2.751) y que ahora pueden rondar los cinco mil (5.000). El ex presidente dijo que esté informe no era creíble y, aunque sabía que habían muerto muchos inocentes, era un costo que se debía de asumir para evitar que ese territorio se convirtiera en un lugar desde donde se lanzaran ataques a los Estados Unidos.

En total, la suma de las muertes admitidas por el gobierno estadounidense era de tan sólo de treinta mil (30.000), y el promedio de estas muertes sería, según los medios de comunicación y la revista especializada en medicina “The Lancet” en el 2006, de seiscientos cincuenta y cinco mil. (655.000), lo que incrementaba a un 55% el número de muertes violentas desde el inicio de la guerra en la zona del conflicto.

Los horizontes del terrorismo (Parte I)

Más allá de quienes se enfrascan en la discusión de si es o no manipulación de la opinión pública, debemos recordar que fue el senador por el estado de Illinois, Barack Obama, quien en el año 2002, se manifestó contra el entonces presidente George W. Bush y la guerra de Irak, asegurando que en ese momento aún no era tarde para detener la ofensiva bélica.

Su postura en temas de política internacional se plantea como un diálogo diplomático directo, pero no descarta como última acción la fuerza militar. Esta política denominada “New Deal”,  se fundamenta en los derechos democráticos.

 Algo que ha llamado la atención internacional, es la visita hecha por el presidente a  diferentes países de  Oriente invitando al diálogo. Aunque para los sectores fundamentalistas es una provocación, y para muchos activistas no deja de ser una estrategia para influenciar en la opinión pública a nivel global, sin lugar a dudas es un primer paso de acercamiento, que muestra la intención del nuevo mandatario.