Edición 374

Los horizontes del terrorismo (Parte I) - Afganistán la bisagra

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Los horizontes del terrorismo (Parte I)
Nuevos horizontes
Otros escenarios
Afganistán la bisagra
Todas las páginas

 Afganistán la bisagra

Sin embargo, otra referencia histórica obligada nos lleva recordar que en la guerra, que el ex presidente Bush inició contra el terrorismo, siguió con la persecución de Osama Bin Laden en las montañas entre Pakistán y Afganistán, región fuertemente conservadora y con arraigadas tradiciones tribales.

Los horizontes del terrorismo (Parte I)Sin lugar a dudas en materia de geopolítica, es Afganistán y su historia uno de los puntos claves para poder entender este conflicto internacional y su relación directa con el terrorismo: Ubicado en Asia, pero identificado como parte de Medio Oriente, es este territorio el que sufrió los abusos del régimen Talibán, el cual impuso normas estrictas basadas en el Sharia. Régimen derrocado militarmente por el propio estado norteamericano, con el respaldo del la Coalición Internacional, la OTAN y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en respuesta al atentado de Nueva Cork, el tráfico de armas, la producción de opio y el terrorismo. Este conflicto  consiguió el dominio de la zona y el restablecimiento de un gobierno legítimo.

Los Talibanes, son un grupo integrista, conformado como guerrilla de carácter tribal y musulmán, apoyado anteriormente por Estados Unidos en sus disputas con Irán y la Unión Soviética, que le dieron refugio a Osama Bin Laden y se negaron a entregarlo, lo que sumado a los abusos contra su población, originaron una serie de bombardeos y la intervención militar contra “El eje del mal”, la cual se extendió hasta Irak con su segunda invasión (“Guerra del Golfo”).

El cambio de mandatario en los EEUU, y su posición de diálogo y acercamiento nos permite identificar que efectivamente Al Qaeda y sus líderes alcanzan a reconocer cómo la posición de Barack Hussein Obama, plantea una política más abierta y desmonta la connotación del musulmán como enemigo, actitud que debe de preocuparles a Bin Laden y Zawahri, pues es justamente lo que les servía para justificar y exaltar sus posiciones frente a sus seguidores y las células expectantes en occidente.

Ahora el presidente de Estados Unidos se llama Hussein, es descendiente de musulmán y familiar de musulmanes, lo cual debe causar algún efecto en el mundo musulmán. Esta circunstancia hace tambalear la idea de Samuel Huntington sobre el “choque de civilizaciones”, y nos enfoca, directamente, al punto exacto del análisis del terrorismo como fruto de esta confrontación Oriente – Occidente, utilizada de forma errónea para manipular y crear más odio, por los asesores y la propia administración anterior.

Consecuencialmente, se evidencia que se está entrando en una nueva etapa en las relaciones internacionales de los Estados Unidos de Norteamérica y  sus aliados, con la aclaración de Obama: “EEUU no está en guerra contra el Islam”, aspecto que se ha reflejado con un leve aumento en la popularidad del mandatario en las encuestas.

Prueba de esto es el discurso de Obama en El Cairo, donde se reconoce el esfuerzo del mandatario siendo bien acogido desde “Filipinas hasta Marruecos” , con la ilusión de que no sean meras palabras, pues a pesar de reconocerle este esfuerzo, aún árabes y musulmanes son escépticos y recuerdan el viejo adagio popular de “ver para creer”. Más allá de oír hablar sobre el Islam o del terrorismo, se esperan resultados en el conflicto Árabe –Israelí y en lo referente a la retirada de las tropas de Irán y Afganistán. Un discurso no arregla los problemas;  menos cuando se anuncian represalias si Irán ataca a Israel.

No podemos olvidar que lo que da origen a la “fatwa” y al “Yihad” es la guerra del golfo, el apoyo a  Israel, la presencia de la coalición en la Península Arábiga, el colonialismo y  la explotación de económica de la zona.

La Paz y la Democracia son los logros máximos; no el miedo y el terror. Para lograrlo se deben respetar los Derechos Humanos, la verdad y la Justicia. La siguiente parada de esta gira de Barack Obama fue en Alemania, en donde se reunió con Ángela Merkel con quien trató el tema de Guantánamo, resaltando su importancia y trascendencia internacional en el presente momento de las  relaciones internacionales y los valores que unen y separan a los pueblos.

Continúa el próximo lunes