Edición 374

Periodismo inmersivo en El País de España

PDFImprimirCorreo electrónico

Periodismo inmersivo en El País de EspañaComo creador y autor de mi Bulevar de los días en el que registro hechos, acontecimientos, crónicas y perfiles de personajes con que me topo a diario en mis salidas o en mis lecturas de libros, revistas y periódicos, veo con interés creciente algunos periódicos del entorno nacional y mundial. El ojo del humano ya busca horizontes más extensos que por donde la miopía se aventuraba a llevar.

Me encanta leer El País para América, editado en Madrid, España. Allí me entero de lo que ocurre en la madre patria, muy parecido a lo que pasa aquí, en cuestiones políticas. Distintas caras aunque la misma cháchara y lenguaje y trapisondas de los cuellos blancos. A pesar de que ocurren diferencias notables en el control social, en veces, a los comportamientos y deslices de funcionarios de alto rango.

Aún subsiste y se vende en las calles en burbujas o casetas el diario escrito, pero el periódico poco a poco ha tenido que acomodarse a la realidad de la presentación "virtual". Esto se debe a los costos de maquinaria, papel, burocracia y sobre todo a la aparición e importancia de las redes virtuales por la rapidez y tecnologías de punta con la Internet.

Los periódicos en papel no resistieron la llegada y la irrupción del mundo de las nuevas tecnologías y han tenido que refugiarse y acoger la bondad de la rapidez o inmediatez de poder transmitir y hacer llegar la información visual con audio, con movimiento, voz y rasgos del dolor de un refugiado turco o la ofuscación de un técnico de fútbol o la metida de pata de un presidente o magistrado.

Periodismo inmersivo en El País de EspañaHace pocos días El País anunció que está listo el lanzamiento en su periódico a una época nueva en ese oficio. Nos ofrece el plato o el espacio o clic virtual para que el espectador se sumerja en una realidad mezcla de pasado, presente y futuro. La noticia dejará de mostrar un hecho solo del pasado. Eso quedará atrás. Se esforzará el equipo de comunicadores por incrustar en la presentación de la realidad viva del pasado para que el usuario se sumerja en la noticia y comprenda cómo nació y sigue repercutiendo.

Se verán, como en las películas, trozos de filmaciones de revueltas, bombardeos, tomas de edificios, atracos. Para ello los nuevos periodistas que ya no llevarán libretas de apuntes sino celulares y cámaras manuales adaptadas para movimientos rápidos. Ya no tendrán que balbucir y traducir sino que el nuevo lector se convertirá en espectador de la noticia en vivo, como si sucediera en su cara y dentro de su casa.

Esto significa que Europa, la antigua, la de más experiencia ya aprendió la lección - de primera - y pone a nuestra disposición una verdadera realidad virtual y no un mero periódico virtual tan igual como el de papel. Ya en las Facultades de periodismo se tendrán que cambiar las perspectivas, los conceptos de recaudar noticias y de ofrecerlas al mundo.

Significa que estamos asistiendo a un hecho histórico y que cambiará el rumbo de presentar noticias a la manera de un cuadro de pintura a cuatro dimensiones y no planas. Que viva esta nueva era que invita a la empatía de lo que sucede. ¡Acción!

Más información en El País Semanal, Facebook.

*Los pensamientos, opiniones y expresiones de los columnistas son libres y no influyen, condicionan o significa el criterio editorial de Buque de Papel.